Universidades reportan que hay pocos cuerpos humanos para estudiar

´Estar a medio metro de un cadáver es impactante´

La mayoría de los cuerpos con que experimentan los estudiantes de medicina en clases de anatomía son ancianos no reclamados.

Aunque tiene 38 años realizando el mismo trabajo y sus jefes solo tienen elogios para su labor, cada vez que Epifanio Flores llena un formulario bancario, siente que lo miran raro.

Es que no es fácil explicarle a un agente de servicio al cliente de un banco en qué consiste su labor como preparador de cadáveres en la Universidad de Panamá (UP).

Además de asistir a los estudiantes y profesores en los salones de anatomía de la Facultad de Medicina de la UP, Epifanio debe ir cada semana al Hospital Santo Tomás para ver si tienen algún cadáver no reclamado con el cual los alumnos puedan practicar inserciones.

CARECEN DE CADÁVERES

Su jefe, Óscar Castillo, titular de la cátedra de Anatomía de la UP, explica que por año deberían tener a disposición al menos unos 20 cuerpos humanos con los cuáles instruir a los futuros doctores.

Sin embargo, Castillo confiesa, que en este momento hay una “escasez de cadáveres”.

Problemas de tipo cultural son algunos de los impedimentos para que la donación de cuerpos para la investigación y docencia sea una práctica más extendida

Ante este panorama , este semestre en la UP tendrán que trabajar con nueve cuerpos.

Hasta el año pasado los estudiantes de esta facultad de medicina veían su primer cadáver en el cuarto semestre de la carrera.

Ahora con el nuevo plan de estudios de la facultad que comienza este año, los alumnos tendrán un cadáver en frente cuando asistan a su primera clase de anatomía humana en tercer semestre de la carrera.

“El 90% de los cadáveres que utilizamos son hombres mayores de 50 años que han muerto por neumonía, enfermedades cardiacas o shock sépticos”, añade el catedrático.

Cada uno de los cuerpos con los que experimentan los estudiantes de Medicina tienen nombre y apellido.

De hecho, cuando retiran un cadáver de la morgue del Hospital Santo Tomás, las universidades que imparten la carrera de Medicina en Panamá deben tener el número de cédula de identidad de la persona fallecida y su certificado de defunción, documento en donde se indica las causas de muerte.

“No utilizamos cadáveres en los que haya intervenido el Ministerio Público. Hablamos de casos relacionados a violencia, accidentes o delincuencia”, apunta Carlos Staff, coordinador general de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Latina.

Como otras escuelas de Medicina, en esta casa de estudios tampoco trabajan con quienes hayan muerto de enfermedades infectocontagiosas, dice Staff.

Marco legal

En todo el país existen seis universidades que imparten la carrera de Medicina.

Además de la Universidad de Panamá están la Universidad Latina, la Columbus University, la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit), la Universidad Autónoma de Chiriquí y la Universidad Americana.

Todas ellas deben regirse bajo la Ley No. 9 del 26 de enero de 1951 promulgada por el expresidente Arnulfo Arias Madrid en el caso de que quieran experimentar con cuerpos humanos.

La ley establece que son propiedad de la Universidad de Panamá “todos los cadáveres de personas que mueran en hospitales, cárceles, reformatorios, asilos y manicomios que no sean reclamados 96 horas después de haber ocurrido la defunción”. (Ver documento).

Este marco legal prevé incluso sanciones de $50 hasta $1,000 para funcionarios o empleados de instituciones públicas y privadas que se nieguen a entregar a la casa de estudios los cadáveres no reclamados.

AVANCE DE LA CIENCIA

Pero no todas las facultades de Medicina del país utilizan cadáveres para sus clases de anatomía.

Una de ellas es la Ulacit. “Con el avance de la ciencia ya no se necesitan cadáveres, toda vez que existen simuladores computarizados que permiten a los estudiantes experimentar con muñecos que asemejan a un ser humano”, explica Fernando Gracia, rector de la Facultad de Medicina de esta universidad y exministro de Salud.

En la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Latina también tienen simuladores de este tipo, pero los estudiantes siguen experimentando con cuerpos humanos.

“Utilizamos unos seis al año. Todos son adultos, porque los niños son reclamados ”, explica Staff.

Una vez que los cuerpos llegan a la casa de estudios, estos son depositados en la morgue refrigerada que tiene esta facultad.

Además, para evitar la putrefacción de los cuerpos, los mismos son preservados con formalina

“Cada cuerpo es utilizado aproximadamente por seis meses. Los estudiantes ven en anatomía tres áreas: cabeza-cuello, piernas-brazos y tórax-abdomen”, añade Staff.

RELACIÓN DE RESPETO

Mientras Staff explica el uso de los cadáveres, el cuerpo de una anciana de cabello entrecano reposa en una camilla tapada con un cobertor dentro de la morgue de la Universidad Latina.

Ella es una de las personas con las que la estudiante de 18 años María Alejandra Bermúdez deberá aprender las partes del cuerpo.

Tener por primera vez un cadáver a menos de medio metro de distancia es una experiencia “asombrosa, impactante y fuerte”, señala la joven estudiante.

Sin embargo, a medida que el semestre va avanzando la experiencia se le ha vuelto “algo normal”.

“La relación entre los profesores y estudiantes con los cuerpos es de respeto total”, afirma el profesor de la UP Óscar Castillo.

De hecho, cada semestre antes de comenzar las clases de anatomía, el capellán de esta casa de estudios oficia una misa por el alma de los difuntos.

Culminado el semestre y por ende las clases, las universidades deben acudir al Registro Civil del Tribunal Electoral para registrar la defunción y solicitar un permiso para la sepultura del cuerpo.

Luego de estos pasos, las autoridades universitarias han de dirigirse a la oficina de Servicios Funerarios de la Alcaldía de Panamá, entidad que les indicará la fecha y el lugar donde deberán sepultar los cadáveres. Los cuerpos finalmente son inhumados en fosas comunes con su respectiva identificación.

“En los últimos meses, la mayoría de los cadáveres se han enterrado en el cementerio de Utivé en Pacora”, agrega Castillo.

¿CÓMO DONAR UN CUERPO A LA CIENCIA?

En la actualidad la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá (UP) permite que usted done su cuerpo a la ciencia. Es decir, que los estudiantes de medicina aprenderán anatomía utilizándolo.

Para ello es necesario que usted llene un formulario con sus datos personales, como nombre, cédula y dirección.

Este formulario debe ser luego notariado y llevado al Departamento de Anatomía y Embriología Humana de la Facultad de Medicina de la UP.

A lo largo de los últimos años no han sido muchas las personas que han donado su cuerpo a la ciencia en Panamá.

“En los últimos cinco años podríamos estar hablando de aproximadamente 10 casos. La mayoría de ellos han sido extranjeros que viven en la provincia de Chiriquí”, explica Óscar Castillo, profesor de anatomía.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458