VÍCTIMAS Y VICTIMARIO

El crimen viaja en taxi

Gremios de taxistas advierten que el oficio se ha convertido en uno de los más peligrosos en el país. Reconocen que algunos choferes cometen delitos.
Hasta julio pasado habían sido asesinados 18 taxistas en el país, según cifras aportadas por los gremios de ese sector del transporte público. LA PRENSA/Archivo. Hasta julio pasado habían sido asesinados 18 taxistas en el país, según cifras aportadas por los gremios de ese sector del transporte público. LA PRENSA/Archivo.
REPORTES. Hasta julio pasado habían sido asesinados 18 taxistas en el país, según cifras aportadas por los gremios de ese sector del transporte público. LA PRENSA/Archivo.

Con el asesinato de Ahigza Mixelly Montilla, el 19 de julio pasado en Ciudad Radial, Juan Díaz, retumbaron las alarmas.

Montilla, de 45 años, fue ultimada de varios disparos cuando se detuvo a cargar combustible en una estación de servicio rumbo a su residencia. En la parte de atrás del taxi iban sus tres hijos.

Con este crimen, la cifra de taxistas abatidos en lo que va de 2013 se elevó a 18, de acuerdo con la cuenta que llevan los diferentes gremios del transporte selectivo.

Y es que los taxistas se han convertido en los últimos años en blanco de delincuentes que buscan dinero rápido y fácil.

Que lo diga Rigoberto Herrera, taxista con 10 años de experiencia, quien la noche del pasado 25 de abril fue atracado por dos jóvenes que le pidieron llevarlos a Don Bosco.

Uno de ellos lo sometió con un arma de fuego. Luego lo encerraron en el maletero del vehículo. Más tarde lo abandonaron en el corregimiento 24 de Diciembre y estuvo encerrado por más de cinco horas, hasta que un compañero ubicó el taxi, llamó a la policía y lo rescató.

Según Herrera, el botín de los dos maleantes fue de tan solo $35.

RIESGO PERMANENTE

De acuerdo con Eugenio Smith, secretario de Defensa del Sindicato de Conductores de Taxis, la inseguridad en ese sector del transporte público es una constante de día y noche.

Según el sindicalista, el hampa los ataca a pesar de que siempre están alertas y las piqueras tienen sistemas de radio para comunicarse.

Los registros de ese gremio indican que en 2012 fueron asesinados 12 taxistas y este año van 18.

Rafael Reyes, del Sindicato Nacional de Taxis de Panamá, acotó que muchos de sus agremiados no circulan después de las 6:00 p.m., ya que la mayoría de los crímenes y asaltos ocurren en horas de la noche.

Reyes informó de que las áreas de mayor peligrosidad para los taxistas son San Miguelito, Tocumen, Pueblo Nuevo, San Joaquín, Pedregal y Río Abajo.

En la ciudad de Colón, mientras tanto, hay zonas del centro donde los conductores ni siquiera transitan, confirmó Víctor Chiari, de la Unión de Taxis de la costa atlántica.

De acuerdo con Chiari, manejar taxis en esa ciudad se ha convertido, al igual que en Panamá, en una actividad “demasiado peligrosa”.

LA OTRA CARA

Pero así como son víctimas del hampa, cada día son más los taxistas a quienes se señala como victimarios.

En ello coincidieron Eugenio Smith, Rafael Reyes y Víctor Chiari.

Incluso, Reyes reconoció que algunos taxistas asesinados este año estaban vinculados con la delincuencia organizada y que en esos casos es poco lo que se puede hacer.

Las historias de taxistas en el papel de victimarios son cada vez más comunes, y la de Verónica es una de ellas.

Era día de pago de quincena y esta chica de 22 años salía de trabajar en un almacén de Albrook Mall.

Como de costumbre, a las 9:00 p.m. las paradas de autobuses estaban repletas, por lo que Verónica decidió tomar un taxi, pero como tenía solo $7 en efectivo, pues no había podido cobrar su cheque, tuvo que esperar hora y media hasta que uno accedió llevarla por $5 hasta Brisas del Golf.

El conductor era joven, de unos 25 años, tez trigueña y vestía con blue jean y suéter de la selección de fútbol de Panamá.

Aunque a Verónica le pareció raro que el taxista la llevara por $5, el cansancio y el hambre la hicieron abordar el vehículo sin reparar en su número.

En el trayecto, el joven entabló una conversación sobre un tema religioso y aunque ella no tenía ánimo para hablar, le siguió la corriente por agradecimiento hasta que se percató de que estaba en una calle paralela a la sede de la Caja de Seguro Social de Villa Cáceres.

En el sitio no había nadie y estaba oscuro. Luego de detenerse, el conductor se volteó hacia Verónica y con un arma de fuego en la mano la apuntó en la frente y le dijo con voz baja: “Tranquila, belleza. Dame el dinero, las prendas y tu celular, y nada te pasará”.

El instinto de supervivencia le dijo a Verónica que cumpliera la orden, pero después de entregarle su anillo de 15 años, el celular y unos aretes de oro, le dijo: “Señor, no tengo dinero”; y el asaltante contestó, esta vez en tono más fuerte: “No trates de pasarte de lista conmigo”, y le arrebató la cartera, en cuyo interior tenía los $7 en efectivo y su cheque de la quincena por $250.

Después de unos pocos minutos, que se convirtieron en siglos para Verónica, el conductor le gritó: “Bájate y lárgate antes de que me arrepienta”, y arrancó el taxi a toda marcha.

En ese instante fue que la muchacha se percató de que el taxi que había abordado no tenía placa ni ningún otro número distintivo.

Sin saberlo, ese día se convirtió en la víctima número 25 de un asalto similar, según registros de la Policía Nacional, que atribuye los hechos a una banda organizada.

Anote el número de placa y siéntese atrás

El asesinato de taxistas y los delitos cometidos por estos en perjuicio de la población no son ajenos para la Policía Nacional (PN).

De hecho, para enfrentar los ataques contra los conductores, y de estos hacia la gente, la PN puso en marcha los programas de taxistas y vecinos vigilantes, respectivamente, que le apuestan a la prevención como medida para frenar la incidencia de delitos en ambos sentidos. El sargento Carlos Checa, vinculado con los dos programas, explicó que la principal recomendación que se hace a los usuarios es observar y anotar el número de placa del taxi y suministrar la descripción de este a un familiar o amigo.

Asimismo, estar atentos a la ruta que toma el chofer, para que no lo lleve a un lugar distinto a su destino y evitar taxis que trasladen otros pasajeros. Además, recomendó usar taxis de una misma piquera cuando se realicen compras en supermercados o almacenes y sentarse en el asiento trasero, para evitar la interacción con el chofer. En el otro sentido, a los taxistas se les aconseja no recoger personas en zonas rojas y menos cuando se trate de hombres adultos.

La PN no tiene reportes precisos sobre el número de homicidios contra taxistas ni de delitos perpetrados por estos, ya que, según explicaron fuentes de la entidad, los hechos se registran de manera genérica, como asesinatos o robos.

Juan Manuel Díaz C.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013