Los bemoles de la red

La escuela Plinio Moscoso, de Pedasí, fue el primer lugar del país que contó con una infoplaza.

Estas fueron concebidas como una red de centros comunitarios en todo el país para proveer un medio de acceso a internet y a otros recursos de información como multimedia educativa, capacitación y enseñanza a distancia, sobre todo a estudiantes de bajos recursos.

La idea vino de la mano del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que buscaba desarrollar una red nacional de “telecentros”. La Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Información (Senacyt), para poder ejecutar el proyecto, creó la Fundación Infoplaza.

Después de Pedasí vinieron las infoplazas de Penonomé, Coclé y la de Isla Colón, en Bocas del Toro.

En enero de 2001, el alcalde Juan Carlos Navarro y el entonces director de la Senacyt, Gonzalo Córdoba, firmaron un convenio por un millón de dólares para establecer y operar 22 infoplazas en los 19 corregimientos de la zona metropolitana.

En 2002, la red se topó con su primera dificultad importante, cuando el proyecto fue víctima de los recortes presupuestarios.

Pero la instalación de infoplazas no se detuvo. Así, a finales de ese año se estableció una con 14 computadoras en el Centro Femenino de Rehabilitación.

En mayo de 2003, una infoplaza de Calidonia tuvo que ser inaugurada con computadoras de segunda que estaban “muy dañadas”, según el propio Gonzalo Córdoba.

También se quejaba de que instancias gubernamentales, como el Ministerio de Economía y Finanzas, no parecían entender la necesidad de invertir en el avance tecnológico.

Se había previsto que las infoplazas funcionaran con participación de socios dispuestos a compartir la responsabilidad de impulsar el proyecto, como juntas comunales, fundaciones, parroquias, entidades gubernamentales, cooperativas y organizaciones no gubernamentales.

Sin embargo, en Veraguas, en 2004, se dio un problema entre el Instituto Nacional de Cultura y la Asociación Cívico-Cultural Alberto Pérez Herrera por un contrato otorgado para el funcionamiento de una infoplaza dentro del Museo Regional de Veraguas.

Para 2005 se impulsó el proyecto de mini infoplazas, que permitiría la instalación de computadoras de la red en locales comerciales. Senacyt había asignado 55 mil dólares al proyecto.

Para el año 2006 se esperaba aumentar la cifra a 200 mil dólares. En un año se crearían 36 mini infoplazas. Algunas funcionarían (con éxito) hasta en lavamáticos.

En 2007, el Gabinete aprobó el proyecto de ley de servicios y acceso universal, que obligaba a las empresas de telecomunicaciones a destinar 1% de su facturación bruta anual para el desarrollo de infraestructuras y servicios que permitieran conectar a poblados rurales a las tecnologías de información, entre estas, las infoplazas.

Según las estimaciones oficiales, se dispondría de 8 millones de dólares por año para levantar infoplazas, ampliar las redes de telecomunicación vigentes y subsidiar el costo de los servicios telefónicos en las comunidades más pobres.

Sin embargo, ese mismo año 10 infoplazas, de un total de 85, habían cerrado sus puertas por dificultades económicas o decisiones políticas.

INTERNET PARA TODOS

En 2008, la administración de Martín Torrijos se había propuesto tener a “todos los panameños conectados para el año 2012”. Para ello se destacaba la aprobación de la ley de acceso universal, la concesión de rango ministerial a la Secretaría de la Presidencia para la Innovación Gubernamental, la ampliación de las redes de infoplazas y del programa Conéctate al conocimiento.

Para 2009 el gobierno de Ricardo Martinelli había prometido la instalación de una red inalámbrica de internet gratuito para los estudiantes del país, y “regalar” laptops “a todos los panameños”. Sin embargo, a diciembre de ese año no se había podido arrancar con el proyecto de internet gratuito, a un costo de 25 millones de dólares, por la falta del refrendo de la Contraloría. El contrato había sido adjudicado a la empresa Liberty Technologies para instalar 60 puntos de internet gratuito antes de finalizar ese año. En marzo de 2010, completada la primera fase del proyecto, este mostraba dificultades y fallas de conexión en varios puntos.

La Autoridad Nacional para la Inovación Gubernamental prevé que para finales de 2012 haya mil puntos de acceso de internet gratuito funcionando en el todo el país.

Herramientas para crecer

Las infoplazas son sitios fundamentalmente dirigidos a estudiantes y brindan algo más que el acceso a internet. Es decir, son más que un simple internet café. Allí también hay servicio de impresión de documentos, levantamiento de texto, digitalización de documentos; se imparten cursos cortos de capacitación, y se cuenta con enciclopedias digitales.

Al igual que en la red de internet gratuita, están bloqueados los sitios de pornografía, terrorismo y racismo, indica el sitio de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Entre tanto, la Autoridad Nacional de Innovación Gubernamental (AIG) sigue adelante con el proyecto de la red nacional de internet, de acceso gratuito. Cuenta con mil 5 sitios de acceso, distribuidos en 33 localidades de todo el país. Desde su encendido, la red contaba hasta abril de 2012 con más de 290 mil usuarios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código