HISTORIA. NACIMIENTO DEL SÉPTIMO ARTE.

Y el cine encantó al público

En el aniversario 120 de la creación del cine, vistazo a los orígenes de este arte y su llegada a Panamá en los últimos años del siglo XIX.

Temas:

La toma de ‘La llegada de un tren a la estación de Ciotat’ (1895) llegó a causar desmayos entre la concurrencia impactada por el suceso. Recopia de Youtube La toma de ‘La llegada de un tren a la estación de Ciotat’ (1895) llegó a causar desmayos entre la concurrencia impactada por el suceso. Recopia de Youtube
La toma de ‘La llegada de un tren a la estación de Ciotat’ (1895) llegó a causar desmayos entre la concurrencia impactada por el suceso. Recopia de Youtube

La considerada primera película de la historia es de apenas unos segundos y en una toma fija muestra a una multitud saliendo de una fábrica en Lyon, Francia.

Bajo la autoría de los hermanos Auguste y Louis Lumière, aquella cinta llamada La salida de la fábrica Lumière en Lyon, marcó el inicio de un nuevo arte que se conocería como cine, el séptimo tras la arquitectura, escultura, pintura, música, danza y poesía.

Cuenta la historia que la breve grabación se proyectó por primera vez ante un reducido y selecto grupo el 22 de marzo de 1895 en París, Francia. Es la fecha que se suele dar por buena para empezar el relato de la trayectoria cinematográfica, aunque otros prefieren ir un poco más adelante, al 28 de diciembre de 1895, cuando se ofreció la primera función pública de cine y la audiencia, que pagó un franco para entrar, se maravilló al ver las imágenes taciturnas en movimiento.

Aquel día, en el Grand Café de París se proyectó La salida de la fábrica Lumière en Lyon y otro puñado del material de los Lumière, como el célebre corto La llegada de un tren a la estación de Ciotat, ante un aforo absorto y sobresaltado.

Han pasado 120 años desde entonces, aniversario que será conmemorado a lo largo de 2015 en diferentes latitudes francesas, según apuntaron las agencias que cubrieron los primeros festejos en Lyon en marzo pasado.

ANTECEDENTES

Reseñas históricas recogen los ingentes esfuerzos de mentes creativas en el ocaso del siglo XIX por dotar con movimiento al registro fotográfico y proyectarlo para el público, una fuerte competencia contra el tiempo para pasar a la historia como el padre del arte cinematográfico, lucha que se circunscribió al kinetoscopio y vitascopio respaldados por Thomas Alva Edison y el cinematógrafo de los Lumière.

FUNCIONES EN PANAMÁ

Tras su alumbramiento, el cine no tardó en saltar fronteras. En el caso de Panamá, el séptimo arte llegó en el vapor Str. Holstia cuando tocó el puerto de Colón el 13 de abril de 1897 con el vitascopio de Edison a bordo, recoge el libro Breve historia del cine panameño, de César Del Vasto y Edgar Soberón Torchía.

Un día después, el 14 de abril de 1897, se efectuó la primera proyección. Fue en la noche en una carpa montada sobre un terreno que se empleaba para presentar espectáculos. No se tiene certeza, pero se estima que se presentaron los títulos Elena y Marta con el andarín Carlos, El martirio de Juana de Arco, La serpentina y Las señoritas Shalt en el baile de las palomitas.

El diario The Colon Telegram calificó el suceso como la “atracción principal” y describió el impacto de aquella tecnología: “En una inmensa pantalla, son proyectadas las vistas de tamaño natural (...) El efecto es sumamente realista y da prueba de los avances hechos por la ciencia en nuestros días”.

El cinematógrafo de los Lumière hizo su aparición en el istmo unos meses después con múltiples exhibiciones en junio de 1897.

Se presume que se presentaron los cortos Derrumbe de una pared, El hombre y la rata, El alumno insolente, entre otros, además de La llegada de un tren a la estación de Ciotat y La salida de la fábrica Lumière en Lyon.

Una publicación de El Istmo de Panamá lo contó así: “Las proyecciones dejaron satisfechos a los numerosos espectadores que han asistido en las últimas noches a tan raro espectáculo”.

El Panamá convulso que vivía la recta final de la dependencia con Colombia y se preparaba para la Guerra de los Mil Días, vibró con sus primeras noches de cine.

Tras el fin de la guerra y el inicio de la vida republicana, al país fueron llegando compañías teatrales, circos e ilusionistas con aparatos para proyectar películas. Desde finales del siglo XIX se organizaron otras exhibiciones siempre en pequeñas carpas, a veces para un público granado y otras veces para masas que se agolpaban en los improvisados recintos, describe la obra de Soberón Torchía y Del Vasto.

Así, el cine se fue arraigando en Panamá y en 1909 se abrió la primera sala de cine, La Aurora. Unos años después llegaron el Sara Bernard, El Dorado, el Cecilia y decenas de salas/teatros que establecieron la tradición de ir al cine. El resto es, por supuesto, historia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código