asamblea nacional

Una larga y polémica jornada

Diputados de oposición le complicaron la sesión al oficialismo. Hubo gritos y manotazos durante la discusión de los informes de minoría.

pulseo. Diputados de la bancada panameñista le advertían ayer al vicepresidente de la Asamblea, Marcos González (sentado), que no permitirían una fácil aprobación del proyecto de ley 402 que adecúa la Sala Quinta. LA PRENSA/Jorge Fernández pulseo. Diputados de la bancada panameñista le advertían ayer al vicepresidente de la Asamblea, Marcos González (sentado), que no permitirían una fácil aprobación del proyecto de ley 402 que adecúa la Sala Quinta. LA PRENSA/Jorge Fernández
pulseo. Diputados de la bancada panameñista le advertían ayer al vicepresidente de la Asamblea, Marcos González (sentado), que no permitirían una fácil aprobación del proyecto de ley 402 que adecúa la Sala Quinta. LA PRENSA/Jorge Fernández

Pese a todas la tácticas dilatorias que utilizó la oposición en la Asamblea Nacional, la bancada oficialista de Cambio Democrático (CD), con el respaldo de dos diputados disidentes panameñistas, impuso ayer su mayoría legislativa y rechazó los informes de minoría de sus colegas del Partido Panameñista y del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y Partido Popular (PP), ignorando así la petición de sectores de la sociedad civil para que se devolviera a primer debate el proyecto de ley 402 que “adecúa” la Sala Quinta.

La sesión permanente, prevista a reiniciarse a las 11:30 a.m. de ayer, y que había sido suspendida en la madrugada del viernes (3:30 a.m.) empezó a las 4:15 p.m., lo que motivó el primer cuestionamiento de la bancada panameñista a sus colegas de CD.

Fue allí cuando se produjo un intercambio de palabras entre el diputado panameñista José Luis Varela y el primer vicepresidente de la Asamblea, Marcos González, que presidía el debate, luego de que este último negara la solicitud de que se realizara la votación de manera nominal.

Allí Varela se le acercó a González y le puso el Reglamento Interno de la Asamblea Nacional cerca del rostro para que observara la validez de su petición, lo que propició choques verbales entre panameñistas y miembros de CD.

“Desde las 9 de la mañana hemos estado aquí en el pleno los diputados panameñistas, pero los diputados de CD han ido llegando a cuentagotas y después de seis horas es que abren la sesión. Por eso estoy pidiendo que la votación sea nominal, para que la gente vea quién está aquí en esta Asamblea y vean cómo votó. Este es mi derecho señor presidente”, le dijo Varela, recordándole a González que ya había un acuerdo previo con el presidente de la Asamblea, Héctor Aparicio, para reanudar directamente la sesión con una votación nominal.

Tras acceder González a esta petición y llamar a la votación nominal, la bancada oficialista rechazó el informe de minoría del panameñismo con 37 votos en contra, 14 a favor y 2 abstenciones. Luego fue votado el informe de minoría del PRD-PP, el cual también fue rechazado por la bancada de CD, pero con 37 votos en contra, 22 a favor 0 abstenciones.

No se leyó el proyecto

Al empezar formalmente el debate del proyecto se produjo una nueva polémica, luego que el diputado Noriel Salerno solicitara que la lectura del documento fuera obviada. Esto motivó nuevamente que Varela cuestionara a sus colegas, quien pedía la lectura del documento que solo consta de 39 artículos.

El diputado Jorge Alberto Rosas, del Molirena, se unió a la petición de su colega Varela y señaló que si la Comisión de Gobierno no le dio la oportunidad a sectores de la sociedad civil y al pueblo de opinar sobre el proyecto, lo mejor era que se permitiera la lectura de esta iniciativa legislativa.

A pesar de las quejas de los opositores, la propuesta fue rechazada por la bancada de CD y disidentes del panameñismo.

no sustentan la sala

Otro episodio de conflicto entre opositores y oficialistas se dio ante la insistente petición de los perredistas Juan Carlos Arosemana y Yassir Purcait y del diputado Rosas para que el jefe del Ministerio Público y el presidente de la Corte Suprema de Justicia estuvieran presentes en el pleno para sustentar la necesidad de la Sala Quinta.

A la petición de Arosemena, Purcait y Rosas, el diputado Hernán Delgado, de CD, sostuvo que los magistrados hablan por sus fallos, y que los fallos de la Corte no se discuten en ningún parlamento, por lo que, a su juicio, no era necesaria la presencia de estos funcionarios.

Marcos González, que presidía el debate, explicó que la invitación a estos funcionarios ya había sido remitida a sus despachos. Sin embargo, ninguna de las autoridades estaba presente al inicio del debate.

El diputado panameñista José Blandón de inmediato criticó las respuestas de Delgado y González, y señaló que no solo debían estar en el pleno estos funcionarios. “¿Dónde está la comisión de notables que nombró [el presidente Ricardo] Martinelli y que tiene una propuesta distinta a la que se está discutiendo aquí? ¿Dónde está la gente que formó parte del Pacto de Estado por la Justicia, que también tiene una propuesta diferente?”, preguntó Blandón.

Retrasan planes de CD

Pasadas las 12:00 de medianoche (del jueves 26 al viernes 27), ya el diputado José Luis Varela había advertido de que ellos también tenían sus planes y su estrategia, una de ellas era llevar el debate hasta tempranas horas de la mañana, y poner la atención de los medios sobre la insistencia de los diputados de CD de aprobar esta ley en horas de la madrugada a espaldas del pueblo.

