FRONTERA MÉXICO-EU

El muro de la vida o la muerte

La barrera levantada por Estados Unidos en su límite con México busca impedir la entrada de inmigrantes que van en pos del sueño americano.

Dos promesas que provocan inquietud

Temas:

Las grandes láminas metálicas entre San Diego y Tijuana son utilizadas como un lienzo simbólico de protesta. Las grandes láminas metálicas entre San Diego y Tijuana son utilizadas como un lienzo simbólico de protesta.
Las grandes láminas metálicas entre San Diego y Tijuana son utilizadas como un lienzo simbólico de protesta. Aleida Samaniego C.

La historia fronteriza entre México y Estados Unidos está marcada por una larga lista de tragedias. Día a día, un inmigrante intenta cruzar con suerte el gran muro que divide ambos países, pero la búsqueda del sueño americano de estas personas, en ocasiones, deja muerte y dolor en sus familias.

Y es que los inmigrantes que emprenden su viaje hacia Estados Unidos se encuentran con unos mil 80 kilómetros de muro y cerca, que actualmente cubre el 34% del total de los 3 mil 145 kilómetros entre los dos países, así como el muro natural que es el río Bravo y el desierto de Sonora, llamado también desierto de Gila.

La gran mayoría de las barreras limítrofes ha sido edificada a lo largo de las fronteras de California, Arizona y Nuevo México. En Texas, donde el río Bravo sirve de frontera natural, solo hay unos 160 kilómetros de vallas en áreas urbanas.

Las vallas están construidas con diversos materiales, como planchas metálicas, otros con malla reforzada y unas con inmensos tubos de acero. Además, es un área vigilada por patrullas, luces, cámaras y drones.

Por ejemplo, en el muro fronterizo de metal entre San Diego, Estados Unidos, y Tijuana, México, es sorprendente y se puede observar un gran lienzo simbólico donde las personas con familias divididas, deportados o artistas han convertido la división en una paleta de reflexión y color en la que dibujan y escriben mensajes a sus familiares o de protesta, aunque del otro lado no los puedan ver o leer.

Frases, dibujos, palabras y cruces de madera convierten el lugar en uno de desahogo y catarsis.

Entre los mensajes que se pueden leer están: “No más muro, necesito los postes para construir mi casa”, “Familia, los extraño”, “Regresaré a Estados Unidos”.

Las grandes láminas de metal también son vistas como un buzón de mensajería para familiares, deportados y artistas que quieren exponer su punto de vista o dar voz a una comunidad.

PUERTA ABIERTA

En el área limítrofe a la altura del faro, en playas de Tijuana, se encuentra una inmensa puerta que fue abierta el pasado domingo 19 noviembre, en la que solo seis familias se encontraron por un período de tiempo de 20 minutos.

Esta es la cuarta vez que se abre la conocida Puerta de la Esperanza, desde que se realizó la primera apertura en 2013, en colaboración entre la organización Ángeles de la Frontera y la Patrulla Fronteriza. La primera vez que se abrió este año fue el pasado 30 de abril.

Vicente Calderón, coordinador editorial de Newsweek Baja y fundador de Tijuana Press.com, señala que la oportunidad es aprovechada por las familias mexicanas para poder abrazar a ese ser querido con quien llevan meses o años de no tener un contacto físico por motivos de deportación.

Añadió que en la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, han sido deportados 2 millones de mexicanos, y se estima que hay 11 millones de indocumentados en el país.

Informes del Centro Binacional de Derechos Humanos en Tijuana muestran que el promedio de deportados por día es de 100 personas, entre mexicanos y centroamericanos.

En ese sentido, Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional de Derechos Humanos, explicó que de cada 20 deportados, uno queda en condiciones de indigencia, pues en su mayoría las personas deportadas mayores de 35 años no tienen un futuro en Tijuana.

La situación se evidencia en los 10 albergues que tienen para brindar asistencia a los expulsados, a quienes sus vidas les cambian en cuestión de horas al pasar de Estados Unidos a México. “Lamentablemente, los deportados son considerados como fracasos al ser devueltos”, dijo.

COYOTES AL ACECHO

Ante las barreras para cumplir el sueño americano, los coyotes son la opción para llegar a Estados Unidos.

Estos traficantes de personas cobran hasta 13 mil dólares. Los precios más bajos de los coyotes están entre 6 mil y 7 mil dólares, según datos del Centro Binacional de Derechos Humanos.

Mientras, en la década de 1990, los precios de los coyotes oscilaban entre 250 dólares y 300 dólares.

Dos promesas que provocan inquietud

Desde  1990,    Estados Unidos ha construido en diferentes etapas    muros y cercas para evitar  el paso de inmigrantes  ilegales; sin embargo, el flujo migratorio no se ha detenido.  

Por ello,  durante la  campaña electoral, el   hoy presidente electo de esa nación, Donald  Trump, prometió   la construcción de un muro en la frontera con   México; además,   deportar a aquellos que hayan cometido crímenes en Estados Unidos,  como pandilleros, traficantes de drogas,  así como inmigrantes indocumentados.  La iniciativa presidencial causa  reacciones en  diferentes sectores de las sociedades mexicana y estadounidense.

Juan Manuel Hernández, miembro de la Confederación Patronal de México,  señaló  que  lograr construir un muro no es tarea fácil. Agregó que por décadas  han sido   socios de Estados Unidos  y su brazo de manufactura, pero las promesas  de Trump causan incertidumbre en la población y en los comerciantes.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código