La isla de los misterios

Si nos atenemos a lo que dice el colombiano José Nelson Urrego, condenado el año pasado en Panamá por blanqueo de capitales, la isla Chapera era, en 2002, un desierto.

“Cuando llegué a la isla, en 2002, tenía más de cinco años de estar abandonada. Ese año la compré a un precio muy favorable”, contó a finales de 2011 a una emisora colombiana.

La isla, ubicada en el archipiélago de Las Perlas, en el Pacífico panameño, queda al sur de Contadora.

Pertenecía a la sociedad Resort Paraíso de Las Perlas, que había proyectado construir allí un hotel con 320 habitaciones. Urrego la habría adquirido por menos de 300 mil dólares.

Pero hasta la isla en cuyas aguas circundantes se asoman las ballenas, Urrego arrastró una truculenta historia.

En un cable de la agencia noticiosa EFE, fechado el 19 de septiembre de 1998, se reseña la captura en Colombia de José Nelson Urrego Cárdenas, “el más grande lavador de dólares y el último gran ´capo´” del narcotráfico del país, según “fuentes oficiales”.

El general Rosso José Serrano, director de la Policía Nacional de Colombia, cazador de capos y “el mejor policía del mundo” según la agencia antidrogas estadounidense DEA, era quien había coordinado la captura.

Urrego Cárdenas tenía, según estos reportes, su “base de operaciones” en la isla caribeña de San Andrés, donde era propietario del lujoso hotel “Sunrise Beach”. La fiscalía colombiana ya le había decomisado varias propiedades supuestamente ligadas a las actividades de narcotráfico.

Pero la historia venía de mucho más atrás, según la DEA. Urrego habría sido detenido en Los Ángeles con un alijo de cocaína en 1982, y se le vinculó a un intento de abrir un laboratorio de droga. Del primer cargo salió absuelto, pero fue expulsado de Estados Unidos.

Se le acusó de conspirar para importar cocaína en la Florida, de vínculos con homicidios relacionados al narcotráfico y de ser miembro del cartel de Cali.

Pero en 1997 fue sobreseído de todos los cargos por “falta de pruebas”.

En Colombia se le ligó a otra historia: el sonado proceso 8000 en el que se investigó la infiltración de dineros del cartel de Cali en la campaña presidencial de Ernesto Samper. Urrego admitió el año pasado a la W Radio que le vendió propiedades inmobiliarias a “la esposa de Gilberto Rodríguez Orejuela (líder del cartel) y a Elizabeth Montoya de Sarria”, esta última llamada también la “monita retrechera”, quien actuó como mediadora entre los jefes del cartel y miembros del partido Liberal. Una famosa fotografía, abrazada con Samper, complicó la situación del exmandatario. Elizabeth Montoya fue asesinada después, en extrañas circunstancias.

Urrego estuvo preso en Colombia entre 1998 y 2001. Durante su reclusión habría colaborado con la DEA, según el Miami Herald.

Un año después, se mudó a Panamá, compró la isla y legalizó su situación. Pero el 15 de septiembre de 2007, tras una inspección policial a la isla, Urrego fue detenido y trasladado a la ciudad de Panamá.

Según las investigaciones, Urrego utilizaba compañías de la Zona Libre de Colón “para el lavado de dinero” y tenía empresas tecnológicas que “movieron sumas millonarias”.

Urrego ha insistido que sus empresas eran legales y que no tienen vínculos con el narcotráfico.

Sin embargo, Urrego fue condenado en Panamá el 27 de agosto de 2011 por blanqueo de capitales.

Según informes de las autoridades policiales, desde marzo de 2004, la isla también era utilizada “para el intercambio de drogas por armas”. La existencia de “armas” y “túneles” en la isla, que señalaban los informes, no se comprobó.

Su proceso y su condena fueron calificados por Urrego como una “represalia” de políticos que querían comprar la isla, pero no querían pagar lo que él cobraba. Entre estos mencionó, en 2008, al excanciller Samuel Lewis Navarro, del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD). Lewis Navarro ha reiterado que esta versión es falsa.

ISLA BASE

La isla, propiedad de Urrego, fue aprehendida y luego cedida por la Fiscalía de Drogas al Ministerio de Seguridad para establecer la primera de 11 bases aeronavales en el país, en 2009, mientras el proceso legal seguía su curso.

La propiedad, una vez emitida la sentencia, debía pasar a manos del Ministerio de Economía y Finanzas para ser rematada.

Urrego ha señalado que continúa la pelea por sus derechos, por su libertad y su nombre.

Vigilar las costas desde el paraíso

El archipiélago de Las Perlas es un imán para el turismo de alto nivel. Veleros y yates surcan las aguas y las costas de las islas. Y en ellas hay lujosos resorts. Pero en isla Chapera hay una base del Servicio Aeronaval, desde 2009, dedicada a interceptar el trasiego marino de drogas, armas y toda clase de ilícitos que tienen lugar en las aguas territoriales del país en esa zona.

En la base circulan agentes provistos de armamento de guerra y lanchas ´zodiac´ que forman parte de una Fuerza de Tarea conjunta entre los servicios de seguridad del país. Cuando se inauguró la base aeronaval de Chapera, se alzaron varias voces críticas indicando que estas bases ocultaban una “remilitarización” y el retorno subrepticio de los estadounidenses para encargarse de la seguridad del país. “Aquí no hay ninguna presencia de los Estados Unidos”, respondió entonces el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino. A algunos grupos ambientalistas les preocupa la intensidad de la actividad de los entes de seguridad en el archipiélago, que es desde 2007 una Zona Especial de Manejo Marino-Costero.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código