CRIMEN DE MENOR DE 14 AÑOS ENCIENDE DEBATE SOBRE LA CRIMINALIDAD

Cuando los niños pasan a ser víctimas o victimarios

Algunos expertos coinciden en que hay un aumento de casos y una disminución en las edades, pero otros peritos opinan lo contrario.

Con el homicidio del niño de 14 años Orlando Cowen, la noche del domingo 16 de octubre pasado en el sector Plaza Amador de El Chorrillo, revive la discusión sobre la vinculación de adolescentes cada vez más jóvenes con delitos, bien sea como víctimas o victimarios.

Y la verdad es que no hay una sola postura que explique lo qué está ocurriendo. Por un lado, algunos expertos advierten de que hay un aumento en la participación de menores en delitos y una disminución en las edades tanto de víctimas como de sus asesinos, pero al mismo tiempo otros peritos señalan que lo anterior es un mito y que lo que hay es un salto cualitativo en la criminalidad. Las cifras, en tanto, reflejan diferentes tendencias.

Para la directora del Instituto de Criminología de la Universidad de Panamá, Aida Selles, se trata de un problema relacionado con la distorsión de los valores, y con la falta de opciones y educación para los niños y adolescentes, todo lo anterior como consecuencia de la ausencia de políticas criminológicas sostenibles.

A su juicio, la sociedad ha descuidado la atención de los jóvenes y se ha concentrado en “proyectar para los futuros hombres del mañana, en vez de atender a los niños del presente”.

Ello ha traído como consecuencia que las cárceles estén abarrotadas. “Una sociedad que se olvida de sus adolescentes, está condenada al fracaso. Y en Panamá hemos descuidado la atención de esta porción de la población”, advirtió.

Panorama de angustia

Alejandro Pérez, siquiatra forense del Instituto de Medicina Legal, opinó que más preocupante que la cantidad de homicidios es la violencia cada vez más exacerbada que se ve en los casos y la disminución de la edad de las víctimas y victimarios.

Según su criterio, hoy se suman los diferentes problemas sociales con la penetración de las pandillas y la violencia doméstica, cuyos resultados definió como“angustiantes”. “Se trata de niños resolviendo sus dificultades de la única manera que conocen: a través de la violencia”, precisó.

Por su parte, el coordinador del Programa de Estudios Estratégicos de Seguridad Pública del Instituto de Criminología, Severino Mejía, confirmó que del análisis de las estadísticas entre 1990 y el presente, en especial desde 2007, se aprecia un aumento de los casos de niños víctimas de homicidio.

Mejía opinó que una de las razones del fenómeno se relaciona con las pandillas y el cobro por rencillas entre unas y otras, lo que ha arrojado una cantidad importante de víctimas directas y de “bajas colaterales”.

“Corresponde a las autoridades determinar si hay relación entre víctimas y pandillas, porque sería muy osado decir que todos esos jóvenes fueron asesinados por ser pandilleros”, reflexionó.

Precisó, eso sí, que el aumento de jóvenes asesinados es una tendencia que incluso está reflejada en el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra el Delito y la Droga, según el cual de cada 50 personas una no llegará a los 30 años, porque será asesinada.

giro de 90 grados

Pero el criminólogo mexicano Luis Rodríguez Manzanera, experto de Naciones Unidas para la prevención del delito, opinó diferente.

Para él, en efecto hay una baja en la edad de las víctimas de homicidio en el mundo y obviamente esto genera una preocupación de tal magnitud que hasta Naciones Unidas se pronunció al respecto.

No obstante, según su criterio lo que destaca actualmente es un cambio cualitativo de la criminalidad, que no es mayor, sino diferente, más organizada, tecnificada, terriblemente violenta, inusitada e internacionalizada.

Rodríguez –que vino a Panamá esta semana para participar en el segundo Congreso Internacional de Criminología– dijo que hay mitos creados y consolidados gracias a imágenes distorsionadas difundidas por los medios de comunicación.

