PASADO. PECULIAR OBRA DE ARTE EN UN PASILLO DEL HOTEL.

El devenir del 'Greyskull'

El edificio de La Reformada se inició como el más lujoso hotel; pasó a ser una pocilga de pandilleros y ahora se reestrenó con brillo.
Escalar los ocho metros que llevan al segundo piso del American Trade Hotel, es encontrarse con las vivencias de los antiguos residentes del edificio. LA PRENSA/Jazmín Saldaña. Escalar los ocho metros que llevan al segundo piso del American Trade Hotel, es encontrarse con las vivencias de los antiguos residentes del edificio. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.
Escalar los ocho metros que llevan al segundo piso del American Trade Hotel, es encontrarse con las vivencias de los antiguos residentes del edificio. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.

Con sus relucientes pisos, ventanales cristalinos y ambiente relajado, la persona que ingrese al American Trade Hotel se negaría a creer la historia de luces y sombras que guarda su pasado.

Ubicado en una manzana de San Felipe, con salida a la avenida Central y, en el lado contrario, a la plaza Herrera, el edificio de seis plantas es reconocido como el primer ´rascacielos´ de la antigua ciudad de Panamá.

Fue entre los años 1917 y 1921 que la edificación, atribuida al arquitecto Leonardo Villanueva Meyer, se levantó con fulgor.

Difería del resto de las casonas hechas de calicanto (mezcla de huesos, excremento de aves y cal) porque en su construcción se empleó concreto armado, imitando la innovadora técnica usada por esos años en el Canal de Panamá. Además, figuraba como el segundo inmueble en el país dotado con elevador.

El surgimiento de la edificación tiene un simbolismo en la época, según la arquitecta y presidenta de la Fundación Calicanto, Hildegard Vásquez.

“Con la bonanza del Canal, la ciudad tuvo el primer flujo de dinero como República y, por ende, se comienzan a construir edificios nunca antes vistos”, relató.

Este, en especial, reunió tres estilos en su fachada y balcones, los cuales Vásquez identifica como francés, colonial y republicano.

Por 1921, el inmueble, cuyo dueño fue Ramón Arias Feraud, albergó comercios en la planta baja, como el de intercambio de productos estadounidenses, el American Trade Developing Company, cuenta KC Hardin, uno de los socios actuales del hotel.

También funcionó el almacén Electrogas de Guardia, la farmacia Preciado y Lámparas Quezada, mientras que ilustres familias dieron calor a las paredes de lujosos apartamentos en los niveles superiores.

La Reformada, La Mansión, La Casa Grande y Pensión García, fueron algunos de los nombres que tuvo el edificio hasta que en la década de 1970, nuevos dueños lo convirtieron en el majestuoso Hotel Imperial.

A finales de esa década, un incendio en El Chorrillo propició que el Ministerio de Vivienda lo arrendara para dar acogida temporal a los damnificados.

Pasaron 30 años hasta que el último inquilino –entre ellos vendedores de drogas y pandilleros– abandonó, custodiado por la fuerza pública, el recinto que ya reflejaba decadencia.

Pintura desprendida, paredes colmadas de moho, y basura atascada por años en el hueco del elevador evidenciaban la destruida arquitectura que, en su mejor tiempo, hacía volver la mirada a quien paseara por sus linderos.

Desde 2010, y por los cuatro años siguientes, el inmueble atravesó por un período de restauración que lo volvió a posicionar como una de las joyas del Casco Antiguo.

Sus puertas se abrieron con cuatro suites y 50 habitaciones habilitadas para los huéspedes más exigentes, repartidas en cuatro pisos.

Una piscina y una biblioteca en la azotea forman parte del renaciente American Trade Hotel, que no refleja ni la sombra de su ayer, a excepción de una pared.

Como si se tratara de un testigo que grita a quien lo observa detenidamente o lee sus mensajes inscritos sobre el vinil, un mural de lado a lado, compuesto de fotografías, ocupa el trayecto de ocho metros en la escalera principal que conduce hasta el segundo piso.

El mural es un collage compuesto de fotos de dibujos coloridos, en blanco y negro, o frases escritas que no pertenecen a una obra importada de algún artista foráneo.

Más bien sus autores son los antiguos moradores del inmueble que fue llamado en su peor momento el castillo de Greyskull.

Se cuenta que esta escalera era la parte más temida de la edificación para los extraños. No así para los malhechores que hallaban en sus sucios y lúgubres escalones un pasadizo para escurrirse de turistas o transeúntes, a quienes les eran arrebatadas sus pertenencias al pasear por la plaza Herrera.

Una sirena de cuerpo curvilíneo y la promesa de amor: “Yaneth, amor mío. Te quiero, no te quemo ni con el pensamiento”, son algunos de los fragmentos fotografiados por el panameño Raphael Salazar, antes de que el inmundo sitio fuese restaurado y posteriormente las impresiones fueran ordenadas sobre el wallpaper por el artista visual Jonathan Harker.

“Lo que se hizo fue un proceso casi arqueológico de documentación para entender la psiquis de los que en algún momento fueron habitantes de este edificio”, explica el curador del mural Johann Wolfschoon.

Estos murales, iluminados por lámparas de tenue resplandor, son vestigios del castillo de Greyskull que hoy sobreviven en medio de la elegancia del hotel.

La constante del Casco Antiguo

La restauración del American Trade Hotel fue llevada a cabo por una iniciativa privada, mientras otras estructuras históricas han sido rehabilitadas con fondos estatales.

De acuerdo con Juan Madrid, vocero de la Oficina del Casco Antiguo, entre los inmuebles que recobraron su gloria en los últimos 10 años, a través de proyectos de restauración, figuran: el museo de Arte Religioso Colonial, el convento de Santo Domingo y el arco chato, la casa Boyacá, el altar de oro en la iglesia de San José y los muros de la Compañía de Jesús.

El Casco Antiguo, fundado en 1673, fue declarado el 6 de diciembre de 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura (Unesco).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código