“Señor presidente, estamos usando estas prácticas dilatorias que nos permite el reglamento y que nos permite la Constitución y la ley”, le dijo Varela al segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Rony Araúz, que en ese momento presidía el debate, justificando el accionar de su bancada de presentar varios proyectos de ley y solicitar constantemente cuestiones de orden para prolongar el debate.

Tanto las bancadas del panameñismo y algunos miembros de la bancada del PRD (Yassir Purcait, Juan Carlos Arosemena, Elías Castillo y Denis Arce) se unieron a esta estrategia para retrasar la discusión y aprobación del informe de minoría. El resto de la bancada perredista intervino muy poco en el plan de frustrar los planes de CD de aprobar esta ley.

En total, fueron 10 anteproyectos los que presentaron los panameñistas y perredistas, en los que cada diputado tenía 30 minutos para su sustentación.

“Vamos a seguir dilatando esta discusión hasta que el pueblo allá afuera reaccione”, advirtió el diputado Blandón a sus colegas oficialistas, instando, a la vez, a la población a que se manifestara y saliera a defender la institucionalidad democrática del país.

En tanto, el diputado Jorge Alberto Rosas exigió al presidente del debate, Rony Araúz, que la sesión que se estaba desarrollando en la madrugada fuera retransmitida este fin de semana y de día, en la señal de televisión de la Asamblea para que la población, que a esa hora estaba dormida, pudiera ver la sesión. Araúz dijo que la sesión se retransmitiría el fin de semana.

La sesión permanente transcurrió normalmente hasta las 12:30 a.m., cuando Blandón le dijo a Araúz que no había quórum. La mayor parte de los diputados de CD no estaba en sus curules. Araúz decretó un receso, lo que les permitió regresar al pleno a varios diputados de CD que estaban en el salón de la presidencia y otros en la cocina, ubicada detrás del pleno, disfrutando de algunas viandas.

La sesión se reinició, pero a la 1:30 a.m. Blandón volvió a pedir otro receso; nuevamente los diputados de CD y otro grupo del PRD se ausentaron del debate. Aunque intentaron empezar el debate a las 2:40 a.m., la bancada de CD no tuvo éxito porque no había quórum y sucumbió ante la estrategia de la denominada “bancada de la resistencia”, como denominaron los diputados panameñistas a su bancada.

Finalmente, a las 3:30 a.m., Arauz decidió suspender la sesión permanente para reiniciarla, como se dijo anteriormente, a las 11:00 a.m., señalando a sus colegas de oposición que se había tomado la decisión para que no se dijera después que se había dado un “madrugonazo”.

La mora está en la esfera penal, no en la Sala Quinta

¿Será cierto que la creación de la Sala Quinta ayudará a solucionar el problema de la mora judicial? Esa es la pregunta que plantea la Alianza Ciudadana pro Justicia ante las afirmaciones del oficialismo al respecto.

Armada con cifras, la Alianza elaboró un informe que desmiente a los defensores de la Sala Quinta.

Resulta que la mayor congestión del sistema judicial está en el área penal, especialmente en los juzgados de circuito penal. Según el Centro de Estadísticas del Órgano Judicial, en Panamá hay 44 jueces de circuito penal. En el año 2010, estos jueces atendieron 56 mil procesos, más de la mitad de los 107 mil 968 que se tramitaron en todo el sistema de justicia. La Sala Penal de la Corte atendió apenas mil 446 casos.

“Es decir, que es en los juzgados de circuito donde se están los mayores niveles de congestión del sistema de justicia”, advierte la Alianza.

En tanto, en materia de hábeas corpus, hábeas data, recursos de inconstitucionalidad y amparo de garantías –la mayoría son competencia de la Sala Quinta– ingresaron en el año 2010 un total de mil 290 casos, y se resolvieron 939.

Si ese desempeño se mantiene, significa entonces que cada uno de los tres magistrados de la Sala Quinta –que ganará $10 mil al mes– atenderá un promedio de 329 casos al año. En cambio, un juez de circuito penal, cuyo salario es de $3 mil mensuales, atenderá un promedio de mil 286 procesos penales al año.

“Es necesario discutir con cifras e información confiable los reales problemas de la justicia y establecer una agenda de prioridades para evitar la congestión y rezago del sistema de justicia”, recalcó la Alianza.

José González Pinilla

Buscan restar poder al Ejecutivo

El opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) ofreció todo su apoyo a la gestión que realice la Asamblea Ciudadana en pro de la instalación de una asamblea constituyente que “ponga un alto al exceso de poder y control del sistema presidencialista que está viviendo el país con la administración de Ricardo Martinelli”, dijo ayer el secretario del partido, Mitchell Doens.

El PRD invitó al catedrático universitario Miguel Antonio Bernal, miembro de la Asamblea, para que explicara su punto de vista al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) sobre la asamblea constituyente.

Bernal aclaró que su presencia en el PRD era a título personal como abogado constitucionalista y en atención a una invitación que le hizo el partido opositor para que explicara por qué razón sería mejor para el país una asamblea constituyente originaria, y no una paralela.

Dijo que es necesario para que no ocurran lamentables hechos “como la imposición de la Sala Quinta”.

Irene Hernández g.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código