Realidad SOCIAL DEL DISTRITO CAPITAL

La miseria está a minutos del progreso

Muy cerca del vertedero de Cerro Patacón hay cuatro comunidades: Guna Nega, Valle de San Francisco, La Paz y Kunkirinega. Están a 20 minutos del centro de la ciudad, pero las personas todavía lavan en quebradas y las casas no tienen letrinas.

A solo ocho kilómetros de la acristalada ciudad de Panamá hay cuatro comunidades que viven ajenas al progreso: los niños van a la escuela descalzos, las mujeres lavan en riachuelos, las casas no tienen letrinas y los niños sufren problemas en la piel.

Guna Nega, Valle de San Francisco, La Paz y Kunkirinega son poblados vecinos del vertedero de Cerro Patacón. Su realidad contrasta groseramente con los rascacielos que se erigen a menos de 20 minutos de allí, en el área bancaria y la avenida Balboa.

Panamá es un país que creció 7.5% en 2010 y promete seguir haciéndolo, pero Julia Madrid se queja de que el agua le llega apenas una vez a la semana. “Tenemos que hacer milagros con ella [cuando llega]. Cuando no hay, tenemos que ir a la quebrada, pero con tanta basura nuestros niños sufren enfermedades en la piel”, cuenta esta mujer que tiene 11 años de vivir en el Valle de San Francisco.

A esta comunidad el agua potable llega a través de carros cisternas todos los jueves, entre las 9:00 a.m. y las 3:00 p.m. Pero el depósito lleno del camión no es suficiente para todos. Son cerca de 3 mil personas y apenas la mitad logra llenar sus tanques con agua potable, mientras unas 100 viviendas no tienen ni letrina.

Las casas del lugar están hechas en su mayoría de cartón, hojas de cinc y madera vieja, materiales que se encuentran precisamente en el vertedero citadino.

Este es el caso de Raúl Chérigo, quien hace un mes llegó a la comunidad con su esposa. “La vida aquí es difícil, pero estamos cerca de la ciudad. Yo no tengo trabajo fijo pero de vez en cuando obtenemos ingresos de metales que encontramos en el vertedero”, dice el hombre mientras carga un cubo de agua hacia su pequeña vivienda.

Mariluz Guerra, vecina de Madrid y de Chérigo, es dirigente comunitaria en el lugar. Ella ha visto el abandono en el que las autoridades mantienen al Valle de San Francisco, a pesar de tener más de 10 años de haber sido fundado.

“No tiene idea de lo que hemos luchado para tener luz. Es muy triste ver cómo en pleno siglo XXI, en el que se habla de grado de inversión y crecimiento económico, hay personas que no tienen agua y mucho menos letrina. ¿Qué hacen las autoridades con tanto dinero, mientras hay muchas necesidades a pocos kilómetros de sus narices?”, se pregunta Guerra, oriunda de la provincia de Chiriquí.

Los moradores del Valle están molestos porque en 2009 se inició la construcción de un tanque de reserva para suministrar agua a toda la comunidad, pero la obra fue dejada a medias.

Al lado del Valle está Guna Nega. La comunidad fue fundada en 1980 y, aunque su realidad es bastante parecida a la de sus vecinos del Valle de San Francisco, tiene su particularidad.

Como explica Abelino Escobar, presidente de la Asociación de Guna Nega, no cualquiera puede vivir allí porque la comunidad cuenta con una especie de gobierno local, que ha establecido, por ejemplo, que solo pueden vivir en el sitio paisanos gunas o alguien casado o casada con uno.

Este mismo “gobierno” ha tenido que presionar para que los pobladores y sus hijos no vayan al vertedero de Cerro Patacón. “Queremos eliminar eso por el bien de la comunidad. No vemos seguridad y la escuela se ha quedado chica”, añade Escobar.

La escuela primaria de Guna Nega es el único centro de enseñanza de los alrededores y tiene capacidad para atender a 700 estudiantes. Allí van niños de las cuatro comunidades, y los índices de desnutrición son altos.

Andrés González, uno de los maestros de la escuela, indica que al colegio llegan muchos niños con hambre. “Les damos todos los días la galleta nutricional con la crema. Aquí llegan niños sin zapatos y otros que no tienen uniforme”, manifiesta el docente, a quien le toca ver cómo a veces los pequeños se desmayan en los salones de clases.

Otros problemas que afrontan los niños de esta escuela es que muchos acompañan a sus padres a recolectar desechos en el vertedero. Aunque el centro de enseñanza tiene un programa con Casa Esperanza para impedir que los niños dejen sus salones por ir a Cerro Patacón.

El programa atiende a 50 niños, que reciben tres horas más de clases con el objetivo de “retenerlos” más tiempo en la escuela y afianzarles sus conocimientos.

Felícita Giménez es una de las maestras que forma parte de este programa como voluntaria. Residente de Guna Nega, señala que no puede ser indiferente a la realidad que viven muchos niños. “No queremos que vayan al vertedero... Como sociedad debemos unirnos e impedir que el futuro de nuestro país se pierda”.

Giménez piensa que los niños de Guna Nega, el Valle, La Paz y Kunkirinega deben ser motivados, ya que están en una zona complicada. “La vez pasada solo fueron a un paseo aquí cerca y llegaron como si hubieran ido a Disney”, comenta.

La Paz y Kunkirinega son las comunidades más recientemente establecidas. La Paz fue creada en 2007, luego del incendio que se registró en Curundú la madrugada del miércoles 21 de marzo de ese año, y que cobró la vida de tres niños y consumió 137 casas.

El Gobierno de aquel entonces construyó varias casas, pero no pensó en lo que vendría después. Sin una vía de acceso clara y con el agua escasa, hasta ahora es que el Gobierno está construyendo un puente de acceso al lugar.

En Kunkirinega -otra comunidad con nombre guna- la situación es peor, ya que solo tienen luz eléctrica. Las casas de cartón, la calles de barro y los niños descalzos son el común denominador.

Para todas estas comunidades -en las que viven unos 10 mil habitantes- hay solamente un subcentro de salud. Su director, Leonardo Labrador, indica que antes era solo un puesto, pero con el aumento de la población han tenido que crecer en atención. “Aquí la mayoría de los casos que atendemos son enfermedades de la piel, resfríos y diarreas”, informa.

Para Labrador, estos males están muy relacionados con la cercanía al vertedero y por el uso de quebradas y ríos que están contaminados para realizar las necesidades básicas. “Lo ideal sería que la entrada de estas comunidades estuvieran aisladas de Patacón”, enfatizó, porque resulta que para llegar a ellas hay que pasar muy cerca del basurero.

El Ministerio de Salud informó que muy pronto entregará letrinas en estas comunidades.

Mientras esto sucede, las torres millonarias continúan levantándose a pocos minutos de allí.

CANTIDAD DE PoBLADORES

3 mil

es la cantidad de habitantes del Valle de San Francisco.

4 mil

personas viven en Guna Nega.

1,400

la cifra de moradores de la comunidad de Kunkirinega.

1,600

es el número de personas trasladadas desde Curundú y que en la actualidad conforman la comunidad de La Paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código