REPRESIÓN EN MANIFESTACIONES OPOSITORAS

Los esbirros del presidente Nicolás Maduro

Los venezolanos han retomado las calles por estos días para reclamar elecciones presidenciales, comida, medicinas y otros insumos básicos.

Acepciones del pasado

Temas:

Los soldados de la Guardia Nacional son escoltados por camiones con cañones de agua, a los que se conoce como ‘las ballenas’, y recientemente por helicópteros. Los soldados de la Guardia Nacional son escoltados por camiones con cañones de agua, a los que se conoce como ‘las ballenas’, y recientemente por helicópteros.

Los soldados de la Guardia Nacional son escoltados por camiones con cañones de agua, a los que se conoce como ‘las ballenas’, y recientemente por helicópteros. Foto por: Federico Parra

Los funcionarios de la Policía Bolivariana responden al Ejecutivo.AP Los funcionarios de la Policía Bolivariana responden al Ejecutivo.AP

Los funcionarios de la Policía Bolivariana responden al Ejecutivo.AP Foto por: Fernando Llano

Están en prácticamente todos los puntos de concentración de la oposición, apertrechados con cantidades cuasi interminables de bombas lacrimógenas, cartuchos de perdigones y balas de goma, y con rociadores de gas pimienta. Usan cascos, escudos, chalecos antibalas y máscaras. Algunos llevan armaduras modernas para proteger extremidades y otros, incluso, portan armas de fuego.

Se desplazan a pie o en moto, y en ocasiones son escoltados por vehículos semiblindados conocidos como tanquetas, o por camiones con cañones de agua a los que se llama “las ballenas”. Últimamente también reciben apoyo desde helicópteros.

Son los funcionarios del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana y los militares de la Guardia Nacional que han sido desplegados por órdenes del gobierno del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, para enfrentar las protestas opositoras que por estos días vuelven a reclamar elecciones presidenciales en el país sudamericano, así como el respeto del orden constitucional y de los derechos humanos, y exigen comida, medicinas, agua, luz y otros insumos básicos a los que la población parece tener cada vez menos acceso.

Les llaman los esbirros del régimen, supuestos responsables de herir a decenas de personas y de encarcelar a otros muchos.

Entre sus filas se camuflan, también, agentes de diferentes agencias de seguridad del Gobierno venezolano, entre ellas, el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, asignados a la tarea esencial de identificar a los manifestantes de la oposición, para futuras acciones judiciales en su contra.

NUEVO NOMBRE

El Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana es el resultado de la fusión en 2009 de la extinta Policía Metropolitana, que operaba en la región capital del país bajo las órdenes de la Alcaldía Metropolitana de Caracas o alcaldía mayor, y de las policías de los 23 estados.

La intención del Gobierno venezolano de desintegrar a la Policía Metropolitana (PM) para fusionarla con las 23 policías estatales del país comenzó a tomar cuerpo a partir de los sucesos de abril de 2002, cuando el entonces presidente Hugo Chávez renunció al cargo tras una serie de protestas opositoras, respaldadas por el alcalde mayor de la época, Alfredo Peña (q.e.p.d.), quien, a pesar de apoyar la gestión chavista en sus orígenes, para aquel momento se había convertido en uno de sus más duros críticos.

Luego del retorno de Chávez al poder -apenas 48 horas después de haber abandonado el Palacio de Miraflores en lo que él después denominaría como un golpe de Estado- Peña no concurrió a su reelección en 2004, lo sucedió en el puesto el chavista Juan Barreto y más tarde este fue reemplazado por el opositor Antonio Ledezma –hoy bajo arresto domiciliario–.

Y fue en 2009, como se dijo, cuando la PM fue desintegrada como fuerza armada y transformada en Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana, hoy bajo las órdenes del Ejecutivo liderado por Maduro.

En las protestas de la pasada semana, uno de sus oficiales fue filmado cuando decía a sus subalternos, antes de reprimir una protesta opositora, que en Venezuela “no existía ni Constitución ni derechos humanos”, así que tenían carta abierta para actuar.

COMPONENTE MILITAR

La Guardia Nacional, en cambio, es uno de los cuatro componentes militares originales de las Fuerzas Armadas venezolanas. Los otros tres son la Armada o Marina, la Aviación y el Ejército.

Hay un quinto componente, el Comando General de la Reserva Nacional y Movilización Nacional, creado por el gobierno de Chávez en 2005, aunque el Ejército, la Armada y la Aviación tenían “reservas” desde la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, depuesta el 23 de enero de 1958.

La Guardia Nacional fue creada el 4 de agosto de 1937 y, en líneas generales, sus funciones se centraban en la custodia de puertos y aeropuertos, centros carcelarios, algunas entidades estatales y en las últimas décadas del siglo XX en el combate al narcotráfico.

También ejecutaba misiones para el control de multitudes, aunque con mucha más frecuencia en la década de los años 1990 y especialmente a partir de la gestión de Hugo Chávez en 1998.

Durante los sucesos de abril de 2002, la Guardia Nacional estuvo del lado oficialista en las refriegas callejeras, sobre todo en el centro de Caracas y, muy particularmente, en el perímetro alrededor del Palacio de Miraflores, donde los enfrentamientos dejaron 19 personas muertas.

En años recientes, cuando el Gobierno bolivariano reconoció por primera vez el desborde de la delincuencia -que deja un promedio de 25 mil víctimas fatales por año-, el Ejército fue desplegado en las calles de Caracas y otras ciudades del interior del país, pero no se le han asignado tareas de orden público.

En videos aficionados de las protestas de la semana pasada, un opositor dijo haber recibido “instrucciones” de un grupo de soldados de la Guardia Nacional: “permanezcan en las calles, que ustedes son más que nosotros”.

Acepciones del pasado

La palabra “esbirro” no era utilizada en Venezuela desde la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Pérez Jiménez estuvo en el poder desde 1952 hasta 1958 y en aquella época se llamaba esbirros a los agentes de su temida Seguridad Nacional, que se llevaban para torturar y asesinar a quienes osaran oponerse al régimen pública o privadamente.

Se recuerda, en especial, al jefe de la agencia Pedro Estrada, quien huyó del país días antes de que cayera el régimen en enero de 1958, con rumbo a República Dominicana, donde fue recibido por el dictador Rafael Leónidas Trujillo. Y a Miguel Silvio Sanz, alias el Negro Sanz, exjefe de la sección Político Social, se le condenó a 16 años de cárcel tras la dictadura.

Hoy los venezolanos llaman esbirros a quienes los reprimen en las calles, ya que consideran que el régimen de Maduro es también una dictadura.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código