Ocho casos de malaria ‘falciparum’

Reportes del Ministerio de Salud (Minsa) dan cuenta de ocho nuevos casos de malaria por el parásito ‘Plasmodium falciparum’, seis de estos importados y dos autóctonos.

Temas:

Reportes del Ministerio de Salud (Minsa) dan cuenta de ocho nuevos casos de malaria por el parásito ‘Plasmodium falciparum’, seis de estos importados y dos autóctonos.

El coordinador de Salud Internacional del Minsa, Israel Cedeño, aseguró que mantienen la vigilancia epidemiológica en Jaqué, Darién, donde se registra el brote de la enfermedad.

Malaria ‘falciparum’, al acecho

Un mes después de que el Ministerio de Salud (Minsa) anunciara la presencia de malaria, o paludismo, transmitida por el parásito Plasmodium falciparum en la provincia de Darién, los casos aumentan lentamente.

Informes del Departamento de Epidemiología del Minsa dan cuenta de que hasta el pasado mes de abril había reportes confirmados de cinco casos de malaria falciparum; sin embargo, en el último reporte, correspondiente a la semana epidemiológica 19 del año –del 8 al 14 de mayo–, la cifra aumentó a ocho casos, de los cuales dos son autóctonos y seis importados.

En 2015, durante la misma semana epidemiológica, el Minsa no detectó casos autóctonos y uno importado.

En Panamá no se registraban casos autóctonos de Plasmodium falciparum, desde 2011 y el brote de este año se concentra en el corregimiento de Jaqué, distrito de Chepigana, provincia de Darién.

El coordinador de Salud Internacional del Minsa, Israel Cedeño, aseguró que el brote está contenido en esa área y que la vigilancia se mantiene para evitar nuevos afectados; sin embargo, por tratarse de una frontera informal, es imposible evitar que ingresen nuevos casos.

Por ello, recomendó a toda persona que trabaje o visite Jaqué, y que presente algún síntoma de esta enfermedad, acudir a las instalaciones de salud más cercanas lo más pronto posible, y si tiene que pernoctar en el área, usar mosquiteros en las noches al dormir.

Este año se han reportado 287 personas con paludismo, de las cuales 279 han presentado el parásito Plasmodium vivax y 8 Plasmodium falciparum, según los reportes del Minsa.

La mayoría de las personas con la enfermedad se contabilizan en las regiones de salud de Panamá este, Darién, en las comarcas Guna Yala y Nägbe Buglé, en Panamá metro y Chiriquí.

La malaria es causada por un parásito que se transmite a los humanos a través de la picadura del mosquito Anopheles.

Los parásitos ingresan en el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos. Los síntomas incluyen anemia, heces con sangre, escalofríos, fiebre, sudoración, convulsiones, dolor de cabeza, ictericia, dolor muscular, náuseas y vómitos.

En una persona no inmune, los síntomas aparecen a los 7 días o más (generalmente entre los 10 y los 15 días) de la picadura del mosquito infectado.

ORIGEN DE LA SITUACIÓN

El entomólogo e investigador del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) Lorenzo Cáceres explica que los últimos casos de Plasmodium falciparum se originan debido al movimiento migratorio de personas que viajan a poblados fronterizos de Colombia, donde existe una transmisión activa y establecida de la enfermedad causada por esta especie de parásito.

“La malaria siempre ha estado presente en el país, y es causada por dos tipos de parásitos: Plasmodium vivax, que ha causado casi el 98% de los casos de malaria contabilizados durante los últimos años, y Plasmodium falciparum, que en los últimos años solo se registraban casos importados y no originados por transmisión autóctona o brotes epidémicos”, indica el investigador.

Agrega que el último gran brote de malaria por la bacteria falciparum se inició en 2002 y terminó en 2005. En ese período se computaron nueve muertes ocasionadas por esta especie de parásito.

Además, los informes de Epidemiología del Minsa indican que durante esos tres años se registraron 2 mil 569 casos de malaria Plasmodium falciparum en el país (ver infografía).

Ahora, debido a los casos reportados, el entomólogo sugiere intensificar la búsqueda activa y pasiva de personas sospechosas, e identificar, caracterizar y tratar los criaderos preferenciales con agentes antilarvarios para eliminar las poblaciones de mosquitos.

Malaria ‘falciparum’, al acecho Expandir Imagen
Malaria ‘falciparum’, al acecho

De igual modo, aplicar el rociado intradomiciliar con insecticidas de acción residual para eliminar poblaciones de mosquitos adultos, fomentar el uso de mosquiteros, brindar a la población información y educación sanitaria de cómo prevenir y controlar la transmisión.

UN DESAFÍO DE SALUD

Los casos autóctonos de la malaria falciparum surgen en el país justo cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva adelante la estrategia técnica mundial contra la malaria 2016-2030, con el objetivo de reducir la incidencia del paludismo en un 90%.

En 2015, esta enfermedad afectó a 214 millones de personas en el mundo y provocó 438 mil muertes.

La OMS comunicó en abril pasado que 21 países podrían alcanzar ese objetivo, entre ellos 8 de América Latina, pero Panamá no figura en la lista.

Se trata de Costa Rica, Belice, El Salvador, México, Argentina, Paraguay, Ecuador y Surinam.

Las autoridades de salud indican que Panamá está en la fase de preeliminación y para ello están ajustando y modificando los planes estratégicos para cumplir con este compromiso.

El Minsa destaca que hay limitantes, como las barreras interculturales en las comarcas indígenas, con mayor hincapié en la Guna; dificultad en la adherencia al medicamento; y limitados recursos humanos y logísticos en las acciones antivectoriales.

Además, hay áreas maláricas ubicadas en zonas de difícil acceso, donde la cobertura de los servicios de salud en general es limitada.

Por su parte, el exministro de Salud José Manuel Terán (1999-2001) sostiene que existe una relación directa entre recursos disponibles (económicos y humanos) con los índices de salud del país.

Para Terán, no tener un adecuado financiamiento de los programas de prevención en salud incide en el aumento desproporcionado de enfermedades.

Citó como ejemplo las estadísticas de personas infectadas con malaria entre 2002 y 2007, período cuando, según él, no hubo un adecuado financiamiento para los programas de salud.

Actualmente, no hay ninguna vacuna autorizada contra el paludismo u otro parásito humano.

La investigación sobre una vacuna contra el paludismo falciparum, conocida como RTS,S/AS01, está muy avanzada, de acuerdo con la OMS.

Mientras tanto, investigadores del Icges y del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá llevan adelante la identificación de las principales regiones endémicas y la búsqueda de compuestos contra la malaria, respectivamente.

(Con información de Rosalía Simmons).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código