FENÓMENO SOCIAL

Los jóvenes ´Ni-ni´, una realidad inquietante

Cifras oficiales indican que, en todo el país, 203 mil jóvenes entre 15 y 29 años ni estudian ni traba-jan. 168 mil son mujeres.

Cada sábado por la noche en el programa de televisión La Cáscara, el actor Sócrates Lasso interpreta al personaje de Nicanor Nicosia, mejor conocido como el Nini, un hombre de casi 30 años que ni estudia ni trabaja.

Con más de dos años de salir regularmente en pantalla, el Nini se ha convertido en la parodia de un grueso sector de la población panameña que aún no encuentra espacio dentro de la economía nacional.

Con su personaje, Lasso refleja un fenómeno social que ya ha sido cuantificado por la Contraloría General de la República y que inquieta a los expertos en ciencias sociales.

De acuerdo con los resultados de la última encuesta de mercado laboral realizada por esta entidad pública, en Panamá 203 mil jóvenes entre 15 y 29 años de edad ni estudian ni trabajan.

Pero a diferencia de Nicanor Nicosia, la mayoría de quienes están en este grupo es del sexo femenino. De hecho, en total suman 168 mil (83%), de las cuales 133 mil indican que están en esta condición por tener que cuidar a familiares.

Alienación y progreso

De acuerdo con el documento oficial, en los últimos cinco años solo el 14% (37 mil) de los 264 mil nuevos empleos creados en la economía fueron ocupados por personas menores de 30 años.

Esta cifra llama la atención del consultor en reinserción y autogestión sostenible René Quevedo.

“Desde 2007, cada año solamente se han generado en promedio 7 mil 300 empleos para menores de 30 años. El problema es que cada 12 meses se gradúan 22 mil jóvenes en las 27 universidades del país, y otros 2 mil 600 en centros de educación superior” , dice.

El panorama se complica aún más si se toma en cuenta que, según el Ministerio de Educación, solo el año pasado ingresaron a la Universidad Tecnológica de Panamá 4 mil 934 estudiantes, 11.6% más que el año anterior, que prontamente intentarán entrar al mercado laboral para subsistir.

Por esta razón, Quevedo señala que el país vive simultáneamente los niveles de crecimiento económico y alienación social más altos de su historia.

“Por cada dos varones menores de 30 años que encontraron empleo, uno delinquió. Una vez terminen los proyectos de infraestructura, como el Metro o la ampliación del Canal, se plantea un panorama inquietante”, explica el experto contrastando las cifras de generación de empleo con las del Ministerio de Seguridad.

Según esta última entidad, en el país están contabilizados 7 mil 500 pandilleros y 14 mil 782 personas están presas. Además, se le suma que según la Contraloría, el desempleo promedio en menores de 30 años es de 6.7%, duplicando la media nacional de 3%.

SEÑOR CAMARÓN

Para la socióloga Rubiela Sánchez, entre los empleadores del país persiste la idea de que el personal debe tener experiencia al momento de ser contratado.

“Esto influye directamente en la población juvenil, porque quizás acabas de graduarte y no tienes experiencia al momento de buscar empleo”, apunta.

El investigador del Centro de Estudios Latinoamericano de la Universidad de Panamá, Marco Gandásegui, considera que los jóvenes con menos educación son los que no encuentran empleo.

“Se dedican a ´camaronear”, en trabajos eventuales. Los que logran insertarse en el mercado de trabajo, después de los 30 años de edad, lo hacen gracias a la experiencia obtenida en estos empleos parciales”, agrega.

De acuerdo con Manuel Ferreira, director de Asuntos Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, este problema también se relaciona directamente con la educación. “Al no contar con una buena educación ponen en riesgo su inserción laboral o aspiración a mejor calidad de empleo remunerado. También corren el peligro de caer en un conformismo, delinquir o depender del Estado”, señala Ferreira.

A su juicio, en muchos casos los jóvenes no están aprovechando las iniciativas del gobierno para incorporarse al mercado laboral, tales como Mi Primera Oportunidad, desarrollada por la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa.

Ferreira manifiesta que los empresarios han encontrado casos en que la actitud de los jóvenes hacia el trabajo no es la más adecuada y su capacidad para desempeñar funciones no es óptima.

En este punto coincide Zuleika Plazaola, directora ejecutiva del Consejo del Sector Privado para la Asistencia Educacional (Cospae).

Para ella el problema de los jóvenes “Ni-ni” se concentra en tres causas: actitud, falta de experiencia y competencias técnicas.

“Estos aspectos en su conjunto son muy valorados por las empresas. Estas limitantes son originadas, muchas veces, por una falta de orientación adecuada. Sin embargo, pueden ser minimizadas mediante programas de intervención”, explica.

Por esta razón, Cospae, a través del Instituto de Competitividad Juvenil, trabaja con jóvenes para mejorar su autoestima, comunicación, proactividad, trabajo en equipo y liderazgo.

Otro componente para mejorar esta situación la propone el presidente de esta organización Víctor Fernández.

“Los padres somos los responsables del éxito o fracaso de nuestros hijos. No debemos relegar esa responsabilidad a nadie más. Si de verdad queremos dejarle algo a ellos, esto debe ser una educación de calidad para que puedan afrontar los retos que se presentarán en sus vidas, en un mundo tan cambiante que no espera”, explica Fernández.

Con este panorama, la realidad no es tan cómica como se ve en pantalla. Si no pregunten a buena parte de los 203 mil “Ni-ni” que viven en Panamá o a sus familiares; una auténtica cáscara que el país ha pisado en su camino al progreso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013