ERIC BELLANCE III

El duelo por el Canal de Panamá

La propuesta lúdica y didáctica de un panameño propicia el conocimiento de la vía interoceánica desde el hogar. Historia de un emprendedor ejemplar.

Temas:

El autor del juego comenta que el Ministerio de Educación valoró ya su propuesta y la cataloga como didáctica. El autor del juego comenta que el Ministerio de Educación valoró ya su propuesta y la cataloga como didáctica.

El autor del juego comenta que el Ministerio de Educación valoró ya su propuesta y la cataloga como didáctica. Foto por: Jazmín Saldaña

Nada hay de malo en la autopromoción. Un billete de $100 mil con la figura de Bellance III. Cortesía Nada hay de malo en la autopromoción. Un billete de $100 mil con la figura de Bellance III. Cortesía

Nada hay de malo en la autopromoción. Un billete de $100 mil con la figura de Bellance III. Cortesía

Panorámica del tablero de juego que cuesta $30. Se han vendido más de mil 200 copias. Panorámica del tablero de juego que cuesta $30. Se han vendido más de mil 200 copias.

Panorámica del tablero de juego que cuesta $30. Se han vendido más de mil 200 copias. Foto por: Jorge Hernández

El engranaje de los servicios canaleros en acción. Bellance III logró simularlos en un juego de mesa. El engranaje de los servicios canaleros en acción. Bellance III logró simularlos en un juego de mesa.

El engranaje de los servicios canaleros en acción. Bellance III logró simularlos en un juego de mesa. Foto por: David Mesa

Anda de ronda por librerías y por una cadena de farmacias un juego de mesa que, además de vibrante y muy panameño, enseña el acontecer del Canal de Panamá.

“Transiting the Canal” simula en un tablero los 80 kilómetros de la vía interoceánica, y los jugadores deben sortear las contingencias cotidianas de las embarcaciones en su tránsito del océano Atlántico al océano Pacífico o en la dirección contraria. Gana el primero que logre cruzar la ruta.

“Transiting the Canal” es comparable con el Monopolio en cuanto al empleo de los dados para poder avanzar hasta la casilla final. Se parecen en las tarjetas referentes a bonificaciones y sanciones, y, sobre todo, guardan una notable semejanza en el uso de una figura en los billetes.

En el papel moneda del juego de mesa patentado hace 80 años aparece la figura de un banquero; en cambio en los billetes del juego del Canal se encuentra una ilustración del perfil de su creador, el panameño Eric Bellance III. Del Monopolio se han vendido más de 280 millones de unidades a la fecha. “Transiting the Canal” registra más de mil 200 tableros hasta el momento.

En todo el centro de las diferentes denominaciones de los billetes de $1,000, $5 mil, $10 mil, $20 mil, $50 mil y $100 mil del simulador panameño, la figura del creador le rinde tributo al esfuerzo continuo de tres generaciones vinculadas al Canal y a las aguas panameñas.

El rostro dibujado de Eric Bellance III bajo un quepis de navegante sintetiza el sueño suyo, aún vigente, de llegar a capitanear embarcaciones. Encarna la vida de su padre, un avezado conductor de lancha, de 80 años de edad, y homenajea al primero de la estirpe Bellance en tierras panameñas, un caribeño procedente de la isla francesa de Martinica, quien llegó a la ciudad de Colón a principios del siglo pasado para ayudar a construir el Canal de Panamá.

Como el abuelo francófono, Eric Bellance III perteneció también a la nómina del Canal de Panamá. Trabajó de 2003 a 2013 en las esclusas como marino de lanchas de la sección de dragados.

En ese entonces se llenaba de inquietudes cuando veía la fascinación de los visitantes de las esclusas con el paso de las embarcaciones, pero a la vez desconocedores de los escollos de la vía canalera.

La experiencia se compara con una pasarela de un concurso de belleza en la que el público aplaude a las reinas desde las gradas, sin saber del esfuerzo y de los sacrificios de ellas para lucir un traje de fiesta o un vestido de baño de dos piezas.

