INSEGURIDAD ALIMENTARIA

Un banco contra el hambre en el país

Desde hace un año opera en Panamá el Banco de Alimentos, beneficiando a más de 20 mil personas, incluyendo niños, con hambre.

Temas:

. La comida que llega al Banco de Alimentos de Panamá es enlatada o en cajas con ciertos defectos en su presentación, como golpes o agujeros, pero es apta para el consumo. . La comida que llega al Banco de Alimentos de Panamá es enlatada o en cajas con ciertos defectos en su presentación, como golpes o agujeros, pero es apta para el consumo.

. La comida que llega al Banco de Alimentos de Panamá es enlatada o en cajas con ciertos defectos en su presentación, como golpes o agujeros, pero es apta para el consumo. Foto por: Ana Rentería

Un millón de raciones de alimentos dadas en un año Un millón de raciones de alimentos dadas en un año

Un millón de raciones de alimentos dadas en un año

El primer Banco de Alimentos de Panamá–una organización sin fines de lucro que capta, selecciona y distribuye alimentos en los sectores más pobres del país– logró, a un año de su creación, beneficiar a al menos 20 mil personas en precariedad alimentaria.

Así lo informó la gerente general del banco, Ana Isabel Méndez, quien manifestó que entre 2014 y 2015 rescataron 200 toneladas de alimentos que terminarían en los vertederos.

Se trata de alimentos enlatados o en cajetas con ciertos defectos en su presentación, como golpes o agujeros, pero aptos para el consumo.

Destacó que toda oenegé interesada en alimentos debe acercarse al banco y cumplir con una serie de requisitos.

En tanto, el ministro de Desarrollo Social, Alcibiades Vásquez, calificó al banco de alimentos como una buena propuesta y ayuda al Gobierno para garantizar la seguridad alimentaria.

“Si el banco no existiera, toda esa comida se tiraría a la basura y eso no es justo para con los más necesitados”, manifestó.

Añadió que como Gobierno buscan reducir, a la mitad, la cifra de personas con hambre, es decir, llevarla de 385 mil a menos de 200 mil.

Un millón de raciones de alimentos dadas en un año

En Panamá cada cuatro días muere una persona porque no tiene qué comer y la mitad de la cifra de víctimas corresponde a menores de cinco años.

De hecho, el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), titulado El estado de la seguridad alimentaria para 2015, plantea que, en 25 años, en el país la subalimentación (alimentación insuficiente) pasó de un 26.4% a 9.5%. Es decir, aún hay 385 mil personas en inseguridad alimentaria o hambre.

La cifra no solo inquieta a las autoridades, sino a grupos como el Banco de Alimentos de Panamá (BAP), organización sin fines de lucro que capta, selecciona y distribuye alimentos en los sectores más necesitados.

El mes pasado cumplió su primer año de creación y sus números son alentadores: entregó un millón de raciones de alimentos, llegó a 135 oenegés que benefician a 20 mil personas en precariedad alimentaria y distribuyó 96 mil raciones de leche y cereales para que mil 600 niños desayunen en Bocas del Toro y Panamá este.

Ana Isabel Méndez, gerente general del Banco de Alimentos de Panamá, expresó que el grupo nació para ayudar en la lucha contra el hambre y a raíz de publicaciones de La Prensa, en 2014, en las cuales se denunció el desperdicio de alimentos en vertederos, cuando todavía podían aprovecharse.

Precisamente, entre 2014 y 2015 este grupo rescató 200 toneladas de alimentos que terminarían en los vertederos. Se trataba de comida enlatada o en cajetas con ciertos defectos en su presentación, como golpes o agujeros, pero apta para el consumo.

“Lo que hace el banco es rescatar todos estos alimentos de los supermercados cuyas latas están golpeadas o tienen las etiquetas dañadas. Los reempacamos, clasificamos y enviamos a asilos, comedores infantiles y parroquias”, manifestó.

