CONFIDENCIALIDAD. DERECHOS Y DEBERES DE LAS PERSONAS infectadas.

Vivir con VIH y no decirlo

Aunque nadie está obligado a revelar si porta el virus, quien calla para infectar a otro, y logre el propósito, debe ser penalizado, dice Onusida.

Temas:

Las fuentes señalan que urge fortalecer esfuerzos para eliminar el estigma para que aquellos que viven con el VIH no sean víctimas de la violencia. CORTESÍA/Mariana Iacono. Las fuentes señalan que urge fortalecer esfuerzos para eliminar el estigma para que aquellos que viven con el VIH no sean víctimas de la violencia. CORTESÍA/Mariana Iacono.
Las fuentes señalan que urge fortalecer esfuerzos para eliminar el estigma para que aquellos que viven con el VIH no sean víctimas de la violencia. CORTESÍA/Mariana Iacono.

La argentina Mariana Iacono tenía 19 años cuando adquirió el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) por una relación sexual. La pareja que le transmitió la infección sabía que portaba el virus, pero se lo ocultó y no se protegió. “Estaba en una relación violenta, y esta persona insistió para que yo accediera a no usar el condón”, dijo a este medio.

Iacono, quien vive con VIH desde hace 12 años, y que trabaja en la respuesta al virus desde 2005, fue entrevistada luego de que viajara a Australia a la XX Conferencia Internacional sobre el sida, celebrada en el pasado mes de julio.

Esta fundadora de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos y cofundadora de la Red de Jóvenes Positivos de América Latina y el Caribe, aboga por el derecho a la confidencialidad que tienen las personas con VIH; es decir, el derecho a reservarse su condición en casos que no lo exija la ley.

Iacono afirma que en las personas VIH positivas con carga viral indetectable –es decir que tienen menos de 50 copias del virus por milímetro cúbico de sangre– existe un “riesgo de casi cero de transmisión del virus”, lo que no las exime de utilizar el preservativo.

“Las personas con VIH no tenemos la obligación de decirle a nuestras parejas sexuales que vivimos con VIH; sin embargo, en algunos países esto está criminalizado; entonces aquí cambia la historia. Para las personas que no viven con VIH esto es mucho más fácil, y reclaman por su derecho a la información y su derecho a decidir, mientras que las personas con VIH, al momento de decirlo, estamos en riesgo de sufrir violencia, discriminación y otras reacciones negativas”, opina.

Iacono agrega que tras recibir terapia psicológica durante varios años entendió “que tenía el derecho a no decirlo. Dependiendo de la ocasión lo digo o no”. Pero, al comunicarle su condición a una pareja, corre un riesgo importante porque “no sabes qué puede pasar luego de que tú lo dices”.

En una ocasión, un compañero sentimental la amenazó con “que si pisaba su país me iba a matar” al anunciarle que ella había contraído VIH. Pero, en otro encuentro, su amante, tras escucharla decir que tenía el virus, la abrazó y accedió a la relación, con preservativo.

Para ella, antes el virus del VIH era sinónimo de muerte; ahora no lo es gracias a la terapia antirretroviral, que previene el avance del virus al síndrome de inmunodeficiencia adquirida. No obstante, hoy continúa significando “exclusión, discriminación y prejuicio, y esto puede ser causante de muerte aun si tenemos acceso al tratamiento”, acota Iacono.

UNA SITUACIÓN GLOBAL

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Onusida) no apoya la obligación legal de revelar el estado serológico, es decir, si el individuo tiene o no presencia de anticuerpos en la sangre. “Toda persona tiene derecho a la privacidad y no debe ser obligada por la ley a revelar esta información”, dice César Núñez, director regional de Onusida para América Latina, quien especifica que dicha organización no apoya la penalización por reservarse su estado serológico siempre y cuando exista un riesgo mínimo de que el paciente transmita el virus.

Onusida tampoco apoya la pena por no decir que se vive con VIH cuando una persona desconozca que lo tiene, no sepa cómo puede transmitirlo o no lo haya dicho por temor a la violencia.

Adicionalmente, la organización no está de acuerdo con multar a quien se reserve su condición de VIH positivo si toma las medidas para reducir el riesgo de transmisión del virus –uso del condón– o si acordó con su pareja un riesgo mutuo.

A juicio de Núñez, “no debe haber penalización cuando la persona que vive con VIH tiene carga viral indetectable estando o no en tratamiento con terapia antirretroviral, ya que el riesgo de transmisión es muy bajo”.

Estudios demuestran que las posibilidades de infectarse con VIH son mínimas cuando la carga viral de la persona es inferior a mil copias por milímetro cúbico de sangre, según el informe Líneas guías consolidadas sobre el uso de terapia antirretroviral para tratar y prevenir la infección por VIH.

Sin embargo, ningún método de prevención del VIH es 100% efectivo cuando es usado individualmente, por lo que se deben combinar los antirretrovirales y el uso del condón, dice Núñez.

Enfatiza en que se debe limitar la penalización a los casos de transmisión intencional, “cuando una persona que conoce su estado serológico actúa con la intención dolosa de transmitir el VIH para causar un daño y, de hecho, lo transmite”.

Lo que regula la ley panameña

En Panamá, la Ley 3 del 5 de enero de 2000 sobre las personas que viven con VIH, está siendo revisada por Asesoría Legal del Ministerio de Salud. Un anteproyecto para modificarla será presentado en diciembre a la comisión de Salud de la Asamblea Nacional, indica Orlando Quintero, director ejecutivo de Probidsida. La ley panameña, en su artículo 34, dice que cuando una persona es diagnosticada con VIH, tiene 30 días para comunicárselo a quienes haya expuesto al virus, y que “si una persona sabe su condición de portador de VIH y transmite su infección, recibirá una pena de dos a cinco años de prisión”, indica el artículo 252. Aunque la ley afirma que “la confidencialidad es un derecho fundamental de la persona”, Quintero resalta que “la confidencialidad no aplica a los compañeros de actividad sexual, actuales o anteriores”, y opina que todo aquel con VIH debe decirle su condición a su pareja y usar condón.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código