Dr. Orlando A. Hernández

El guardián de nuestra herencia

Por amor al arte, Orlando A. Hernández se ha propuesto acondicionar por lo menos una sala del Marta y crearle un patronato en cinco años.

Temas:

Nos lo merecemos y nos lo debemos a nosotros mismos. Son las obras de arte más valiosas que tenemos. Es parte de nuestra idiosincrasia’, explica Orlando A. Hernández. Nos lo merecemos y nos lo debemos a nosotros mismos. Son las obras de arte más valiosas que tenemos. Es parte de nuestra idiosincrasia’, explica Orlando A. Hernández.

Nos lo merecemos y nos lo debemos a nosotros mismos. Son las obras de arte más valiosas que tenemos. Es parte de nuestra idiosincrasia’, explica Orlando A. Hernández.

De piedra, de cerámica y de materiales orgánicos como la madera, el marfil, la concha o el hueso. De piedra, de cerámica y de materiales orgánicos como la madera, el marfil, la concha o el hueso.

De piedra, de cerámica y de materiales orgánicos como la madera, el marfil, la concha o el hueso.

Desde pequeño, Orlando Hernández coleccionaba las libélulas en vasijas de mantequilla de maní y se entretenía estudiándolas y exhibiéndolas.

Cuando tenía ocho años, los maestros de la primera comunión llevaron a su grupo a una excursión por las iglesias del Casco Antiguo. “Me sentía como Indiana Jones”, recuerda. Se le ilumina la cara recordando aquellos tiempos.

Continúa explicando la emoción que experimentaba al poder entrar a esa parte de la historia, ver todo oscuro y sentir la empatía de cómo vivía la gente en la época colonial.

Su abuelo jugó un papel decisivo en su niñez. Le regaló unas enciclopedias que editaba Disney sobre la vida en el mundo antiguo, que incluían dibujos de la Acrópolis de Atenas y los dioses egipcios, y con eso era con lo que jugaba y se entretenía. “Para mí, jugar tenía que ver con la historia”, dice.

Educación Superior

Hernández estudió en el Colegio Episcopal de Panamá y se graduó de Bachiller de Humanidades con especialización en Letras en 1990.

Se describe como una persona muy artística: le gusta bailar, cantar y tuvo la oportunidad de trabajar en obras de arte con Bruce Quinn, su entrañable.

Se matriculó en la Universidad Santa María la Antigua (USMA), donde se graduó con honores. “Ahí fue mi primera experiencia con historia del arte, de la mano de Ángela Ramos Baquero”, actual curadora y directora del Museo del Canal.

Recién graduado, trabajó en televisión un tiempo, pero después se fue al Instituto Smithsonian para laborar como recepcionista bilingüe. “La televisión no paga mucho y tenía una escala salarial mejor de lo que podían ofrecerle a un productor de televisión nacional en esa época”.

En el Smithsonian hay un tablero en el que anuncian las vacantes de Washington y Panamá. Recuerda que un día pusieron un anuncio para curador de museo. “Leí las especificaciones y pensé que me hubiera gustado estudiar eso si hubiera en Panamá”.

Por cuestiones del destino, Ángela Ramos fue al Smithsonian y lo vio. Le propuso trabajar con ella en el Museo del Canal y sin pensarlo dos veces, se fue como su asistente. Era una época de formación del museo; aún quedaba mucho por hacer, el edificio todavía no estaba terminado. “Montamos varias actividades educativas y charlas. No teníamos nada de equipo audiovisual y teníamos que pedírselo a la Alcaldía. Me tocaba ir a buscar las bocinas y los micrófonos para montarlos en el museo. Fue una experiencia bonita”, dice Hernández.

Después de dos años, aplicó para una beca Fullbright. Era la segunda vez que lo hacía. Había aplicado para una a nivel de licenciatura, pero no le salió. Cuando postuló para la maestría, ya tenía un plan: ir a Estados Unidos a estudiar la carrera de museología.

