$3,064 millones de ajuste

Una modificación aprobada durante el Gobierno de Martinelli permite elevar el gasto público si los aportes del Canal al Estado son inferiores al 3.5% del PIB. Una modificación aprobada durante el Gobierno de Martinelli permite elevar el gasto público si los aportes del Canal al Estado son inferiores al 3.5% del PIB.
Una modificación aprobada durante el Gobierno de Martinelli permite elevar el gasto público si los aportes del Canal al Estado son inferiores al 3.5% del PIB. Archivo

El Gobierno incurrirá entre 2016 y 2020 en endeudamientos adicionales a lo estipulado por la Ley de Responsabilidad Social Fiscal.

Una reforma legal introducida en la pasada administración, y que esta sigue aplicando, permite al Ejecutivo elevar los niveles de déficit fiscal si los aportes del Canal al Estado no superan el 3.5% del producto interno bruto.

Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas, entre 2016 y 2020, el ajuste del déficit fiscal será de $3,064 millones.

MEF seguirá ajustando déficits

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) seguirá recurriendo a un cuestionado ajuste de las cuentas públicas para cuadrar los déficits fiscales dentro de los niveles permitidos por la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF).

Esta norma se aplica desde 2009 con el objetivo de poner límites a los gastos del Estado y establece los máximos permitidos de déficit cada año. No obstante, desde su aprobación las distintas administraciones han recurrido a dispensas contempladas en la propia ley y a modificaciones en el texto legal para ajustar los techos de déficit a sus necesidades de gasto.

La flexibilización de los parámetros de la norma no ha pasado desapercibida para agencias de calificación de riesgo ni para entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que han advertido en distintos reportes sobre la pérdida de credibilidad y de efectividad de la ley.

“Las repetidas revisiones revelan una debilidad en el marco institucional, especialmente en los mecanismos de rendición de cuentas”, apuntó el FMI en su más reciente reporte sobre la economía y las finanzas de Panamá.

Esta administración ha utilizado otro mecanismo para seguir gastando por encima de los límites establecidos en la ley.

En una modificación aprobada durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014) en la ley que creó el Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) se introdujo la figura del balance fiscal ajustado. Esto permite elevar el gasto público legalmente si los aportes del Canal de Panamá al Estado son inferiores al 3.5% del producto interno bruto (PIB) del año.

Como los aportes del Canal no han llegado y no llegarán a ese nivel, según las estimaciones oficiales, el Gobierno tendrá más espacio para el gasto.

En 2015, el primer año que se podía recurrir a este mecanismo, el sector público no financiero incurrió en un déficit de caja de $1,459.8 millones (2.8% del PIB). Este fue el faltante en los ingresos para cubrir los gastos del ejercicio. No obstante, el Gobierno ajustó el balance y redujo el déficit en $426.3 millones para cuadrarlo en $1,033.5 millones, justo el 2% del PIB permitido por la LRSF para el año pasado.

Esta práctica se va a repetir en los próximos ejercicios. Así consta en el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2016-2020, presentado recientemente por el MEF.

En el documento se hace una proyección del crecimiento económico y los principales indicadores de las finanzas públicas para los próximos cinco años. Se puede apreciar cómo se aplicará recurrentemente el ajuste para reducir el déficit.

En 2016 el déficit fiscal de caja se proyecta en $1,503 millones, pero como los aportes del Canal al Estado no llegarán al 3.5% del PIB, el déficit se podrá ajustar en $695 millones para llevarlo a $808 millones, el 1.5% permitido por la Ley.

Esta ecuación se repetirá los años siguientes. En total, entre 2016 y 2020, periodo recogido en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, habrá un endeudamiento de $3,064 millones por encima de los límites originales de la Ley.

El economista Felipe Chapman llamó la atención sobre las consecuencias de elevar el gasto público en exceso. “Espero que finalmente hayamos aprendido la lección del pasado reciente de un incremento exagerado e improductivo de la deuda pública, para que ojalá no se repita nunca más. Por tanto, el ajuste que permite la LRSF es un autoengaño y debe ser reformado. A su vez, debemos procurar aumentar el FAP a lo largo del tiempo, precisamente por las peculiaridades de nuestra economía”.

El también socio de la firma Indesa recordó que como Panamá no emite moneda propia, no tiene banco central ni política monetaria debe ser más prudente que otros países.

“A mi juicio, eso debe manifestarse en bajos o nulos déficits fiscales, en superávit primario y en una tendencia a la baja de la relación de endeudamiento total del sector público. Esto se puede lograr priorizando el gasto público, tanto corriente como de capital”, puntualizó.

En referencia al ajuste introducido por el MEF sobre el balance fiscal, el economista y abogado Fernando Gómez Arbeláez apuntó que “esta falsa ecuación lleva al total absurdo de que la consecuencia a la falta de aportes de la ACP al FAP supuestamente autoriza un mayor déficit fiscal: el ‘premio’ por no ahorrar es el permiso para que el sector público se endeude mucho más, por encima de los topes de déficit establecidos por la LRSF, los cuales en la práctica quedan anulados”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código