ENTREVISTA A Américo martín

´Lo contrario a Chávez es un hermoso programa´

Critica el deterioro que sufre Venezuela y asegura que en su momento se hará un balance, y se descubrirá la endeblez de la obra de Chávez.
OPINIÓN. El escritor y político habló a este diario, en Caracas, sobre las elecciones del próximo 14 de abril; de porqué apoya al aspirante opositor Henrique Capriles, y del chavismo. LA PRENSA/David Mesa OPINIÓN. El escritor y político habló a este diario, en Caracas, sobre las elecciones del próximo 14 de abril; de porqué apoya al aspirante opositor Henrique Capriles, y del chavismo. LA PRENSA/David Mesa
OPINIÓN. El escritor y político habló a este diario, en Caracas, sobre las elecciones del próximo 14 de abril; de porqué apoya al aspirante opositor Henrique Capriles, y del chavismo. LA PRENSA/David Mesa

La vida de Américo Martín (Caracas, 1938) se lee como una apasionante travesía ideológica. Comenzó a militar políticamente contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez a los 15 años, en la clandestinidad de las juventudes del partido Acción Democrática. Pocos años después fue una de las mentes maestras de la huelga de estudiantes de noviembre de 1957, uno de los eventos catalizadores de la caída del dictador (en enero de 1958). Esa caída, sin embargo, lo agarró en la cárcel, en donde fue torturado.

La revolución cubana lo arrastró “bajo la ilusión de hacer una revolución socialista en español, a tan poca distancia de Estados Unidos (EU)”, y los años siguientes los pasó en la lucha armada clandestina. En 1967 fue nuevamente apresado y condenado a 29 años, pero un par de años después fue indultado durante el primer gobierno de Rafael Caldera (1969-1974).

Se centró en reconstruir el otrora clandestino Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), del que fue candidato presidencial en 1978. Cuando su siguiente proyecto, el movimiento Nueva Alternativa (NA), volvió a fracasar en las elecciones de 1983 –apoyando la candidatura de José Vicente Rangel–, decidió permanecer políticamente independiente hasta hoy.

Martín asegura que “un proceso de acumulación de experiencias, lecturas y reflexiones” lo fue llevando “suavemente” a sus posiciones actuales. Sus principales divergencias con las líneas izquierdistas comenzaron cuando empezó a poner la democracia en el centro de sus planteamientos. “Yo planteaba romper con el leninismo y poner la democracia en el centro de toda la reflexión. La democracia, además, no es un estado final... el día que se estanque, retrocede. Esas ideas, que yo llamaba ´democracia en movimiento´, me llevaron a hacer una revisión del legado marxista y el legado leninista. Ahí se inició mi separación de esos postulados”.

Desde entonces, ha escrito 14 libros –tres de ellos sobre Cuba–, y es considerado uno de los intelectuales más importantes del país. Sigue participando activamente en política (salir de ella es mucho más difícil que entrar”, asegura), contribuyendo, aconsejando y, sobre todo, apoyando a quien considera la mejor opción para el futuro de su país: Henrique Capriles Radonski.

Hay pocas personas que conocen la política cubana como usted, ¿podría hablarme de la influencia cubana en Venezuela hoy?

Eso está bien detectado. Las áreas indebidas donde los agentes cubanos han logrado una influencia inaceptable son la militar, el área de inteligencia, la documentación... tú debes saber que las cédulas de identidad las hacen los cubanos.

¿No hay secretos para los cubanos en Venezuela?

No, no... yo creo que conocen la situación por dentro, mejor que cualquier ministro.

Raúl, a mediano plazo, quisiera abrirse y liberarse de la relación que tiene con Venezuela, pero en el corto plazo no puede hacerlo, porque todas las medidas que ha tomado tienen períodos de maduración de años. En cambio, los apagones son hoy, la gente que fue despedida protesta hoy, los transportes necesitan de combustible hoy, y por esa razón se ha apegado profundamente al Gobierno venezolano. A mediano plazo quisiera separarse de él, pero en el corto plazo no puede.

Eso ha hecho que se establezca una relación para garantizar que se mantenga la ayuda venezolana a Cuba y de ahí la presencia inaceptable de los cubanos. Eso ha creado una creciente resistencia en el pueblo de Venezuela. Y por eso el tema cubano, que era un tema aparentemente exterior, un tema para especialistas, se ha convertido en un tema para profanos. Porque lo que se le envía a Cuba se le resta a Venezuela.

¿Y si están tan metidos, cómo se hace para sacarlos?

Para responder tu pregunta brevemente: eso, más que resolverlo nosotros, lo van a resolver los propios cubanos. Capriles ha dicho claramente que los militares que están en áreas estratégicas tienen que irse. ¿Qué cosas deberían facilitar esto? Primero, la actitud del Gobierno de Cuba: ¿qué gana Cuba manteniendo esos militares aquí, sin las ventajas y el apoyo del Gobierno? ¿Qué gana Cuba soportando una reacción de los militares institucionalistas, que inmediatamente tendrían el control? Habría otro alto mando militar, otro ministro de la defensa... ¿va Raúl Castro a mantener a la fuerza a unos hombres que van a ser echados de Venezuela tarde o temprano?

