SOCIEDAD. UN RITMO ES PARTE DE LAS EXPRESIONES DEL BARRIO.

La esencia de la cultura ´hip-hop´

Disciplina, condiciones físicas, creatividad y destreza son algunas de las características que debe tener un individuo para desarrollar esta forma de expresión.

Pero ni la elocuencia ni la claridad son suficientes para describir lo que el hip-hop significa. No hay mejor definición que la de alguien que practica este baile y que lo ha hecho parte de su diario vivir.

Edward Campbell, panameño de 25 años, reside en Villa Lucre y sus compañeros suelen llamarle Funky. Es común que dentro de un grupo de jóvenes seguidores del hip-hop, cada uno tenga sobrenombre. Al hermano de Campbell, por ejemplo, le dicen Master B.

Pero, ¿qué es el hip-hop? Es una cultura fuerte que puede cambiar vidas. Practicarla y compartirla es suficiente para que pueda transformar la forma de pensar y de vivir de alguien, dice Funky.

El hip-hop, contrario a lo que muchos piensan, no solo es música, es la unión de varias expresiones artísticas, principalmente el graffiti (pintura sobre edificaciones urbanas), los dj (aquellos que seleccionan y reproducen música para un público), breaking o breakdance (el baile urbano) y los Mc (maestros de ceremonias o raperos), explica Funky.

Para este artista, ganador de varias competencias internacionales, el prejuicio hacia el hip-hop empieza cuando alguien que no conoce del tema, lo cataloga como “algo de la calle que hacen los maleantes”.

El deseo de Funky, al igual que muchos, es que la opinión pública pueda conocer la esencia del hip-hop y que lo vean como “gente con ganas de expresar sus talentos de una forma diferente”.

Así como el antídoto a una mordedura de serpiente suele surgir del propio veneno, el hip-hop, que nace en la década de 1970 en las zonas más peligrosas y pobres de Nueva York, Estados Unidos, es hoy útil para intervenir barrios con situaciones de riesgo social.

Panamá ya fue un ejemplo de esto con el evento “Back to Da Scene Vol. III 2011”, que se realizó recientemente con varios niños que atiende el Movimiento Nueva Generación, de El Chorrillo.

“Back to Da Scene Vol. III 2011” estuvo patrocinado por la Embajada de Estados Unidos en Panamá, la cual se solidarizó con la causa, que es la de brindar una alternativa de vida y un aporte cultural a los menores de edad de estas comunidades, comenta Funky.

En este evento se realizó un concurso de breakdance, con grupos de baile de Panamá y Costa Rica. Los jueces eran bailarines de Estados Unidos y Rusia. Uno de los aspectos más importantes del encuentro fueron los talleres de baile urbano, pintura y fotografía, en los que participaron los pequeños del Movimiento Nueva Generación.

Y como para que no quede dudas de cómo el hip-hop puede coadyuvar a la erradicación de las pandillas y la violencia, Funky resalta algunas de sus bondades.

“Es una cultura de amor, paz y unidad”, expresa.

“Practicarlo hace que la juventud trabaje más en grupo, genera humildad, exige ser creativo, y enseña a ganar y a perder”, recalca el bailarín.

Esta manifestación cultural está destinada a combatir los prejuicios y permite a cualquier persona descubrir aptitudes y habilidades insospechadas, que incluso pueden hacer que un ciego sea capaz de mezclar sonidos sin ver el tornamesa que está frente a él.

Sin embargo, los prejuicios raciales, la inequidad, la falta de humanidad e, incluso, la aprobación de la corrupción mediante cantos o pinturas, son motivos que en ocasiones manchan negativamente al hip-hop, concluye Funky.

Muchas personas viven del hip-hop.

Entre las muchas actividades relacionadas con este ritmo, algunos se destacan como profesores en escuelas, jurados, promotores o dictan algún taller, no solo en Panamá, sino en muchos países, dice el bailarín istmeño Edward Campbell, mejor conocido como Funky.

Funky ve con buenos ojos el hip-hop en Panamá. Cree, además, que está en su momento más puro, sobre todo porque los niños se están integrando a esta corriente musical. Muchas personas no solo hacen hip-hop para ganar dinero en los eventos, sino por la convivencia que estos encuentros generan.

Desde su punto de vista, Panamá no tiene nada qué envidiar a países vecinos que llevan más tiempo haciendo hip-hop. Funky argumenta que el hip-hop promueve entre los jóvenes valores como la humildad, el compañerismo, así como el respeto al prójimo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código