DERECHOS HUMANOS. DECLARACIÓN UNIVERSAL CUMPLE 63 AÑOS

¿Una declaración que evoluciona?

La reciente ´primavera árabe´ se apoyó en los postulados de la Declaración de los Derechos Humanos. Pero algunos creen que ya debe actualizarse.

Seguramente en 1948, cuando la comisión creada a pedido de la ONU, para dar forma a su proyecto , entregó el documento final en París, pocos podían entrever la validez y necesidad que en los años venideros llegaría a tener la Declaración Univesal de los Derechos Humanos.

Tras leer los 30 artículos de la Declaración, el lector no puede evitar sucumbir al objetivo y finalidad de cada uno de sus enunciados, de su finalidad y propósito.

Cada artículo se enlaza al siguiente, y al siguiente, creando el marco de la sociedad, no aquella ideal, sino una en la que todos los seres humanos podemos vivir, en la que nadie se aprovecha del otro, en donde todos tenemos derechos y deberes; propone vivir en tolerancia, empatía, igualdad y justicia.

Hoy, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, asevera que, basados en los artículos de esta carta, los ciudadanos de Medio Oriente demostraron al mundo “que la dignidad, la libertad y la oportunidad son aspiraciones de toda la gente”.

La Declaración de los Derechos Humanos cumple en esta fecha, 10 de diciembre, 63 años de vida, señalando camino para la construcción de un mundo en donde todos “los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos...”.

Círculo de encuentro

De la lectura, lenta y digerida de cada artículo, uno aprende a distinguir definiciones, a sentirse comprometido, tanto con su entorno inmediato como con lo que sucede más allá de las fronteras patrias.

Desde el primer artículo, universal y emancipador, se capta la solemnidad y sencillez del documento.

Llama la atención de la Declaración su espíritu vinculante, pues compromete a cada ser humano a ser garante, vigilante y proclamador de sus enunciados.

Al establecer que todos los seres humanos somos iguales, se motiva a las sociedades de Occidente, por ejemplo, a apoyar y exigir el cumplimiento de este postulado a los líderes de las nuevas democracias, como aseveró la secretaria Clinton el 6 de diciembre de 2011 en Ginebra, Suiza, ante los ministros de Relaciones de Exteriores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

“Las transiciones democráticas requieren elecciones justas e inclusivas, y también exigen que quienes son elegidos se adhieran a las normas y reglamentos democráticos”.

¿Falta algo?

Desde el artículo 1 hasta el 15 se enuncia que “toda persona”, “todo individuo”, “todo ser humano” tiene derecho y es igual.

En el capítulo 16 cambia la propuesta. Por única vez. Dice: “Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivo de raza, nacionalidad o religión, a casarse, fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio”.

Para el cardiólogo Daniel Pichel, la Declaración es completa “en cuanto a la definición de los derechos de cada individuo” y más que agregar nuevos derechos, “correspondería adecuarla a la evolución de la sociedad”.

Un escenario que planteó Clinton ante los ministros de Relaciones Exteriores de la (OSCE), al señalar que “Las libertades fundamentales de expresión, asamblea pacífica, asociación y credo se aplican tanto a una conversación en Twitter y una reunión convocada por un organismo no gubernamental en Facebook, como a una manifestación en una plaza pública”.

Sugiere Pichel incluir en esa evolución, definiciones tendientes a “garantizar el derecho a escoger la preferencia sexual y la eliminación del concepto de matrimonio como elemento básico de la estabilidad familiar”. Además de “garantizar a todo el mundo opciones para planificar el número de hijos que se desean y el momento apropiado para tener descendencia”.

Para proteger a la humanidad

Luego de las atrocidades cometidas en la Segunda Guerra Mundial, dignatarios de varios países pidieron un documento que obligara al diálogo, el encuentro y la tolerancia, en vez de la guerra.

En 1947, delegados de los continentes se reunieron para debatir, sugerir y concertar una propuesta que fue revisada, refinada e impulsada por una comisión. Dice la historia que esta la integraron Eleanor Roosevelt (Estados Unidos), Charles Malik (Líbano), René Cassin (Francia), Hernán Santa Cruz (Chile), Peng Chun Chang (China), Alexandre Bogomolov/Alexei Pavlov (Unión Soviética), lord Dukeston/Geoffrey Wilson (Reino Unido) y William Hodgson (Australia). El proyecto se presentó en París el 10 de diciembre de 1948, en la asamblea general de la ONU. La Declaración recibió el apoyo de 48 países, se abstuvieron 8: la entonces Unión Soviética, los de Europa del este, Arabia Saudí y Sudáfrica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código