Hablemos de Hugo Chávez. ¿Cómo será recordada su era en este país?

Yo creo que será recordada mal. Pasada la euforia y las emociones, siempre viene un análisis del estado del país... del retroceso terrible que ha sufrido Venezuela. Aparte de derrochar dinero, regalarlo, ¿efectivamente, qué hizo Chávez? Muy poco. Incluso en términos sociales, el deterioro es terrible. En algún momento se hará un balance, y se descubrirá la endeblez de su obra.

Muerto Chávez, hemos entrado a una especie de postchavismo, controlado por una serie de personas que no tienen la estatura política del “comandante”. ¿Hasta dónde cree que llegará esto?

Eso era inevitable. Recuerda que no hubo movimiento más personalista que el de Chávez. Ni siquiera sé si el de Fidel Castro. El movimiento de Chávez fue un endiosamiento primitivo, que hizo que todo aquel que pensara, que fuera pensante, fuera cauterizado, puesto de lado.

Lo que pasa es que, en un régimen creado alrededor de una figura divinizada, los lazos que garantizan las posiciones son los de la lealtad y la incondicionalidad, no los de la eficacia, la eficiencia y la libertad crítica para decirle al Gobierno que está equivocado o no. Eso hizo que el movimiento chavista fuera tan endeble en sus niveles superiores. Pero además, si uno mira más hacia abajo, se encuentra que eso es más grave todavía, porque el factor unificante del movimiento como tal, era Chávez. La prueba más clara es la campaña que está haciendo Maduro, en la que no ha tratado de unificar, sino que Chávez siga manteniendo unificado su movimiento.

La elección es Chávez contra Capriles todavía...

Sí, todavía. Ahora, ¿cuánto durará eso? El 14 abril sabremos. Porque ya se nota en las manifestaciones de Capriles, en el liderazgo que lo rodea, y en los desaciertos de Maduro, una cierta pérdida, no del amor de los chavistas hacia Chávez, sino del uso que están haciendo de su imagen. El problema es que, no por casualidad, la campaña es tan corta. Si hubieran dado un mes más...

¿Cree que se puede el 14 o hay que esperar?

Se puede el 14, claro... ahora hay que esperar las variables que faltan. Hay que ver qué rumbo van a tomar los indecisos, que creo que en su mayoría se inclinan por Capriles.

Y luego el problema de la abstención. Tenemos que estimar esto con todo realismo: la oposición ha perdido dos veces consecutivas, eso tiene un efecto desmoralizador muy grande. Estos dos impactos, que generaron inicialmente una sensación de no ir más nunca a las elecciones en mucha gente, hicieron pensar que Venezuela se había resignado a tener una autocracia con signo dictatorial como esta.

Pero la peculiaridad venezolana es lo inusitado. De repente surge algo que despierta. Incluso la propia decisión de Capriles es extraña. ¿Quién iba a imaginarse que un joven como él iría, con esa fiera convicción de victoria, a enfrentarse a aquel monstruo? Y en ese momento, cuando todo el mundo hablaba de su muerte y lo querían momificar... en ese momento presentar una candidatura después de dos derrotas parecía un sacrificio seguro. Yo mismo decía que no iba a ganar. Pero la campaña fue elevando el nivel de confianza de la gente. Y eso se ve tanto en los twitters como en las declaraciones. Se ha dado una batalla tremenda y ganado terreno. ¿Ahora, cuanto ha bajado la abstención opositora? Ahí está la clave.

¿Qué le parece Capriles como líder?

Es una persona que tiene una cualidad muy importante, y es que no se aferra a sus manías. Está aprendiendo, va entendiendo y descubriendo, y eso es una gran cualidad. Es un hombre con convicciones muy firmes, de raíz familiar, y una tenacidad tremenda. Y donde llega, muy pronto asume la máxima dirección. Basta ver su trayectoria.

¿Por qué? Bueno, hay una cierta habilidad para entender las cosas y para proponerse. Él siempre ha tenido cierto desenfado, cierto desparpajo. No digamos que igual al de Chávez, porque es un demócrata. Pero vamos a decir que es de esa familia, la familia de los que creen fieramente en sí mismos.

Aparte de presentarse como lo contrario de Chávez, ¿qué es lo que propone Capriles?

Desde afuera es posible que se vea así. La verdad es que el equipo de Capriles, donde yo he trabajado, ha trabajado bien cada una de las áreas. Lo que se va a hacer en petróleo, en industria, agricultura, con las empresas básicas, en materia internacional, monetaria, cambiaría... es decir, eso está perfectamente contabilizado, y él cuando puede lo suelta.

Pero acabas de decir algo que me interesa: ser lo contrario de Chávez. El problema es que, aquí, no es como decir “soy lo contrario de Calderón”, en México, porque Calderón se mueve en la democracia y, por ende, su contrario también. En este caso ser lo contrario de Chávez es el otro país. Ser lo contrario de Chávez es devolverle al país la funcionalidad democrática y económica. Lo contrario de Chávez es todo un hermoso programa.

La política de Capriles, si gana, será muy proactiva. Va a hacer una serie de cambios utilizando, paradójicamente, la enorme fuerza que le dio la Constitución de Chávez al Presidente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código