Según Méndez, cualquier oenegé interesada en alimentos debe acercarse a las oficinas del banco, en el corregimiento de Las Mañanitas, y cumplir una serie de requerimientos. Uno de ellos es contar con personería jurídica y, en caso contrario, brindan el apoyo en obtenerla.

“Nos llenan unos documentos para conocer sus objetivos y se les visita”, destaca.

Una vez cumplen los requisitos, subraya, las oenegés adquieren los alimentos al 15% de su valor en el supermercado.

“Ese aporte es solo para cubrir la operación del Banco de Alimentos de Panamá”, explica.

Por ejemplo, si la compra en los locales comerciales asciende a $100, en el banco solo les llega a $15. “Ellos tienen un ahorro del 85% y lo que buscamos es que con eso amplíen su ayuda a otras comunidades”, afirma Méndez.

Desde 1967 hay bancos de alimentos en el mundo y, en América Latina, todos los países contaban con uno, excepto Guyana, Belice y Panamá.

BUENA PROPUESTA

Para la puesta en marcha de este proyecto, en 2014 se aprobó la Ley 37 –sobre el régimen especial para la donación de alimentos– que permite a la Secretaría Nacional para el Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Senapan) supervisar el tema del registro de los donantes y los beneficiarios, es decir, las oenegés a las que el banco entrega alimentos.

Franklin Corro, director ejecutivo de Senapan, explicó que en septiembre se supervisó las instalaciones del Banco de Alimentos de Panamá, en conjunto con funcionarios de las Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos, y se corroboró que “todo está en orden”.

“No hemos encontrado ningún tipo de anomalías; por el contrario, todos los documentos están en orden y la calidad de los alimentos es óptima, es decir, la gente a la que se le entrega tiene la garantía que cumple con los requisitos del Ministerio de Salud. Son sanos y están en buen estado para ser consumidos”, expresó.

En tanto, el ministro de Desarrollo Social, Alcibiades Vásquez, detalló que visitaron el sitio y calificó al banco como una buena propuesta y ayuda al Gobierno para garantizar la seguridad alimentaria.

“Si el banco no existiera toda esa comida se tiraría a la basura y eso no es justo para con los más necesitados”, expresó.

Añadió que como Gobierno se busca reducir a la mitad la cifra de personas con hambre, es decir, llevarla de 385 mil a menos de 200 mil.

Vásquez denunció que en la pasada administración se dejaron de repartir $9 millones en bonos para la compra de alimentos en las comunidades más pobres del país.

Por ello, indicó, ya se pusieron al día con esa deuda y pretenden llevar el programa a comunidades indígenas y rurales.

RETOS

De acuerdo con la FAO, Panamá mantiene desafíos para consolidar los avances referentes a la seguridad alimentaria y nutricional.

Uno de los más importantes corresponde a la desnutrición crónica, ya que el ritmo de su reducción ha sido bajo en el país.

Para ello, se recomienda la activación del Plan Nacional de Combate a la Desnutrición Infantil para que aumente la cobertura de salud de embarazadas y menores de 3 años y el porcentaje de madres que otorgan lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses; entregue alimentación complementaria a niños y niñas desde los 6 meses de edad y reduzca la prevalencia de deficiencias de micronutrientes en menores de 3 años.

Esta semana se desarrolló en el país un foro taller que entre otros aspectos intenta sumar recomendaciones para elaborar un proyecto de ley que asegure el derecho humano a la alimentación adecuada.

Corro señala que la propuesta, integrada por cuatro capítulos, incluye la creación de un Banco de Alimentos de Emergencia, para que se pueda responder de manera inmediata cuando ocurra un siniestro.

Además, se espera conformar un Consejo Nacional para la Soberanía Alimentaria, responsable de velar por el cumplimento de las normas establecidas y de asegurar que se honren los acuerdo internacionales que el país haya firmado en este tema.

Asimismo, se busca instalar un sistema de vigilancia alimentaria que monitoree la eficacia de las políticas en este asunto.

Se prevé que para enero del próximo año se pueda tener un borrador completo del documento para presentarlo ante la Asamblea Nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código