La estampilla como retrato de Panamá

Una recopilación de sellos postales sobre los hitos históricos del país recoge el libro ‘Cruzando fronteras, los sellos postales de Panamá como expresión de historia, cultura e identidad’ que se presenta esta noche en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero. VEA 2A

Temas:

El libro se podrá encontrar en la librería El Hombre de la Mancha a un precio de $100. El libro se podrá encontrar en la librería El Hombre de la Mancha a un precio de $100.
El libro se podrá encontrar en la librería El Hombre de la Mancha a un precio de $100. Jorge Fernández

Una recopilación de sellos postales sobre los hitos históricos del país recoge el libro ‘Cruzando fronteras, los sellos postales de Panamá como expresión de historia, cultura e identidad’ que se presenta esta noche en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero.

La huella de Panamá, a través de sus estampillas

No todo está perdido para los amantes de la filatelia. Un libro de gran formato y 300 páginas relata la historia del país a través de sus estampillas.

Cruzando fronteras (Los sellos postales de Panamá como expresión de historia, cultura e identidad), es una obra que muestra el istmo a partir de la época del ‘descubrimiento’, le echa un vistazo a la construcción del Canal, pasa por las faenas de Roberto “Mano de Piedra” Durán y llega hasta el desenlace actual de la flora y la fauna panameñas.

Comenta el autor de la obra, el compilador de miles de estampillas originales de las que extrajo centenares para llevarlas al libro, que este volumen ofrece una reflexión sobre un país que corre el riesgo de desechar sus recuerdos. “Es importante que estas generaciones y las siguientes sepan de dónde venimos, porque esa es la única manera de saber para dónde vamos”, sostiene el autor, Fernando Sucre Míguez.

El libro lleva el mensaje siempre oportuno de dejar un testimonio ante posibles regímenes totalitarios o autoritarios, algunos de ellos inoculados ya en la región como un virus contagioso. “La mayoría de las dictaduras, cuando llegan al poder, lo primero que hace es censurar a los escritores, cerrar o manipular los medios de comunicación, adoctrinar pintores, quemar libros y cometen otras arbitrariedades para hacer olvidar a la gente su pasado, sea el que fuese”.

El capítulo inicial del libro se refiere al coleccionismo y le sigue otro sobre el arte de recopilar sellos postales. Continúa con Panamá en el descubrimiento de América y el hallazgo del Mar del Sur, y de ahí en adelante la obra avanza con las estampillas y los textos referentes a la celebración del Congreso Anfictiónico de 1826, la construcción del Ferrocarril y del Canal, la Independencia, los presidentes de la República, la cultura de una nación retratada en sus improntas religiosas, culturales y folclóricas, Roberto Durán en diversas dimensiones, la pollera y la flora y fauna del país de la abundancia.

La pasión

Revela Sucre que la filatelia es una pasión secreta. La obsesión existencial del autor es también la de “un niño solitario” acreedor del legado de una coleccionista febril de estampillas que fue su abuela, doña Francisca Palma de Sucre. “Desde los 15 años pude viajar con las estampillas. Recorrí ciudades, monumentos, ferias y fiestas, conocí animales salvajes, escritores, talismanes, brújulas...”.

Reafirmó su vocación “solitaria” con las enseñanzas de Victoria Carbonell, “una española experta en filatelia que me enseñó la técnica de coleccionar estampillas, su clasificación y la manera de preservarlas para siempre”. 

Entonces pudo conocer el origen de un objeto próximo a expirar pero que a las primeras de cambio, antes de la mitad del siglo XIX, sirvió para certificar la procedencia de las cartas y hacer posible su entrega en los últimos años del ruido.

Sucre comenta sobre los inicios del servicio postal. Recuerda primero que fue una creación de Inglaterra y que la leyenda dice que en 1840 un caballero se hospedaba en un hostal inglés propiedad de una mujer humilde. Una noche, ella recibió una carta y debía pagarle al mensajero. El caballero se lo impidió y él le retribuyó el servicio. La anfitriona le dio las gracias, pero le dijo: Era innecesario porque mi familia solo me escribe en el sobre ciertas palabras, y yo sé por eso cómo están ellos.

“En Inglaterra se les ocurrió que quien enviaba la encomienda era quien debía pagarla, y se inventaron los sellos que se pagaban en una oficina. Tengo una de las estampillas con las que se inició esta industria”.

Hace un año, el hijo menor de Fernando Sucre lo desafió cuando le preguntó si no era el momento de un segundo libro, pues hace unos años había escrito el primero  sobre el presidente panameño Enrique A. Jiménez. El hijo mayor de Sucre subió el listón con una reflexión: ¿Y tú para qué coleccionas algo que nadie ve? 

La pregunta se resuelve con una obra sobre un país que “ha perdido la búsqueda de un fin común” y donde “no hay nadie que logre aglutinar a la gente para un solo objetivo”.

 Cruzando fronteras (Los sellos postales de Panamá como expresión de historia, cultura e identidad) es un mensaje envuelto en un formato impecable, listo para acompañar al país en su lucha por la conquista de la historia.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código