HÍPICA. EJEMPLAR REMONTÓ DESDE EL ÚLTIMO PUESTO.

El caballo que ganó de pena

El pura sangre de cuatro años ´Achtung´ se llevó el Gran Premio de Madrid cinco horas después de que su entrenador muriera.
ESFUERZO. ‘Achtung’ rebasa al favorito de la carrera, ‘Entrecopas’, en una épica competencia que hizo historia en el hipódromo madrileño. Cortesía Hipódromo de la Zarzuela ESFUERZO. ‘Achtung’ rebasa al favorito de la carrera, ‘Entrecopas’, en una épica competencia que hizo historia en el hipódromo madrileño. Cortesía Hipódromo de la Zarzuela
ESFUERZO. ‘Achtung’ rebasa al favorito de la carrera, ‘Entrecopas’, en una épica competencia que hizo historia en el hipódromo madrileño. Cortesía Hipódromo de la Zarzuela

Con esta carrera terminaba la temporada de primavera en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid, España. Aquel domingo 30 de junio de 2013 era especialmente caluroso. Más de 4 mil personas se habían reunido en las gradas del recinto para ver la competencia más prestigiosa del año, el Gran Premio de Madrid, dotado con un premio de 50 mil euros (más de 65 mil dólares) para el ganador.

´Arnuero´, ´Avante´, ´Biladi´, ´Entrecopas´, ´Karluv Most´, ´Kurdo´, ´Monsieur Opera´, ´Pazifik´, ´Vasco Bere´, eran algunos de los caballos que competían en el gran premio. El favorito, ´Entrecopas´, había ganado casi 400 mil dólares en premios este año. Perdido entre todos ellos, en el último lugar del cajón de salida, estaba ´Achtung´, un pura sangre de 4 años montado por el jinete portugués Marino Gomes, de la cuadra Enalto.

Jinete y caballo se estremecían de pena dentro del cajón. El humano porque hacía apenas cinco horas le habían comunicado que Roberto López, el entrenador de ´Achtung´, había fallecido a causa de una larga enfermedad que le tenía postrado en cama desde hacía tiempo. El equino estaba movido por un instinto sobrenatural que le decía que su entrenador, su más fiel compañero, ya no estaba.

La carrera era su último homenaje, aunque la victoria de ´Achtung´ se cotizaba a $55 contra uno. Los expertos decían que el caballo distaba mucho “de ser el del pasado otoño”, y que “vemos complicado que pueda entrar en plazas remuneradas”. Era un convidado de piedra entre monturas más nobles que la suya.

En las gradas la noticia corrió con la velocidad de una largada. Roberto López había muerto a los 42 años de leucemia. Los aficionados sabían de su grave enfermedad. El fallecimiento no había cogido a nadie por sorpresa, pero en el ambiente se respiraba tristeza por un hombre que vivía por y para la hípica.

Un milagro

La carrera comenzó según lo previsto. El ritmo no era fuerte, ´Belagua´ mandaba y el favorito, Entrecopas, vigilaba.

En la última curva las posiciones se van definiendo, ´Entrecopas´ es primero, ´Baladí´ y ´Avante´ le siguen pero les cuesta salir del interior. Por fuera, un inesperado ´Achtung´ comienza a remontar desde la última posición.

Fue un momento épico, casi milagroso. Nadie podía creerlo, parecía como si una mano invisible empujara al pura sangre, que iba adelantando caballos, uno tras otro.

En el horizonte la meta, y en la cabeza Roberto, y en la arena ´Achtung´, casi volando, espoleado por su jinete y por la pena de haber perdido a su entrenador.

Un último esfuerzo y ´Achtung´ superaba a ´Entrecopas´ por medio cuerpo de ventaja. En ese momento el hipódromo rompía en un aplauso silencioso lleno de lágrimas contenidas.

Ese fue el día en el que muchos empezaron a creer en los milagros, y otros descubrieron la épica de las carreras.

´Fue algo inexplicable; milagroso´

La tarde del 30 de junio de 2013 quedará para los anales de la historia en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid. Los que vivieron aquella carrera dicen que fue algo “inexplicable”, casi “milagroso”.

“Apareció desde los últimos puestos del pelotón como un rayo, progresando tranco a tranco”, relatan los que lo vivieron.

El público contuvo el aliento en la última recta, casi sin creer lo que veían sus ojos: ´Achtung´ rebasaba a ´Entrecopas´ y ganaba el trofeo hípico más prestigioso de Madrid. “Llorábamos porque nadie se creía lo que había pasado”, dijo una de las asistentes.

En televisión, el comentarista gritaba entre lágrimas “esto es la mano de Dios, ganó ´Achtung´ y no está él para verlo”. Él era Roberto López, el entrenador que no pudo ver cumplido su sueño en vida, pero cuya mano empujó a ´Achtung´ a la victoria.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código