Por ejemplo, destacó el mito de que hay que reprimir toda manifestación de rebeldía de los adolescentes, porque si no acabarán como delincuentes. Según él, la realidad dice que en la mayoría de los casos los síntomas de rebeldía son pasajeros.

Asimismo resaltó el mito de que hay un alarmante aumento de la criminalidad juvenil, cuando, afirmó, las cifras dicen lo contrario.

Dos análisis

Y en esto último coinciden las cifras del Sistema Integrado de Estadísticas Criminales (SIEC) correspondientes a los primeros siete meses de este año.

Según esos números, entre enero y julio pasado hubo en el país 413 homicidios, de los cuales seis tuvieron como víctimas a niños de entre 10 y 14 años, y otros 29 casos con adolescentes de entre 15 y 17 años.

Las cifras, empero, reflejan una disminución de casos en ambos grupos etarios, pues entre enero y julio de 2010 fueron ultimados 8 niños de entre 10 y 14 años, y 43 cuyas edades oscilaban entre 15 y 17 años.

Las estadísticas del SIEC, sin embargo, dejan ver una tendencia en otra dirección: la cantidad de víctimas de homicidio de entre 18 y 34 años aumentó de 241 en 2010 a 253 en 2011.

Orlando Cowen tenía 14 años cuando fue asesinado de varios disparos, solo por ser del sector Pedro Obarrio y caminar por el Plaza Amador. Aunque le rogó a sus asesinos que no lo mataran, que él no tenía nada que ver con las pandillas, le dispararon a la cabeza y acabaron con su vida. Su amigo, también de 14 años, se salvó al hacerse el muerto luego de recibir dos tiros rasantes en la cabeza.

Asunto de percepción ciudadana

Casi toda la población percibe que en el país hay inseguridad, según lo revela el segundo informe Victimización y percepción de la seguridad ciudadana, elaborado por el Observatorio de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

El informe, presentado esta semana, destaca que 83.1% de los encuestados (2 mil 493 personas) percibe que hay inseguridad en el país. El estudio se sustenta en una encuesta hecha entre 3 mil 1 habitantes del país y aplicada entre agosto y diciembre de 2010.

La encuesta revela que 10.2% de los entrevistados dijo haber sido víctima de delitos, lo que refleja un aumento de 3.7% respecto del año 2009, cuando las víctimas del delito eran 6.5% de la población.

Rubén Polanco

Cómo es el perfil de un niño asesino

Carlos Smith, siquiatra forense del Instituto Nacional de Salud Mental, explicó que ningún niño nace delincuente; aprende a serlo durante el proceso de formación de su personalidad, que comienza en la niñez y se consolida en la adolescencia.

Precisó que es esta última etapa la que se considera de mayor riesgo, pues el adolescente busca modelos de liderazgo fuera del núcleo familiar, y si esos modelos son negativos los imitará de igual forma. Smith detalló que cuando se trata de modelos negativos, el joven sabe que está mal lo que hace, pero igual lo hace porque obtiene resultados positivos. “Él no ve si mata o no mata, sino que obtiene dinero y fama”, indicó. Añadió que en el caso de los niños asesinos también hay un problema de autoestima, y muchas veces un proceso ritual de iniciación de pandillas. En otras palabras, el joven no se “gradúa” hasta que no mata a alguien.

Y puede que ese niño asesino sufra de alguna patología mental, pues la conducta antisocial existe, pero Smith aclaró que esta es aprendida.

El perfil de estos muchachos se parece mucho, aseguró.

Son reclutados y forjados en su búsqueda de un modelo de liderazgo. En su mayoría provienen de familias pobres en valores y principios. “Tenemos que darles opciones a los jóvenes y esas opciones tienen que ser permanentes, como permanentes son las “ligas de formación de sicarios”, dijo.

Rafael Luna Noguera

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código