JUICIO EN CASO DIETILENGLICOL

‘Me estoy muriendo día a día’

En el proceso por el jarabe con dietilenglicol, la Fiscalía Cuarta Superior, a cargo de César Pereira, acusa a 11 personas por la presunta comisión del delito contra la salud pública.

Temas:

Familiares de las víctimas se presentaron en las afueras del Segundo Tribunal de Justicia con las fotografías de los que han muerto envenenados. Familiares de las víctimas se presentaron en las afueras del Segundo Tribunal de Justicia con las fotografías de los que han muerto envenenados.

Familiares de las víctimas se presentaron en las afueras del Segundo Tribunal de Justicia con las fotografías de los que han muerto envenenados. Foto por: Eric Batista

A pesar de las secuelas en su salud por el veneno, varios afectados acudieron para exigir justicia. A pesar de las secuelas en su salud por el veneno, varios afectados acudieron para exigir justicia.

A pesar de las secuelas en su salud por el veneno, varios afectados acudieron para exigir justicia. Foto por: Eric Batista

Hay 146 víctimas representadas por 84 abogados querellantes y 11 de la defensa. Hay 146 víctimas representadas por 84 abogados querellantes y 11 de la defensa.

Hay 146 víctimas representadas por 84 abogados querellantes y 11 de la defensa. Foto por: Eric Batista

El recuerdo de la tragedia del dietilenglicol revivió ayer, 10 años después de que centenares de personas se envenenaran con el jarabe contaminado proporcionado por la Caja de Seguro Social (CSS) a sus pacientes.

En el rostro de las personas que acudieron ayer al inicio de la audiencia -familiares de las víctimas y afectados- por el envenenamiento masivo con esta sustancia, en el Segundo Tribunal Superior Penal, se reflejaba satisfacción por la oportunidad de reclamar justicia; tristeza por los recuerdos de los que fallecieron envenenados y la amarga vivencia diaria de quienes aún viven con las secuelas que les dejó el jarabe “maldito”.

A pesar de su maltrecho estado de salud por haber ingerido el jarabe, JoséÁngel González viajó desde la comunidad de Buena Vista, en la provincia de Colón, hasta la sede del tribunal en Ancón.

“A raíz de las consecuencias de ingerir el jarabe envenenado yo perdí el trabajo y la estabilidad de mi salud... Hoy en día sigo sufriendo las secuelas; me cuesta hasta expresarme, porque el sistema psicomotor cada día empeora y a veces temo acostarme y no levantarme al día siguiente”, expresó González.

Manifestó que no es justo lo que está viviendo y para él la justicia que se pretende hacer ahora, una década después de que se hiciera público el envenenamiento con el jarabe de la CSS, es tardía.

“El Estado tiene que hacer una verdadera justicia, ya que hay personas que han fallecido y la vida de otras ha desmejorado... esto no es algo que nosotros pedimos y el responsable de todo esto es el Estado, por lo tanto deben de ser conscientes de los daños que estamos teniendo”, aseguró.

Solicitó a los magistrados que dirigen el juicio que no le den más largas a este proceso y que hagan su trabajo con apego a la ley.

El jarabe envenenado no solo afectó la salud de González, sino también su trabajo. En el año 2006, cuando se le detectó la intoxicación por ingerir el dietilenglicol, permaneció ocho meses incapacitado.

Al culminar su incapacidad se dirigió al lugar donde laboraba, una agencia de seguridad, para explicar su situación, pero no aceptaron recontratarlo por sus condiciones de salud y quedó sin empleo.

Apoyado de su bastón y recostado de un vehículo para mantenerse de pie, este colonense de unos 45 años de edad cuenta que antes su salud era normal. “Nunca tuve problemas de presión, mareo, costillas, riñones, y que se me hincharan las piernas y brazos”.

En la actualidad, dice, le han hecho varios análisis médicos y no encuentran una explicación clara del por qué se le hinchan manos y pies. “Siento dolor, estoy muriendo día a día”, dijo.

Johny Lasso, de 65 años, fue otro de los que ingirió el jarabe envenenado.

“Desde el momento en que tomé este medicamento comenzó a cambiar mi vida totalmente con muchos dolores, enfermedades... casi muero y yo mismo no sé cómo estoy vivo”, dijo mientras hacía tiempo para esperar la audiencia bajo la sombra de un árbol.

