SALUD. FALLO REVIERTE prohibición alcaldicia en nueva york.

El alcalde y la soda gigante

Un tribunal frenó en seco la cruzada de Michael Bloomberg contra la obesidad en su ciudad. El ´lobby´ de los refrescos pudo más.
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, achaca la epidemia de obesidad en su ciudad, en buena parte, a las bebidas azucaradas extragrandes. AP. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, achaca la epidemia de obesidad en su ciudad, en buena parte, a las bebidas azucaradas extragrandes. AP.
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, achaca la epidemia de obesidad en su ciudad, en buena parte, a las bebidas azucaradas extragrandes. AP.

Le llamaron la “marcha del millón de Gulps” y sacó a las calles de Nueva York a decenas de personas (adultos y niños) portando, orgullosas, envases de soda de hasta 50 onzas. Las Big Gulp son sodas de gran tamaño vendidas por la cadena 7 Eleven y se volvieron un símbolo de la protesta.

La manifestación obedecía a una iniciativa de la organización NYC Liberty HQ que veía con preocupación el plan del alcalde Michael Bloomberg de prohibir la venta de sodas de más de 16 onzas en restaurantes, franquicias de comida rápida y cines. La medida buscaba luchar contra el grave problema de obesidad, sobre todo en niños y adolescentes, que padece la ciudad y el país.

Pero gente como la de NYC Liberty HQ pensaba que una medida de tal naturaleza “coartaba” el derecho a elegir de los ciudadanos y era una muestra de extralimitación de funciones del alcalde Bloomberg.

Eso fue hace un año. Hoy, NYC Liberty HQ y sus simpatizantes deben estar felices: el martes, un tribunal de apelaciones de Nueva York ratificó el bloqueo a la medida de Bloomberg. Probablemente ríos de soda (gigante) corrieron por la ciudad para celebrarlo.

Ya en marzo, la iniciativa del alcalde, que debía entrar en efecto este año, había sido bloqueada por un juez. Y es poco probable que antes del final de su mandato, que culmina a fin de año, Bloomberg logre revivirla.

BEBER Y MORIR

Un reporte de la agencia de noticias AFP señala que, según las estadísticas oficiales, unas 5 mil personas en Nueva York mueren cada año por problemas vinculados a la obesidad. Uno de cada ocho neoyorquinos adultos tiene diabetes, que puede ser agravada por el consumo de azúcar.

Más de la mitad de los neoyorquinos (58%) tienen sobrepeso o son obesos, y este problema afecta a cerca del 40% de los niños de las escuelas públicas, de acuerdo con cifras de la alcaldía.

Al ser un problema de salud pública importante, la ciudad debe invertir millones de dólares para atender a las personas aquejadas por la obesidad y problemas conexos, especialmente las afecciones del corazón.

Algunos escépticos han argumentado que la prohibición de las sodas (que no cubre a comercios detallistas como supermercados) no tendría un efecto importante en la reducción de la obesidad.

Pese a la acalorada oposición de muchos ciudadanos a la medida, esta no prohibía la venta de sodas de menor tamaño, ni de bebidas a base de leche o de frutas, que muchas veces también contienen un alto contenido de azúcar.

Pero detrás de la reversión de la medida parece estar un poderoso lobby de la industria de refrescos, a la que no le hizo ninguna gracia la medida de Bloomberg.

Según AFP, fue el juez Milton Tingling quien en marzo de este año le dio la razón a la Asociación Estadounidense de Bebidas (ABA, por su sigla en inglés) y la Asociación Nacional de Restaurantes (NRA, por su sigla en inglés), que en cabeza de otros grupos de la industria había solicitado que se bloqueara la iniciativa alcaldicia. La restricción de la venta de sodas de 16 onzas (470 mililitros) en los restaurantes de comida rápida y otros lugares, había sido calificada en el fallo del juez Tingling como una medida “arbitraria”.

El tribunal de apelación que falló este martes argumentó entre tanto que “el consumo de refresco no es necesariamente dañino cuando se hace con moderación, y no pude ser clasificado como un peligro para la salud per se”.

“La decisión es un retroceso temporario y planeamos apelarla mientras continuamos nuestra lucha contra la epidemia de la obesidad”, dijo Bloomberg el mismo martes. Pero pocos creen que pueda cambiar el panorama a estas alturas.

México: gordo y sediento

Varios estudios realizados en años recientes coinciden en que México es el mayor consumidor de gaseosa del mundo, superando incluso a Estados Unidos, lo que está asociado a los altos niveles de obesidad.

“El consumo de bebidas es en México la principal fuente de calorías, cerca de una cuarta parte proviene de las bebidas. La Secretaría de Salud ha señalado que el alto consumo de azúcar a través de las bebidas es una de las causas principales de la epidemia de sobrepeso y obesidad. La falta de acceso a agua potable gratuita en escuelas y espacios públicos ha sido el más efectivo mecanismo de promoción del consumo de bebidas altas en calorías”, señala un informe de Oxfam México. Estudios del Instituto de Salud Pública muestran que un aumento en el precio de los refrescos, inducidos por un impuesto, podría reducir su consumo.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código