Una ciudad que muere

Hay lugares de Bella Vista que parecen los restos de una zona de guerra.

Amplios lotes donde crecen herbazales y uno recuerda una casa, y entre la maleza se reconocen baldosas y restos de escaleras.

Tras muros semiderruidos o vallas de metal se atisba o se adivina una demolición, queda de pronto el marco de una puerta, una verja que no protege nada. La intensa sensación de vacío donde uno sabe (porque ha recorrido mil veces antes esa calle) que allí había algo que ya no está.

Ocurre, por ejemplo, a lo largo de la calle 43 Este.

Y las casas y edificios que permanecen de pie, ostentan, en muchos casos, enormes letreros de “Se vende”.

Es la fiebre de la construcción que va arrasando algunos de los barrios residenciales más emblemáticos de la urbe.

Y allí, sin piedad, sin mesura, van surgiendo aquellas torres, tan parecidas, tan en serie, que quieren colgar apartamentos por docenas en el cielo. Y cobrarlos con precios por las nubes.

Casas y edificios por igual desaparecen. Los íconos de una ciudad que ya no existe, que queda en las postales, en los libros de historia, en la memoria de los viejos haciendo tránsito al olvido. Como el teatro BellaVista, que tras el abandono y el deterioro dará paso a una torre de apartamentos.

Lo grave es que no existe de momento una norma en firme que proteja a este tipo de inmuebles, en su mayoría de la época republicana.

Una iniciativa legislativa reciente propone salvar lo que queda.

INVASIÓN

Cerca de 900 permisos de construcción para edificios nuevos se emitieron el año pasado en el Municipio de Panamá.

Y Bella Vista y San Francisco son dos de los corregimientos de la urbe donde más se han dado permisos de ocupación (fueron casi 2 mil entre los dos corregimientos, tan solo en 2010). La zona es codiciada por los desarrolladores inmobiliarios por su cercanía al mar, la cinta costera y su ubicación en pleno centro de la ciudad.

¿QUIMERA?

En 2002, el entonces director del Instituto Nacional de Cultura Reiner Rodríguez pensaba que la “invasión” inmobiliaria a Bella Vista había terminado. Esto, porque la institución a su cargo había declarado ese sector como Zona de Interés Especial, un paso previo para que se le declarase monumento. Pero esto nunca terminó de ocurrir.

Una legislación que debía dar este paso tampoco avanzó en la Asamblea Nacional. Todo quedó en nada y las demoliciones continuaron.

Esta fue una de las frustraciones más grandes para el arquitecto Eduardo Tejeira Davis, que impulsó el inventario de inmuebles con valor histórico para el grupo Documentación y Conservación de Monumentos Modernos.

Cerca de una docena de esos inmuebles inventariados ya no existe.

El 26 de enero de 2012 ingresó a la Comisión de Educación, Cultura y Deportes de la Asamblea el anteproyecto de ley No. 136, “Que declara Zona de Protección Histórica y Cultural, y de Patrimonio Histórico los inmuebles, construcciones, infraestructuras, plazas y parques construidos entre 1900-1930 en los corregimientos de Santa Ana, Calidonia y Bella Vista”.

El anteproyecto, promovido por el diputado panameñista José Blandón, señala en su exposición que “en los últimos años se han hecho esfuerzos tímidos por la preservación y defensa de estas estructuras básicamente ubicadas en los corregimientos de Santa Ana, Bella Vista y Calidonia, en barrios tales como La Exposición o el Hatillo”.

Agrega que “lamentablemente no se han concretado normas que eviten su demolición y sancionen las mismas, para conservar para las futuras generaciones nuestro pasado arquitectónico, que es la conservación de parte de nuestra cultura nacional”.

Por la ciudad republicana

La zona de los barrios de La Exposición y Bella Vista, en el corregimiento de Calidonia, agrupa (o agrupaban) algunos de los edificios más emblemáticos de la urbe republicana; es decir, aquella que surge y crece a partir de 1903.

En las primeras décadas del siglo XX, prestigiosos arquitectos europeos y norteamericanos participaron en el desarrollo de un nuevo “centro” de la ciudad y de barrios residenciales para familias acomodadas, lo que resultó en obras de gran valor estético y cívico.

Algunos de los edificios emblemáticos de esa época que todavía se encuentran en la zona son: el de los Archivos Nacionales, la Piscina Olímpica Adán Gordón, el Museo de Ciencias Naturales, el Museo Afro-Antillano, la Casa Museo del Banco Nacional y la Procuraduría General de la Nación, por nombrar solo algunos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código