nuevas caras visibles de financial pacific

Los misterios de Mendo Sampaio

Financial Pacific tiene nuevo dueño. Ahora está en manos de un grupo brasileño que goza de la bendición del regulador. La pelota está de su lado.

Nadie ocultó su asombro. West Valdés e Iván Clare, todavía directivos de Financial Pacific (FP), sorprendían nuevamente al jetset financiero panameño.

En medio de un torbellino de acusaciones en la casa de valores, un desfalco de $12 millones y la suspensión de la licencia por serias irregularidades administrativas, Valdés y Clare habían conseguido un comprador para FP.

Corría el mes de diciembre de 2012 y por primera vez en Panamá, al menos en el mundo de los negocios financieros, se escuchaba del grupo Mendo Sampaio.

¿Quiénes son y qué interés tendrían en comprar una casa de valores que en ese momento ni siquiera tenía licencia para operar?

En ese entonces, Clare explicó en una visita a este diario que se trataba de un grupo industrial brasileño con mucho interés de entrar a Panamá a través de una casa de valores para luego, si tenía suerte, abrir un banco.

Y tuvo suerte. El febrero de este año, Valdés y Clare cedieron oficialmente el control de la empresa.

Con eso era obvio que se concretaba la venta a Mendo Sampaio, que llegaba a Panamá para comprar una empresa denunciada por la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) de lavado de dinero, estafa y falsedad de documentos.

Los nuevos directivos son: Josué Absalón Chávez, Joao Bosco Santana, Rogero Marcio Pereira y Octavio Souto Vidigal.

Detrás de esta junta está Ricardo Sampaio. El empresario supuestamente vino a Panamá de la mano del comerciante Joao Bosco Santana, que ya tenía credenciales locales con negocios vinculados a la importación de alimentos y bebidas.

Aunque directamente Mendo Sampaio no tenía operaciones conocidas en Panamá, este grupo sí contaba con socios que entienden perfectamente el mundo de los negocios en el país.

Hace seis años la empresa gestó una relación con la constructora brasileña Norberto Odebrecht, el mayor contratista del Estado panameño, al haber alcanzado contratos por más de $4 mil millones desde 2006.

En 2007, ETH Bioenergia, S.A. (actualmente denominada Odebrecht Agroindustrial, S.A.) firmó un contrato de inversión con la empresa Sampaio Participações S.A., controlada por la Mendo Sampaio, S.A.

El pactó incluyó un aumento de capital en la empresa Río Claro Agroindustrial, S.A. (Planta de producción de etanol Río Claro), en esa época controlada por Sampaio Participações S.A.

Con ese incremento de capital, ETH adquirió el control accionario de Río Claro Agroindustrial, S.A. con el 80% de la participación y asumió integralmente la gestión de la empresa.

Sampaio Participações S.A. conservó el 20% de las acciones en aquella época y hoy día apenas llega al 16%, tal como confirmó Odebrecht desde Brasil.

Odebrecht aseguró que “no hay ninguna otra relación contractual, societaria ni de ninguna otra naturaleza entre las empresas Odebrecht Agroindustrial, S.A. (ETH) y la empresa Mendo Sampaio, S.A. o Sampaio Participações S.A.”.

Su aclaración surge a raíz de una serie de preguntas enviadas, vía correo electrónico , enfocadas a conocer si Odebrecht tenía alguna participación en la compra de FP, dado el historial entre ambos grupos económicos.

La adquisición de la casa de valores por parte de Mendo Sampaio volvió al escrutinio público la semana pasada, cuando la SMV le levantó la suspensión de la licencia a FP y con ello avaló la reanudación de sus operaciones.

De acuerdo con los reguladores, en FP se han subsanado las irregularidades encontradas bajo la antigua administración que dieron lugar a un desfalco millonaria y un desgreño administrativo.

Trascendió que fueron cuadrados los saldos consignados a favor de clientes, las inversiones hechas y sus cuentas bancarias, y se despidió a gran parte del personal que trabaja en la casa de valores.

Pero, a pesar del nuevo escenario en el que se mueve FP, la lógica del negocio de la mano de Mendo Sampaio no es clara para varios actores del mercado.

Se dice que después de que los antiguos accionistas capitalizaron la empresa con $12 millones para tapar el faltante del desfalco, vendieron la operación a precio de “baratillo”.

Aunque el trato le convino a Mendo Sampaio, el precio no es lo único que se toma en cuenta cuando se compra un negocio de este tipo.

