SALUD. cirugía cerebral para tratar TRASTORNO NEUROLÓGICO.

Las cadenas de la epilepsia

Seis jóvenes epilépticos fueron operados en Panamá por especialistas en neurocirugía del NYU Langone Medical Center y del Hospital del Niño.
El grupo de especialistas de la salud mientras atendía el caso de Adrián Cuello. LA PRENSA/David Mesa. El grupo de especialistas de la salud mientras atendía el caso de Adrián Cuello. LA PRENSA/David Mesa.
CIRUGÍA. El grupo de especialistas de la salud mientras atendía el caso de Adrián Cuello. LA PRENSA/David Mesa.

La epilepsia es una especie de cárcel que ha encerrado a Adrián Cuello, de ocho años, desde que tenía ocho meses de vida. Este pequeño, que vive en San Miguelito, no puede conversar ni interactuar con otros.

Su epilepsia es refractaria a todo tipo de medicamento, es decir, que no responde después del uso dos fármacos bien empleados. Su condición le ha ocasionado un severo retraso en su desarrollo psicomotor.

Las crisis epilépticas lo invaden cada día, y son tan fuertes que generalmente cae al piso por las convulsiones que presenta. Está incapacitado totalmente. La epilepsia no solo lo amarra a él, sino a su familia, porque debe ser vigilado todo el día.

Hace poco Adrián recibió en una sala de operaciones del Hospital del Niño (HN) un regalo que podría haberle cambiado su calidad de vida: una cirugía cerebral para tratar la epilepsia.

Aunque es muy temprano para predecir cuál será el resultado de la intervención (la mejoría se ve a largo plazo), los cirujanos esperan que con ella se eviten las caídas por las crisis, que esté más alerta y tenga una mejor interacción con su familia.

Adrián fue operado por especialistas en neurocirugía del NYU Langone Medical Center, Estados Unidos, y médicos del HN. Fue uno de los seis jóvenes intervenidos quirúrgicamente entre el 12 y el 15 de agosto.

Las cirugías fueron realizadas por el neurocirujano pediátrico especialista en epilepsia Howard L. Weiner, el neurólogo Rubén Kuzniecky, la médica Irene Kim, Ameeta Grover, especialista en electroencefalografía (todos del NYU Langone Medical Center); en conjunto con los doctores Guzmán Aranda, Laurente Bruggerman, Alejandro Olivardía, Sonia Portillo y Carmen Báez, del HN.

Estos jóvenes, con edades entre los 5 y 16 años, provenían de las ciudades de Chitré, Chepo, La Chorrera y Panamá, y fueron seleccionados porque su situación neurológica era muy mala, indica Kuzniecky.

EL PROCESO

El doctor Weiner explica que se hicieron tres callosotomías totales en pacientes con epilepsias refractarias a tratamiento farmacológico, en las que separaron los dos hemisferios del cerebro para quitar parte de las callosidades que permiten que se propague un foco eléctrico epileptogénico de un hemisferio a otro.

En las dos intervenciones se removió el foco anormal de convulsión desde el cerebro en el lóbulo frontal. En la otra cirugía (hemiesferectomía) se desconectó toda la mitad del cerebro afectado de un niño.

La mayoría de estos jóvenes convulsionaba todos los días, menciona Báez. Incluso, operaron a “un niño abandonado, el cual ha vivido siempre en hogares sustitutos con unas secuelas neurológicas muy severas”.

Cada operación duró entre dos y cuatro horas, cuenta Weiner, quien describe la epilepsia como una condición caracterizada por convulsiones epilépticas repetitivas, que ocurren por actividad electrónica anormal en el cerebro.

Weiner comenta que esta intervención incluye el “mapeo”, el foco de la convulsión en el cerebro, para luego determinar de qué manera debe ser quitado de forma segura. “La tasa de ´cura´ varía en función de lo bien que el foco epiléptico puede ser localizado en un niño en particular. En general, alrededor de dos tercios de los niños dejan de tener convulsiones en los primeros dos años después de la cirugía”.

Los mejores candidatos para estas cirugías son aquellos en los que el foco del ataque se puede establecer claramente en el cerebro. Otros no tienen un enfoque definido y pueden ser candidatos a un tipo más “generalizado” de cirugía, como la del cuerpo calloso, apunta.

En los jóvenes, las causas frecuentes de epilepsia son malformaciones en el desarrollo del cerebro, que se producen en la formación embrionaria del órgano.

La epilepsia no discrimina

El físico Isaac Newton, el pintor Vincent Van Gogh, el escritor Edgar Allan Poe y el compositor y cantante Elton John la vivieron en carne propia. El 1% de la población mundial (más de 60 millones) es epiléptica.

En Panamá se estima que existen cerca de 60 mil personas con epilepsia.

Carmen Baez, jefa del departamento de Neurología del Hospital del Niño (HN), explica que el servicio de neurología de ese hospital atiende un promedio de 400 pacientes por mes. “Es el servicio clínico que más demanda de pacientes tiene, y esto hace un total de 4 mil 800 pacientes por año, de los cuales la epilepsia constituye la principal causa de consulta”, dice la médica, que recalca que urge un programa de cirugía de epilepsia en el HN. Con ayuda de médicos extranjeros se han hecho unas 20 cirugías de epilepsia en el HN, indica Báez.

Rella Rosenshain

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013