De ese momento, Hernández recuerda que ya tenía experiencia trabajando en el Museo del Canal y le gustaba la idea de cuidar el patrimonio, salvaguardar las cosas y ponerlas en contexto para que el público se nutriera y aprendiera también. Le salió la beca con opción para estudiar en la George Washington University en Washigton DC o en New York University (NYU). “Escogí Nueva York porque me parece más afín con mi personalidad”, dice.

Durante esos años se volcó a todo lo que tenía que ver con los museos, haciendo voluntariados y pasantías en el Hispanic Society of NY, en el Brooklyn Museum, en el Museum of Modern Art y en el Cooper Hewitt. Él quería tener un contacto directo con las piezas, estudiar la obra de arte para saber su origen, poder contextualizarlas dentro de su entorno cultural e histórico. “Para mí no hay reemplazo del contacto humano con las piezas”, especifica.

Cuando terminó la maestría, sabía que tenía que especializarse en una rama, y el arte religioso colonial siempre había sido su inspiración. Curiosamente, el arte precolombino siempre había estado bajo el paraguas de la categoría non western, dice. Había que estudiar el arte africano y oceánico. Hernández quería tener conocimiento del arte barroco y del Renacimiento, además del bagaje del arte precolombino para estudiar el arte de los indígenas y su reacción después de la conquista.

La universidad le permitió estudiar un programa especial combinado y actualmente tiene un doctorado especializado en tres áreas del arte: precolonial, colonial y moderno.

Durante la tesis de su doctorado, tuvo la oportunidad de viajar a México, Guatemala, Bolivia, Perú, España y Colombia, recopilando información sobre la iconografía angélica.

Un golpe tras otro

“El año que me gradué del doctorado nadie pudo venir a mi graduación. A mi papá le dio un paro cardíaco y murió durante la operación del bypass”. Eso fue en 2010. Después de haber vivido 11 años en Nueva York, tenía su pareja, su apartamento, sus amigos y una vida allá.

Se ganó la beca Doris Stone y viajó a Tulane University. Se fue sin conocer a nadie, pero se refugió en la universidad. Le ofrecieron ser curador del Museo de Arte de Nueva Orleans que estaba montando su exhibición permanente. Los dueños de la United Fruit Company eran de Nueva Orleans y su colección es más rica y diversa que la mayoría de los países latinoamericanos porque en ese tiempo no había regulaciones patrimoniales, explica Hernández.

Al volver a Panamá para sacar su visa, le notificaron que como había estudiado con una beca Fullbright tenía que hacer dos años de residencia en Panamá. Eso fue en 2012.

En el MARTA

De esa experiencia, aprendió a ser proactivo. “Nadie va a venir a tocar la puerta preguntando por un curador de arte”, dice. Un día se le presentó a María Eugenia Herrera, que era la directora del Inac. Le pidió trabajar con ella en el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz (Marta) y encontró los artefactos guardados en el ático. Las fluctuaciones de temperatura son peligrosas -explica- porque estas piezas se moldean con elementos de la tierra y, por ende, de sal. Si la sal se enfría, se cristaliza. Y si el aire está muy seco y las sales se cristalizan, explota. Una pieza y su policromía pueden pelarse y quedar en nada. Si el aire está húmedo, le sale moho.

Todos los países del continente tienen su arte precolombino en exhibición, excepto Panamá. Aquellos que vienen de otros países no vienen a ver más edificios y calles, dice Hernández. En este museo hay un inventario de 18 mil objetos, la mayoría precolombinos.

La meta del Dr. Orlando A. Hernández es crear un patronato para el Marta y tener un plan maestro de los objetos, ya que muchas son piezas únicas.

BIOGRAFÍA

Nació el 19 de diciembre de 1972.

Licenciado en Comunicación Social en la USMA.

En 2001 completa su maestría en Museología en NYU.

En 2010 finalizó su doctorado en Historia del Arte en City University of New York.

Actualmente es el director Nacional de Museos del Inac.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código