El grupo comprador no tiene ni experiencia ni destrezas en el negocio. Además, muchos clientes no querrán quedarse después de las irregularidades que se encontraron. Y otros se van detrás de los brokers, que ya no están allí, dijo una fuente que prefiere reserva de su nombre.

Se desconoce cuál es la visión del negocio para la gente de Mendo Sampaio.

Desde el pasado jueves se gestionó una solicitud de información a los directivos de la empresa para conocer las expectativas del negocio y su interés en Panamá, pero al cierre de esta edición no se había contestado el requerimiento.

En este caso surgen suspicacias y sobran cuestionamientos por la extensa lista de sucesos que dieron lugar a lo que sería el escándalo financiero de los últimos años en el país, marcado por las revelaciones que vinculaban al presidente, Ricardo Martinelli, con una supuesta cuenta secreta que se abrió para “manipular el mercado de valores” (ver: Intromisión del Ejecutivo).

Carlos Barsallo, exdirector de la antigua Comisión Nacional de Valores, estima que ha prevalecido una visión en extremo pragmática de arreglos económicos sobre el concepto de justicia, la búsqueda de responsabilidades, la imposición de sanciones y la prevención de que pueda volver a ocurrir.

“En conjunto, la experiencia no brinda una imagen positiva y demuestra que hay que seguir trabajando arduamente para que existan las condiciones institucionales para el potencial desarrollo de un mercado sólido y sostenible”, dijo.

Según la SMV, el hecho de que se haya aceptado el cambio accionario de FP y que los antiguos directores taparan el hueco de los $12 millones no implica que las investigaciones que empezaron desde marzo de 2012 hayan terminado.

Ejecutivos y empresarios con intereses en el negocio bursátil opinan que levantar la suspensión de la licencia era lo único que faltaba para que FP volviera al ruedo, como si nada hubiese pasado.

Pero Felipe Chapman, máxima autoridad de la directiva de la Bolsa de Valores de Panamá, aclaró que FP no puede operar en este recinto hasta tanto haya respuestas a muchas preguntas, que incluyen conocer la identidad de los nuevos dueños, y confirmar que cuente con suficiente capital y pericia para operar.

“FP no podrá operar un puesto de bolsa hasta tanto la junta directiva de la BVP así lo apruebe”, manifestó Chapman, presidente de la Bolsa de Valores.

Intromisión del Ejecutivo

El fallido intento de la SMV de perfeccionar la reorganización de Financial Pacific (FP) dio paso a una serie de tropiezos. El 16 de octubre de 2012 nombraron a Maruquel Pabón de Ramírez para que reestructurara la empresa, y el 8 de noviembre, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alejandro Moncada, dejó sin efecto el proceso al admitir un amparo de garantías interpuesto por los exdirectivos de la empresa.

La decisión de Moncada permitía a West Valdés e Iván Clare, en ese momento directivos de FP, volver a la empresa. Con esta medida se pudo dar tiempo para tapar algo más grande que un faltante de $12 millones, de acuerdo con fuentes vinculadas a la industria.

Mayte Pellegrini, empleada de confianza de FP y acusada por Valdés y Clare del desfalco de $12 millones, se entregó a la Fiscalía Decimotercera de Circuito el 20 de noviembre. En su indagatoria reveló, entre muchas otras cosas, que las supuestas irregularidades en el manejo de la empresa incluían la existencia de una cuenta secreta llamada High Spirit, que fue abierta para manipular acciones.

Aseguró que Clare y Valdés habían dicho públicamente que una cuenta secreta llamada High Spirit se abrió para “manipular el mercado de valores con las acciones de Petaquilla”. Y que “era del presidente, Ricardo Martinelli”. Apenas terminó la primera indagatoria de Pellegrini, el Presidente de la República tuvo conocimiento de su testimonio. El entonces procurador, José Ayú Prado, recibió una carta del gobernante en la que reveló que tenía una cuenta desde hacía más de 10 años.

Martinelli le pidió a Ayú Prado que esa información no fuera usada con fines políticos y que no incidiera en la investigación que adelantaba el Ministerio Público.

Posteriormente, anexó al expediente una certificación de los directivos de FP en la que aseguran que ni él ni nadie de su familia” tenían relación con High Spirit.

Hasta la fecha, Moncada, magistrado presidente de la Corte, no ha fallado el amparo; mientras que la denuncia por estafa, falsedad de documentos y blanqueo de capitales, puesta por la SMV en contra de Valdés y Clare, fue archivada por el Juzgado Decimosexto Penal al considerarse que fue presentada de manera extemporánea.

Yolanda Sandoval

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código