“El juego consiste en el tránsito de los barcos por el Canal de Panamá. Lleva al tablero la realidad de un barco con mercancía, que requiere pasar de un extremo a otro, ya sea en el puerto de Balboa o en el puerto de Cristóbal. El ganador será el jugador que entregue primero su carga en el puerto contrario al que inició su trayectoria. Durante la travesía deberá superar obstáculos reales como neblina, pérdida de máquinas o del timón, pagar por servicios de remolcador o de locomotoras, o vérselas con los pasabarcos, las lanchas, etcétera”, dice Bellance III.

Una vez concluida la partida, quizás después de haber jugado dos o tres veces, el jugador comprenderá en qué consiste la vida en esos 80 kilómetros de agua, y podrá valorar cómo la unión de los diferentes servicios del Canal asegura el correcto funcionamiento de un corredor de barcos, de más de 100 años de existencia.

Es probable, y a la vez curioso, que en más de un siglo de operaciones del Canal, casi desde el momento mismo de la primera palada por parte de los franceses en la década de 1880, nadie haya tenido la idea de inventar un juego de mesa canalero.

Y eso que el Canal posibilita todas las expresiones del hombre. Desde las artísticas hasta las científicas y medicinales. Desde las humanísticas hasta las industrias turísticas y de la logística portuaria. Pero nada hay registrado hasta la fecha en propuestas lúdicas para el hogar.

Bellance III encontró hace cuatro años la manera de derribar la barrera faltante. “Tenía años de no jugar juegos de mesa, y un día estaba en eso con mi hija, pasando la tarde. Vi las imágenes de un tablero y de inmediato las equiparé con los ciclos de mi trabajo, y me puse manos a la obra. En mi mente tenía ya el 60% de los conocimientos necesarios para elaborar Transiting the Canal y lo demás lo hallé en internet y bibliotecas y con eruditos”.

Plasmado sobre un mapa inicial de papel mantequilla, esbozado con fichas en forma de barco, ajustado a unas reglas sencillas que lo hacen más competitivo, Bellance III y dos socios más sumaron $25 mil y viajaron a Colombia en busca de los talleres de impresión de Ronda, S.A.

Los tres panameños contrataron con ese centro de creaciones de entretenimiento los servicios de impresión y publicación de “Transiting the Canal”, el juego que ahora tiene dos años de presencia en el mercado local.

De las pequeñas obsesiones nacen las creaciones. A veces una virtud nace de un vicio si se le ajusta un tornillo. Bellance III se recuerda como un “dominador” extremo de los videojuegos. “En Atari nadie me ganaba. Tenía 13 años y podía ‘tildear’ las máquinas de los establecimientos de comercio. Me bastaban 25 centavos para jugar por horas. Varias veces las pantallas se pusieron negras o les sonaba un pito porque no daban más”.

El gameboy capitalino sus estudios secundarios. Se graduó en Letras e ingresó a la universidad a estudiar negocios internacionales. “Cursé escasos seis meses de esta carrera porque nunca pude terminarla. Es que me dediqué a trabajar muy duro, siempre, desde los ocho años”.

Vendió periódicos, manzanas, uvas y peras en los semáforos. Y dice que, “gracias a Dios me fui superando”. Entonces pasó de las calles a laborar en el Canal de Panamá, aunque decidió independizarse tal cual hiciera su abuelo cuando abandonó Martinica para irse a probar suerte en un país todavía muy nuevo, pero aún instalado en los últimos años del ruido.

Eric Bellance III, de 43 años de edad, de origen humilde, con una imaginación colosal, se siente orgulloso de su emprendimiento. “Me gano la vida con mis ideas y con mi trabajo. Solo necesito salud para salir adelante”. Y anuncia el siguiente paso de “Transiting the Canal”: su configuración para equipos móviles, celulares, tabletas y computadoras.

Para que el Canal se haga portátil y pueda ser llevado a todas partes y se universalice el duelo de conducir un barco de un océano a otro a través de las esclusas de Panamá.

EL SOÑADOR DEL QUEPIS

Perfil.

Eric Bellance III nació en 1972 en la ciudad de Panamá. De niño se volvió experto en juegos como Atari y otras ‘maquinitas’. Hizo estudios en negocios internacionales, vendió periódicos y mercancías varias en los semáforos y entre 2003 y 2013 laboró en las esclusas del Canal de Panamá como marino de lanchas. Creó un juego tipo Monopolio conocido como ‘Transiting the Canal’ del cual se han vendido más de mil 200 tableros.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código