análisis político

Tras un mes del fin de la alianza

En el Legislativo, cuatro diputados panameñistas han abandonado la bancada para irse a las filas de Cambio democrático (CD).

Luego de un mes del rompimiento de la alianza entre Cambio Democrático (CD) y el Partido Panameñista, los efectos de esa decisión han tenido sus repercusiones, principalmente en el Órgano Legislativo, con una baja producción de leyes y un marcado ausentismo.

Además, el cruce de acusaciones mutuas de corrupción entre CD y Panameñista no han cesado.

El foco principal de estas acusaciones ha sido la titulación de tierras y la crisis en la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) (ver cuadro).

Expertos en el tema político hacen un análisis de la forma como podría gobernar de ahora en adelante el mandatario, Ricardo Martinelli, tras la salida de los panameñistas, y qué repercusiones tendrá para estos haber salido del gobierno.

Analistas políticos ven en la salida de los panameñistas del gobierno una oportunidad para que el Presidente y ahora adversario político de los panameñistas, Ricardo Martinelli –ahora solo rodeado de copartidarios–, gobierne el país con menos voces internas de oposición a sus decisiones, y con más de su tan criticado control y abuso del poder.

Para Renato Pereira, abogado y doctor en ciencias políticas, la salida del gobierno del Partido Panameñista le deja todo el poder al partido del Presidente, CD. “Ese poder en solitario le permitirá, sin duda, ampliar su base material de apoyo: el presupuesto”, asegura.

Ese cambio en la correlación de fuerzas en el gobierno, sostiene el analista político Mario Rognoni, “le da a CD la oportunidad de nombrar una gran cantidad de simpatizantes para reemplazar a los antiguos aliados hoy desplazados”. De igual modo, indica, el nuevo Gabinete será aun más sumiso al Presidente, ahora CD y con una excepción independiente.

“La capacidad de Martinelli de lograr el control político total del país ha sido dramática. La concentración de poder en un solo partido solo recuerda el período militar. Solo la conducta del gobierno podrá demostrar su compromiso con la democracia o si simplemente su habilidad, al final, acabó con ella”, sostiene el analista.

El diputado panameñista José Blandón admite que ahora Martinelli tiene más espacio en el Ejecutivo, porque “tiene más posiciones que ofrecer y puede imponer sus leyes en la Asamblea sin necesidad de llegar a acuerdos con algún partido aliado”. Sostiene que ahora también tiene más oposición. “Se ganó una oposición mejor estructurada en la Asamblea, porque la bancada panameñista tiene más experiencia y es más beligerante que la del Partido Revolucionario Democrático”.

El presidente del Partido Popular, Milton Henríquez, coincide con Blandón en que la oposición se está fortaleciendo. Cuando la alianza todavía estaba vigente, dice, no había oposición interna. “Tal vez los panameñistas le daban a Martinelli consejos y opiniones que podían demorar una decisión, pero al final él hacía lo que quería, y los que se oponían en privado salían a defender –no a criticar– las cosas, porque estaban dentro del gobierno. Ahora sí lo pueden hacer”.

En el Legislativo

La baja producción de leyes –14 en lo que va de este período– y la inasistencia de los diputados a las sesiones han sido consecuencia de la ruptura de la alianza en el Legislativo.

El presidente de la Asamblea, Héctor Aparicio, denunció la baja asistencia de diputados y llamó a sus colegas para que colaboren con el trabajo legislativo.

También el ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, se reunió con la bancada de CD y, según fuentes del oficialismo, pidió a los diputados más apoyo en producción del Órgano Legislativo.

Inasistencia

Para el analista político Mario Rognoni, al Ejecutivo no le ha convenido la crisis en la Asamblea, pero a su juicio sí ha favorecido al país.

“Por primera vez vamos a ver una Asamblea que va a estudiar los proyectos y los va a aprobar según sus méritos, no por aplanadora. Estoy seguro de que perredistas y panameñistas van a aprobar los proyectos correctos y van a mejorar los que se propongan”, precisó.

En este sentido, el analista de mercado Jaime Porcell dijo no ver tanto beneficio en la ruptura de la alianza, ya que el papel de la oposición seguirá siendo oponerse a los proyectos, y el del oficialismo será acelerar el debate.

“Puede que haya mayor independencia. Pero simplemente sigue el juego de calle arriba y calle abajo, y no hay precisamente un debate a conciencia de las propuestas que se discuten en la Asamblea; la conveniencia política seguirá por encima del interés nacional”, dijo.

Culpa a panameñista

El vicepresidente de la Asamblea, Marcos González, culpó a un grupo de diputados del panameñismo de estar “torpedeando” la labor de la Asamblea. “Ellos, cada vez que se discute un proyecto de ley, presentan cualquier cantidad de resoluciones y proyectos con el fin de que el debate no avance”, aseguró.

De acuerdo con el diputado José Luis Varela, los responsables de que la Asamblea esté parada son los propios miembros de CD. “Ellos quieren aprobar de todas maneras la segunda vuelta en la Asamblea. El Presidente está poniendo los intereses personales primero”, dijo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código