TRASPLANTE de órganos

La difícil misión de buscar donantes

En Panamá, hay 39 procuradores de órganos, distribuidos en los principales nosocomios. En los últimos años la donación ha aumentado.

A los 38 años de edad, con un matrimonio y tres hijos, Jiniliz Morán tomó la decisión más importante de su vida: donar un riñón a su esposo, Telémaco Díaz, de 48 años.

Díaz, paciente de diabetes de la Caja de Seguro Social (CSS), ingirió las famosas medicinas contaminadas con el dietilene glycol, un alcohol usado como refrigerante, tóxico para el consumo humano. Así, de la noche a la mañana agregó un nuevo padecimiento a su vida: insuficiencia renal crónica. Tres veces a la semana requería viajar desde Chitré (Herrera) hasta Aguadulce (Coclé) a conectarse a una máquina de hemodiálisis para limpiar su sangre de impurezas ante la falla de sus riñones causada por el veneno.

El deterioro de la salud de su esposo, el agotamiento provocado por cada sesión de hemodiálisis y la larga lista de espera para recibir un trasplante de órgano fueron suficientes motivos para convencer a Morán de desprenderse de un riñón.

Dos años después, ahora de 40 años, no se arrepiente de su decisión porque su esposo goza de buena salud.

DONACIONES

La historia de los esposos Díaz-Morán tuvo un final feliz por el desprendimiento de Jiniliz.

Sin embargo, hay muchos en iguales condiciones que no corren con la misma suerte y pasan a la lista de pacientes en espera de un trasplante de órgano.

La esperanza de este grupo de pacientes –al menos unos 200 según las autoridades– está en las donaciones cadavéricas, es decir, en los órganos de personas que sufrieron muerte encefálica y en la de los llamados médicos procuradores de órganos.

El director de la Organización Panameña de Trasplante (OPT), César Cuero, explicó que los procuradores de órganos tienen con misión visitar las áreas donde se generan potenciales donantes de órganos, dentro de un hospital (sala de intensivos, cuarto de urgencias, sala de trauma y neurocirugía) para detectar y dar seguimiento a pacientes que por su condición delicada puedan agravarse y transformarse en potenciales donantes de órganos.

Con delicadeza, mucho tacto y sentido humano, estos médicos deben abordar a los familiares del potencial donante, una vez se les haya comunicado su defunción.

Cuero explicó que la OPT es la responsable de la capacitación de los coordinadores en el área local. También reciben capacitación por expertos de Latinoamérica y España. Hasta la fecha se han dictado 20 cursos a estos profesionales, dijo.

Según datos del Ministerio de Salud, en Panamá existen 39 procuradores de órganos, distribuidos en los principales nosocomios del país.

EXPERIENCIA en el HST

En el Hospital Santo Tomás (HST) 10 médicos, entre generales y especialistas, forman parte del equipo de procuradores de órganos.

La coordinadora de este equipo en el HST es Fulvia Vergara, quien explicó que comenzaron a funcionar desde 2001.

Tanto Cuero como Vergara coincidieron en que la función principal del equipo es lograr que los familiares aprueben la utilización de los órganos del paciente con muerte cerebral.

Por eso están preparados para abordar a los familiares, conversar con ellos y encontrar el mejor momento para hacer la petición.

Vergara indicó que el paso para lograr la aceptación es explicarle a los sobrevivientes la diferencia entre muerte encefálica y un paro cardiorrespiratorio.

La relación de los procuradores con los familiares empieza desde el momento mismo del ingreso del paciente al hospital y las lesiones generalmente determinan si una persona es un potencial donante. Así que establecer lazos de confianza es fundamental.

EL LOGRO

La coordinadora nacional de Trasplante de la Caja de Seguro Social (CSS), Leticia Ruiz, explicó que tal y como ocurre en otros hospitales, los órganos se buscan en las áreas críticas como cuartos de urgencia y cuidados intensivos.

Esto ocurre porque la muerte encefálica solo se puede dar en pacientes conectados a un ventilador.

No obstante, a diferencia de los otros nosocomios donde existe la figura del coordinador de órganos, los del Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid gestionan todas las extracciones que se hacen en el país.

Según Ruiz los números demuestran el éxito de los procuradores de órganos, debido a que desde 2011 duplicaron la donación de trasplantes con solo crear conciencia entre los médicos para que sean proactivos en la ubicación de potenciales donantes.

Ruiz aseguró que antes de implementar el programa se detectaban 60 muertes al año, mientra el año pasado superaron las 100.

El logro más importante es que en los últimos tres años hicieron el 30% de los 600 trasplantes de riñón efectuados desde que se inició el programa en 1990.

Actualmente en Panamá rige la Ley No. 3 de 8 de febrero de 2010 que establece que todo panameño mayor de 18 años es donante siempre y cuando no haya pedido expresamente lo contrario. O si antes de las seis horas de diagnosticada la muerte encefálica los deudos no se oponen a la donación.

Sin embargo, según Vergara, en Panamá se respeta la decisión de los familiares en cualquier momento pese a la existencia de una legislación muy tajante sobre el tema.

Las historias de familiares desesperados en busca de órganos se repiten día tras día en los pasillos de los hospitales. Es así porque no siempre se consiguen donantes anónimos; porque no todo el mundo es compatible; o simplemente porque son pocos los que tienen el coraje y la generosidad de Jiniliz Morán, quien le regaló un riñón a su esposo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código