BALANCE DE 2013

Víctimas de la intolerancia

En gran parte del mundo los niños ya no son niños: son soldados, son milicianos, son refugiados y son objetivos en los conflictos armados.
Un niño palestino participa en una manifestación convocada por Hamas en apoyo a los rebeldes sirios. EFE/Archivo. Un niño palestino participa en una manifestación convocada por Hamas en apoyo a los rebeldes sirios. EFE/Archivo.
Un niño palestino participa en una manifestación convocada por Hamas en apoyo a los rebeldes sirios. EFE/Archivo.

Afganistán. 545 niños muertos y mil 149 heridos en 790 incidentes documentados, 30% más que en 2012.

República Centroafricana. Se estima que cientos de niños han sido asesinados o mutilados a machetazos, aunque solo se pudieron comprobar 27 asesinatos y la mutilación de otros 115.

Israel y Palestina. En las tierras ocupadas perdieron la vida ocho niños y mil 265 resultaron heridos en enfrentamientos. En la Ribera Occidental hubo mil 235 heridos, más del doble de 2012. El pasado 25 de julio, tras 18 días de estallido del conflicto en 2014, Unicef reportó 192 niños palestinos muertos y más de mil heridos, mutilados o con serias quemaduras. Y cada día se suman más.

República Árabe de Siria. Se calcula que más de 10 mil niños murieron desde el inicio del conflicto hace tres años y fines de 2013, y el asesinato y la mutilación aumentaron de forma exponencial en 2013.

Sudán del Sur. Se calculan en miles los niños muertos o mutilados. Se corroboraron 63 muertes y 83 heridos.

El recuento de muertos en estas guerras no causaría sobresalto si fueran adultos y, porque, como dicen, en toda guerra hay bajas. Pero son niños. Además, el período que abarcan esos números es de un año y no representa la cifra total de muertos o heridos, porque en muchos de los países el acceso a la información es limitado y no hay forma de verificar o contrastar. Sin embargo, esos datos reflejan la realidad que afrontan millones de niños que viven en países de África, Asia y Medio Oriente e, incluso, aunque en menor medida en uno de América: Colombia.

Se trata de 24 conflictos armados o “situaciones” –como se refirió a ellas el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon–, contenidos en el informe que fue presentado en el 68 período de sesiones del Consejo de Seguridad el pasado 15 de mayo y divulgado a principios de julio.

La situación en Siria había sido objeto ya de un informe en enero de 2014, en vista de la desmedida violencia que afecta a los niños. “A principios de octubre de 2013 había 6.5 millones de personas desplazadas y que necesitaban asistencia dentro de la República Árabe de Siria, de las cuales unos 3 millones eran niños, y más de 2.1 millones de refugiados sirios en los países vecinos, incluidos 1.1 millón de niños”, se lee en el documento.

En noviembre se cumplirán 25 años de la adopción de la Convención de los Derechos del Niño, y se cumplieron 12 desde la adopción del Protocolo Facultativo relativo a la participación de niños en conflictos armados, y la situación para ellos no puede estar peor. Millones han tenido que salir de sus regiones huyendo de la violencia, muchos de ellos solos, porque sus padres han muerto. Los que están mejor viven en campamentos de refugiados que se encuentran a su capacidad y que se sostienen con la ayuda –insuficiente– de donantes. La mayoría sufre de desnutrición y el acceso a la educación es limitado o inexistente. Como colofón, las probabilidades de que la situación cambie es remota porque los conflictos que los llevaron allí no están ni cerca de acabar, ya que la mayoría está ligada a disputas étnicas y religiosas, y su solución es como poco complicada.

Se desprende del informe que en esos 24 conflictos que asolan la humanidad hoy están involucrados 51 grupos armados con características muy diversas, por lo cual los diálogos para revertir su actitud frente a la participación de los niños debe abordar estrategias individuales. Además, se puntualiza que las violaciones, que incluyen abuso sexual, secuestro, reclutamiento y uso, se producen no solo desde la acera de los irregulares o milicias sino también desde el lado de las Fuerzas Armadas.

A los niños que sobrevivan a estos conflictos la guerra les habrá arrebatado una de las pocas cosas en las que el ser humano halla consuelo a sus desgracias y que, se supone, no deberían temer expresar: su religión.

El Informe sobre libertad religiosa del Departamento de Estado de Estados Unidos lo dejó claro el lunes: “En casi todos los rincones del mundo, millones de cristianos, musulmanes, hindúes y otros representantes de creencias fueron obligados a abandonar sus hogares a causa de sus creencias religiosas”. Y cita el caso de Siria. “En la ciudad de Homs, los cristianos son ahora solamente unos mil de los aproximadamente 160 mil que residían allí antes del conflicto”.

Migración forzada por la violencia

Del lado de América otro tipo de violencia afecta a los niños con su cuota de muertos y desplazados: la migración forzada. Aunque la mirada de la crisis se enfoca en la ilegalidad de ese hecho y qué procesos seguir para devolver a los niños, el tema de fondo es que huyen de la violencia.

Reportes de los medios de comunicación dan cuenta de que los menores salen de sus países, incluso empujados por sus padres, sobre todo de Honduras y El Salvador, porque las organizaciones criminales generan presión sobre ellos para que se unan a las pandillas o maras y negarse puede equivaler a la muerte de ellos o de sus familiares.

The New York Times señaló el pasado 7 de julio que “los asesinatos son uno de los factores principales que impulsa la reciente ola de migración de niños centroamericanos hacia Estados Unidos (EU)... pero además, los estudios de las estadísticas de la Patrulla Fronteriza muestran una fuerte correlación entre ciudades como San Pedro Sula con altas tasas de homicidios y enjambres de jóvenes huyendo” hacia ese país.

La misma publicación se refiere a un estudio del Departamento de Seguridad Nacional, según el cual las razones por las que emigran incluyen la pobreza y la violencia extrema.

La agencia AP reportó esta semana que 30 mil 340 niños que llegaron a EU en lo que va de 2014 han sido colocados con tutores. Y, según la OEA, en total han llegado a EU 44 mil 400 niños este año.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código