muertes violentaS de mujeres aumentan 55% este año

Donde hay amor no hay sangre

FAMILIA. En Panamá funcionan tres albergues que acogen a mujeres que son golpeadas por sus parejas. Están a cargo del Instituto Nacional de la Mujer y reciben un aporte de 20 mil dólares anuales. Para cooperar con su administración, la Agencia de Cooperación Española subsidia uno de estos centros. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez FAMILIA. En Panamá funcionan tres albergues que acogen a mujeres que son golpeadas por sus parejas. Están a cargo del Instituto Nacional de la Mujer y reciben un aporte de 20 mil dólares anuales. Para cooperar con su administración, la Agencia de Cooperación Española subsidia uno de estos centros. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez
FAMILIA. En Panamá funcionan tres albergues que acogen a mujeres que son golpeadas por sus parejas. Están a cargo del Instituto Nacional de la Mujer y reciben un aporte de 20 mil dólares anuales. Para cooperar con su administración, la Agencia de Cooperación Española subsidia uno de estos centros. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Hace ocho días, a la medianoche del pasado domingo, el cadáver de la estudiante universitaria Jorlem Enith Miller fue encontrado en El Cangrejo, muy cerca del colegio La Salle.

Las heridas en el cuello y brazo producidas por el cuchillo de un ladrón aún no identificado acabaron con la vida de esta joven de 23 años nacida en Penonomé, provincia de Coclé.

Con este homicidio, son 31 las mujeres que este año han muerto violentamente, de acuerdo con la contabilización realizada por el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu).

Esta cantidad supone un aumento de 55% con respecto a los casos registrados en el primer semestre del año pasado (20).

En la ciudad capital son varias las barriadas en donde este año las autoridades han encontrado los cuerpos de féminas fallecidas de manera violenta.

El informe de Inamu indica que en nueve de estos casos se trataba de damas asesinadas por sus parejas (7) o exparejas (2).

Por ejemplo, el pasado 9 de mayo de este año, Daryelis Vásquez fue asesinada de varios disparos en el sector de Boca la Caja, por su expareja, cuando tenían una fuerte discusión.

A menos de 20 cuadras de distancia, en la calle Víctor Hugo de Punta Pacífica, pocos días más tarde, el 7 de junio, otra mujer fallecía de manera violenta.

Se trataba de Tatiana Mercedes Zulay, quien murió en el edificio Aquamare cuando discutía acaloradamente con su esposo Giovanni, de quien se estaba divorciando.

En medio de empujones y gritos el hombre sacó una pistola y disparó contra su esposa.

Sobre estos asesinatos, el sociólogo y criminólogo Tirso Castillo recuerda que dentro del ámbito familiar, las principales víctimas de violencia son las mujeres con pareja.

“La violencia está sexualizada. Quienes violentan o agreden a las mujeres son, en la mayoría de los casos, sus parejas o exparejas, lo que implica que el maltrato proviene de parte de las personas con las que han compartido el ámbito íntimo”, explica.

Para Castillo, este tipo de violencia es consecuencia del solapamiento de dos mentalidades en conflicto. “Muchos sociólogos creen que la presencia del uxoricidio (cuando un hombre mata a su pareja) se presenta en hombres con una mentalidad excesivamente tradicionalista, que no aceptan la emancipación de la mujer o el aumento de sus libertades”, agrega.

En este sentido, la presidenta de la Asociación Panameña de Psicólogos, Ana María Florez, estima que en la actualidad ni el Gobierno ni la empresa privada invierten en cambiar la mentalidad del panameño.

“El problema es que no estamos trabajando en la mente. En nuestro país el hombre no sabe cómo expresar sus sentimientos y cree que con violencia soluciona las cosas. Así han sido programados. Por eso es que actúan de esa manera”, señala.

Por esta razón, Florez considera que hay que trabajar las bases de la familia.

“Cuando una niña ve que a su madre la golpean o le gritan constantemente y la mujer sigue viviendo en la casa, la menor termina creyendo que ese trato es normal ”, indica la psicóloga.

En este sentido, el Ministerio de Educación (Meduca) dentro del programa llamado Escuela para Padres enseña a los adultos a que aprendan a abrazar a sus hijos, de manera que aprendan a transmitir amor.

