PUBLICACIONES. Similitudes incómodas DE DOS HISTORIAS DE PODER.

La espiral de la historia

Pese a que los casos de Manuel Antonio Noiega y Ricardo Martinelli son distintos, ambos han sido fustigados por dos grandes periódicos de EU.
El diario ‘The New York Times’ marcó el principio del fin de la dictadura de Noriega; el ‘WSJ’ ha expuesto hoy las estrategias de poder de Martinelli. LA PRENSA/Archivo. El diario ‘The New York Times’ marcó el principio del fin de la dictadura de Noriega; el ‘WSJ’ ha expuesto hoy las estrategias de poder de Martinelli. LA PRENSA/Archivo.
El diario ‘The New York Times’ marcó el principio del fin de la dictadura de Noriega; el ‘WSJ’ ha expuesto hoy las estrategias de poder de Martinelli. LA PRENSA/Archivo.

La historia toma formas misteriosas. Nos indica por dónde transitar, y por dónde no. Insiste ella en ser cíclica, y muchos de nosotros, en ignorarla.

Mary O´Grady, columnista de The Wall Street Journal (WSJ), planteó a nivel internacional las intenciones del presidente panameño, Ricardo Martinelli, en una columna que publicó el pasado domingo 13 de abril.

Tal vez poco sabía ella que, aparte de cantar ´gol´ por lograr la atención y molestia del mandatario que suda la calle desde hace meses entre inauguraciones y apoyo a la campaña política de su delfín, su publicación traería a los panameños reminiscencias de una historia que al país todavía le duele. Los casos son muy distintos, pero los ecos son innegables.

Esa historia estalló un 12 de junio de 1986, casi 28 años atrás.

Ese día, el reconocido periodista freelancer estadounidense, de 49 años, Seymour Hersh, titulaba en la primera plana de The New York Times: “El hombre fuerte de Panamá, vinculado al tráfico de drogas, armas y dinero ilícito”.

Ya con un Pullitzer (1970), Hersh precipitó lo que otro periodista estadounidense, Frederick Kempe, llamaría “el derrumbe político de Manuel Antonio Noriega y su relación con Estados Unidos”.

El tino de Hersh y sus editores fue tal, que esperaron a que el jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá viajara a Washington D.C. para la entrega una medalla de honor al jefe de la Junta Interamericana de Defensa, el teniente general estadounidense Robert Schweitzer, que tendría lugar el mismo día de la publicación.

Ese reporte se adelantó a las maniobras que impulsaban contra Noriega los congresistas estadounidenses en distintas comisiones, quienes no lograban entenderse por sus diferencias políticas, por la sensibilidad que representaba el tratado Torrijos-Carter y por el doble rasero con el que se trataban mutuamente Noriega y los poderes de EU.

Los ingentes esfuerzos del republicano Jesse Helms por denunciar los desmanes que salían a la luz desde el istmo eran finalmente escuchados por un demócrata John Kerry (hoy secretario de Estado), que entonces lideraba la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

Desde la habitación de su hotel en la capital estadounidense, Noriega disfrutaba del desayuno y sintonizaba el programa Good Morning de la cadena ABC. Fue cuando vio su rostro en la primera plana del principal impreso de la capital del mundo, según narra Frederick Kempe en su libro Divorciándome del dictador (1990).

Noriega, según esas versiones, montó en cólera y su desayuno voló por los aires. Canceló sus compromisos y volvió de inmediato a casa con su comitiva.

Horas después, el presidente panameño Eric Arturo Delvalle, bajo órdenes del militar, emitía un comunicado expresando su apoyo total a quien llevaba de hecho las riendas del país.

Pese a que el hecho fue un punto de inflexión en las relaciones entre Panamá y EU, la invasión imperial solo llegaría tres años después. La guerra que el país del norte apoyaba contra los sandinistas en Nicaragua era suficiente conflicto como para adquirir un nuevo frente de guerra tan cercano.

HOY

A las 10:32 p.m. del día en que O´grady denunció al “rey panameño” y los movimientos de “su reina”, en donde apuntaba las presuntas violaciones constitucionales y sus intenciones de perpetuarse en el poder, Martinelli tuiteaba: “Una vez la misma periodista del WSJ me entrevistó ya que era íntima amiga de Jimmy Papadimitriu, que ahora asesora a Varela”.

Y tras de él, funcionarios panameños brindándole apoyo y pasando al contrataataque: “Gobierno de Martinelli se destaca por combatir tráfico de drogas. La columnista que lo ataca en el WSJ aboga por su legalización”, era el tuit de Luis Eduardo Camacho, vocero del Presidente.

“Artículo del WSJ repite al dedillo el discurso opositor. No aporta nada nuevo. Quien se lo dictó? Miguel, Ramón, Jimmy o Gerardo? jajajajaja”, era el aporte del ministro Roberto Henríquez.

Tras esto, el WSJ afinó puntería e insistió, esta vez sin la firma de un nombre, en la inconstitucionalidad de buscar el poder a través de la ahora primera dama de la República y en la de ofrecer evidente apoyo al candidato presidencial oficialista.

Si bien las historias publicadas en 1986 y en 2014 por medios de relieve mundial, no dijeron mucho más de lo que ya se había publicado, pusieron ante los ojos del mundo las maniobras del poder en Panamá.

De ambos casos se pueden extraer lecciones de (y para) los libros de historia.

El perfil de los periodistas

Mary Anastasia O´Grady escribe semanalmente una columna para The Wall Street Journal, principalmente sobre temas económicos, políticos o de negocios. Premiada en numerosas ocasiones hasta la fecha, la estadounidense llegó a esta redacción en 1995 y al día es miembro de la junta editorial del WSJ.

Seymour M. Hersh tiene 77 años de vida y diversos reconocimientos internacionales, como el Pulitzer por su cobertura en revelar la masacre de My Lai en Vietnam. Otro escándalo revelado fue el de las torturas realizadas en la prisión de Abu Ghraib.

Frederick Kempe es periodista y autor de numerosos libros, entre ellos una biografía de Manuel Antonio Noriega titulada Divorcing the Dictator, en el que narra extensamente el ascenso y caída del dictador panameño. Escribió el libro bajo la edición del WSJ, donde trabajaba.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código