Villa Lilla

Temas:

El barrio pertenece al corregimiento de San Francisco creado mediante el acuerdo municipal Nº22 del 9 de agosto de 1926. Y cuenta la historia que se llama así porque “Lilla” era el nombre de una de las primeras habitantes de la zona.

Es un lugar tranquilo de baja densidad que data de 1960 con casas amplias de una, dos y tres plantas en terrenos de 800 metros a 1000 metros cuadrados, que costaban entre $50 mil y $60 mil. Actualmente, pueden costar de $550 mil en adelante.

Villa Lilla es pequeño y está casi escondido detrás de las faldas del concreto de los edificios que se construyen cada día en San Francisco.

Quienes viven allí disfrutan del privilegio de un área de poca circulación, aunque está entre Vía Porras y Calle 50, dos de las principales avenidas de la ciudad.

En el barrio no hay ningún letrero que lo identifique o separe del resto de San Francisco e incluso muchas personas no saben siquiera que existe esta urbanización.

“La gente piensa que es un lugar lejano por ser ‘villa...”, relata Samantha Kosmas González, que vive desde hace cuatro años en la zona. “Una vez me tocó tomar un taxi y no me quería llevar porque pensaba que estaba súper lejos”, añade Jesús González Lima, su esposo.

¿MALA PLANIFICACIÓN?

En el documento La ciudad de Panamá Evolución de su Expansión Territorial 1960-1980 se dice que a consecuencia de la construcción de urbanizaciones como Villa Lilla, aumentó la cantidad de vehículos de tránsito y se forzó la apertura de nuevas calles.

Además -según el documento- fueron más poderosos los intereses particulares que los sociales y allí se mantiene interrumpiendo con toda intención, el tránsito entre Vía Porras y Vía Brasil a la altura del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (Idaan).

“Cada nueva urbanización ha sido planeada como un mundo aparte sin preocuparse de su inserción armoniosa en el resto de la ciudad”, dice la publicación.

LOS RESIDENTES

Carlos Pérez Herrera, representante del corregimiento de San Francisco y que reside en Villa Lilla, explica que “es una de las pocas áreas [exclusivamente] residenciales que quedan en San Francisco”. Además dice que el parque y los jardines infantiles son una ventaja, así como los accesos a Vía Porras y Calle 50.

Eugenia González Henríquez tiene nueve años de vivir allí en uno de los edificios del barrio: “Disfruto de un área muy céntrica en San Francisco, bien cuidada con casas muy agradables y un parque para niños en buenas condiciones”.

Jesús Gónzález, quien vive en una casa construida en 1978, una de las más nuevas del barrio, explica que al principio tenía sus dudas de mudarse a la zona, pues antes vivía en Villa Lucre, “pero vivir cerca del centro de la ciudad, es todo lo contrario a lo que pensé...”

El vecino cuenta que es un barrio antiguo y muy familiar, donde “las personas se conocen, hay unión, cordialidad”. González y Kosmas afirman que la mayoría de los que viven en Villa Lilla son de los primeros pobladores de hace 50 años o son hijos y nietos de los que empezaron aquí.

CONCURRIDO

El parque Rosendo Jurado de Villa Lilla -en honor al diputado quien fue presidente de la Asamblea Legislativa en 1948- está en buenas condiciones y es usado por los niños del barrio y de otros lugares cercanos, además de algunas personas que almuerzan allí.

González Lima cuenta que vivir en Villa Lilla es estar en medio de la ciudad con un pequeño bosque. “Yo vivía en las afueras y nunca había visto las cosas que he visto en medio de la ciudad”.

Desde su casa, al lado del parque, se escuchan y se ven las aves en los árboles, ardillas, cangrejos, iguanas -que de hecho son perseguidas por jóvenes de otros barrios-. Además de la cacería de iguanas, a Kosmas le preocupa que como los jóvenes vienen por el río, se lastimen con el alambre de división o se caigan de los árboles.

En la Autoridad Nacional del Ambiente de Panamá Metro (Anam) explicaron que la iguana verde está protegida por el Decreto Ejecutivo No. 43 del 7 de julio de 2004, que a su vez reglamenta la ley 24 del 7 de junio de 1995.

El Capítulo II de la norma –Descripción de las Contravenciones, en su acápite e- señala como una contravención administrativa la captura, utilización, recolección, transporte y comercio de especies silvestres protegidas, productos o subproductos, partes o derivados sin autorización de la autoridad.

En la Anam explicaron que los vecinos pueden interponer sus denuncias a la línea 311 e inmediatamente se toman los correctivos. El denunciante debe dar detalles completos del denunciado porque no se aceptan quejas anónimas.

El vecino también menciona que hay mucho movimiento peatonal para acortar caminos y “considerando el estatus de las aceras y tapas de alcantarillas del resto de la ciudad están bastante bien”.

EL RÍO

Para Jesús González y Samantha Kosmas, el río Matasnillo que pasa por detrás de su casa es una preocupación. Aun así, optaron por vivir allí y ruegan que el río no crezca más de lo normal; y aunque emana malos olores, confían que el saneamiento de la bahía sea la solución.

González dice que en los cuatro años que tiene de vivir allí, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) solo ha limpiado una vez el río, y que la servidumbre junto a su casa también es limpiada por los mismos vecinos porque si no son ellos los afectados.

Jorge Show, director nacional de Mantenimiento del MOP, explicó que en el río este año se han hecho varios dragados para mantener el afluente limpio. Sin embargo, señaló que debían evaluar el área donde se están quejando los vecinos porque suele suceder que la basura obstruya los afluentes, a pesar de las muchas limpiezas que se hagan.

EL CRECIMIENTO

González Lima explica que hay quienes han vendido sus casas y se han ido. Algunas casas se han utilizado para establecer comercios, como en la calle 62 y 63, en donde se han establecido oficinas y jardines de niños, entre otros locales comerciales.

“No hay estacionamientos para la cantidad de carros que atraen los comercios. Son casas que dividen en varios negocios”, indica Jesús González.

San Francisco es un pequeño centro de negocios, ya no solo afuera, sino adentro y la zonificación es muy amplia”, explica Samantha Kosmas.

Este diario llamó cinco veces por teléfono a Tagnia Shocron, de Relaciones Públicas del Ministerio de Comercio e Industria, y dijeron que estaba ocupada. Al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento territorial también se hicieron cinco llamadas, pero fue infructuoso.

SEGURIDAD

Para González Henríquez es una zona segura regularmente, “pero como todo en Panamá hoy día no hay nada seguro”. De acuerdo con Jesús González también es un área tranquila, aunque dice que cuando se mudó le robaron un par de veces dentro del carro. Sin embargo, la seguridad ha mejorado y hay rondas policiales.

LA ZONA

En el barrio hay una estación de gasolina y un súpermercado con farmacia 24 horas. La estafeta de correos más cercana está en Plaza Concordia, Vía España. Los colegios privados más cercanos son la Escuela Montessori de Panamá, en Altos del Golf, el Colegio Episcopal de Panamá en Nuevo Reparto El Carmen; en Vía Israel, el Instituto Alberto Einstein, el Instituto Técnico Don Bosco y el Instituto Justo Arosemena. La iglesia católica más cerca es la de Nuestra Señora de Guadalupe. La tasa de aseo del corregimiento de San Francisco es de $11.50 casas y $10.30 apartamentos y la morosidad en total es de $1,080.548.15

Con información de Urania Molina

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código