Además de esta iniciativa, Florez considera que es fundamental que todos los integrantes de la sociedad intervengan para lograr disminuir los índices de violencia familiar y, por ende, los feminicidios.

“Esto no es solo un asunto del Gobierno, también deben trabajar la empresa privada, los medios de comunicación, la Iglesia, las universidades. Todos deben hacer su aporte”, agrega.

PROTECCIÓN

Diferentes son las iniciativas que desde el Gobierno tratan de ofrecer protección a las mujeres que son maltratadas por hombres.

Por ejemplo, la Defensoría del Pueblo, a través de la Dirección de Protección de los Derechos de las Mujeres, cuenta con un equipo multidisciplinario de atención a víctimas de violencia doméstica.

Jennifer Delgado, quien está a cargo de este programa, indica que las mujeres víctimas de violencia doméstica se pueden presentar a la entidad para recibir orientación sobre sus derechos.

Entre estas soluciones están las llamadas medidas de protección que la Defensoría ayuda a hacer efectivas ante las autoridades correspondientes.

Delgado señala que antes de culminar este año, esta institución inaugurará un centro de alojamiento y orientación integral para brindar protección a siete mujeres, y sus hijos, cuyas vidas corran peligro por hechos de violencia familiar.

Este centro, cuyo monto de inversión no fue revelado, será similar a los tres que en la actualidad administra Inamu y que operan en diferentes ciudades del país.

En estas casas de albergue, señala Toribio Díaz, vocero de esta institución, el año pasado recibieron a 14 mujeres acompañadas de 12 menores de edad.

Todas las huéspedes tienen en común que son víctimas de abuso físico y sicológico por parte de hombres cabeza de familia.

En estas instalaciones, este año han ingresado otras 12 mujeres, por lo que el Inamu ya prepara la apertura de una tercera sede de atención.

Al año, en dos de estos centros el Inamu invierte $20 mil, mientras que un tercer centro es mantenido con aportes económicos de la Agencia de Cooperación Española.

desde la escuela

Los índices de violencia que se experimentan en el país también se viven en las escuelas.

Un estudio realizado el año pasado por el Centro de Estudio y Acción Social Panameño en 23 planteles de Panamá centro, Panamá este, Panamá oeste, San Miguelito, Chiriquí y Colón, revela resultados curiosos.

Durante los 18 días que duró el estudio, los expertos que analizaron estos centros educativos concluyeron que en ellos es “evidente la constitución de poderes paralelos y fácticos por parte de las bandas y el narcotráfico, lo que trastoca las relaciones sociales y los valores en la convivencia cotidiana”.

“El miedo, la fuerza y la amenaza es la tónica que se vive en los entornos comunitarios donde se encuentran los planteles investigados”, agrega el documento que tuvo el apoyo técnico del Meduca, la Cruz Roja de Panamá y Noruega, la fundación Plan Internacional y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En este sentido, voceros del Meduca recuerdan que para tratar de disminuir los índices de violencia familiar, el año pasado se incorporaron a las escuelas públicas del país 108 psicólogos, que ahora forman un equipo de 223 profesionales que atienden casos de este tipo.

Entre las medidas que por parte del Estado también figuran, hay tres proyectos de ley para endurecer los crímenes contra el sexo femenino.

El que más avanzado está es el proyecto de ley 588 que reforma el Código Penal para tipificar el feminicidio y sancionar la violencia contra la mujer. La iniciativa está siendo discutida por diferentes equipos de trabajo en la Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales, luego de que fuera presentada en la Asamblea Nacional el pasado 9 de abril.

En el proyecto de ley se pena con 30 años de cárcel a las personas que asesinen a mujeres y también se indica que no podrán evocarse costumbres o tradiciones culturales o religiosas como causal de justificación para infligir o tolerar la violencia contra las damas.

Mientras estas iniciativas siguen su curso, al momento de redactar este reportaje en el hospital San Miguel Arcángel, la sargento de la Policía Nacional Aracelis Aranda fue asesinada por su pareja.

Esta es la segunda muerte violenta de una mujer durante julio y la 217 desde el año 2010.

VIOLENCIA DE GÉNERO EN CIFRAS

31

Es el número de mujeres que ha muerto violentamente este año.

12

Es la cantidad de hombres que mantenía algún vínculo con las damas asesinadas en 2013.

3

Es el número de albergues para recibir a mujeres víctimas de la violencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código