“Nosotros lo que queremos es justicia, no queremos venganza, porque hay muchas personas fallecidas y otras que están padeciendo por este veneno... aún hay mucho sufrimiento”, lamentó.

Lasso recordó que tras un fuerte resfriado, en 2006, acudió a la CSS en búsqueda de medicina y le recetaron el jarabe. “Tengo que estar viendo al neurólogo, al ortopeda, porque tengo problemas en la rodilla, la espalda y acabo de salir de un tratamiento... y hay que ver qué saldrá más adelante, ya que esto no va saliendo enseguida. A medida que va pasando el tiempo te van saliendo las secuelas y enfermedades”, indicó entre sollozos.

Otra víctima es Berta, de 65 años. Contó que no ha sido fácil sobrellevar las secuelas del envenenamiento y esperando a que se haga justicia. Su sufrimiento es doble, ya que su madre murió a consecuencias del veneno y ella sufre secuelas como la caída de su cabello.

“Quiero oír el fallo del magistrado para ver qué veredicto da sobre esto. Los que estamos aquí todavía estamos sufriendo”, dijo.

Expuso que desde 2006, cuando consumió el jarabe, ha tenido que estar comprando medicamentos que son costosos y a veces la CSS no se los suministra.

“Yo usaba Pampers para ir a trabajar [debido a la diarrea que le provocó la intoxicación] y se me ha regulado, porque estoy tomando medicamentos, pero eso no quiere decir que físicamente estoy bien”, expresó.

Señaló que todos los días para pararse de la cama tiene que hacerlo con mucho esfuerzo .

Otro afectado es Rómulo Torres, quien indicó que desde 2005 padece afectaciones por ingerir medicamentos de la CSS. “A mí me afectaron las piernas, era como si fuera un animal mordiéndome el hueso. Gritaba como un pelaíto en la cama por los dolores”, recordó Torres, quien reside en San Miguelito. “Tengo que andar con un bastón, yo nunca he sido una persona enferma, pero es por tomar el jarabe con veneno que he tenido que quedarme dos meses en casa, ya que no podía caminar”, indicó.

Señaló que por los padecimientos de salud perdió su trabajo y estuvo por más de seis meses incapacitado y “ni el Seguro ni la empresa me han pagado los salarios que dejé de recibir”.

Torres dijo que no tiene abogado en este proceso, aunque aseguró que asiste a la audiencia para apoyar a otras personas afectadas.

Comentó que la semana pasada cobró el subsidio de $600 que da el Estado a los familiares de víctimas y afectados por el veneno, pero que solo le quedaron $60, porque tuvo que comprar sus alimentos y los medicamentos para el tratamiento médico que tiene que tomar para contrarrestar las secuelas del tóxico en su organismo.

AUDIENCIA

Los magistrados del Segundo Tribunal Superior Penal, María De Lourdes Estrada, Adolfo Mejía y Luis Mario Carrasco, presidieron la audiencia que empezó a las 9:00 a.m.

El 14 de marzo pasado la audiencia se suspendió porque el abogado Valentín Jaén, defensor de Josefa De La Cruz, una de las personas que aparecen como directivas de Medicom, S.A., la empresa que importó el tóxico, presentó un certificado de incapacidad.

Durante las horas de audiencia de fondo se dio lectura a 15 querellas, de un total de 30, contra las 11 personas acusadas por la presunta comisión del delito contra la salud pública.

Los señalados son: Ángel De La Cruz, Josefa De La Cruz, Edward Taylor, Ignacio Torres y Miguel Antonio Algandona. También se encuentran: Linda Thomas, René Luciani, Pablo Solís, Nereida Quintero, Marta Sánchez y Teófilo Gateno.

Durante la presentación de las querellas, Víctor Almengor, abogado defensor de Pablo Solís, se opuso a la admisión de estas. Argumentó que las querellas carecían de elementos básicos, como establecer el nombre de la persona y el delito por el cual se le acusa.

En tanto, Rafael Hoo Sang, defensor de oficio de Ángel De La Cruz, quien también figura como directivo de Medicom, S.A., mencionó durante la audiencia que las querellas han sido presentadas de manera extemporánea, porque el tiempo para presentarlas venció el pasado 14 de marzo.

El magistrado Carrasco suspendió la audiencia a las 5:00 p.m. y esta se reanudará hoy a las 9:00 a. m. para seguir con la lectura de las 15 querellas restantes. Posteriormente, el tribunal decidirá si son admitidas o rechazadas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código