A orilla de calle

Las trabajadoras del aseo que a diario barren las calles de la ciudad han tenido que presionar a lo largo del tiempo para lograr mejoras salariales. LA PRENSA/Archivo. Las trabajadoras del aseo que a diario barren las calles de la ciudad han tenido que presionar a lo largo del tiempo para lograr mejoras salariales. LA PRENSA/Archivo.
Las trabajadoras del aseo que a diario barren las calles de la ciudad han tenido que presionar a lo largo del tiempo para lograr mejoras salariales. LA PRENSA/Archivo.

Cuando la Dirección Metropolitana de Aseo dejó de ser, en 1999, una entidad del gobierno central y pasó a estar bajo la administración de los municipios de Panamá y Colón, también se tuvo que resolver la situación de sus trabajadores. Y entre estos, aquellos (sobre todo aquellas) que, escoba en mano, se encargaban de mantener la limpieza en las calles.

Fueron 14 puntos que, en el caso de la ciudad de Panamá, tuvo que resolver la administración del entonces alcalde Juan Carlos Navarro, entre los que estaban los ajustes salariales, estabilidad laboral, dotación de equipo de trabajo, mejoramiento de las condiciones laborales, igualdad de condiciones para los trabajadores, programas de capacitación y la permanencia para las llamadas ´´hormiguitas´´.

En enero de 2001, a mil 841 funcionarios de la ahora Dirección Municipal de Aseo Urbano y Domiciliario (Dimaud) se les formalizó un aumento salarial y se les dio la permanencia a 300 trabajadoras de barrido de calles. El incremento de sueldo fue de 60 dólares para los funcionarios de campo y 55 dólares para los administrativos.

En 2003, un informe de la Dimaud reflejaba que el Gobierno le adeudaba aún al municipio 3 millones 201 mil 309 dólares con 92 centésimos para el programa de barrido de calles. Ese mismo año, un informe de la Agencia de Cooperación de Japón (Jica, por sus siglas en inglés), sugería que la mejor solución para el aseo de las calles de la ciudad era el barrido mecánico.

Sin embargo, tras cinco años, en 2008, dicha alternativa no se había contemplado, debido a que el trabajo manual daba trabajo a más de 300 cabezas de familia y la figura de las “hormiguitas” desde el principio había sido concebida, entre otras cosas, como una solución de empleo.

En 2009, con la nueva administración alcaldicia de Bosco Ricardo Vallarino, las “hormiguitas” recibieron un incremento salarial de 50 balboas.

En abril del año siguiente las cosas no parecían andar bien. Una marcha de trabajadores del aseo llegó hasta la Presidencia para exigir mejores implementos y el cumplimiento del Gobierno con el pago de la morosidad adeudada al municipio.

Menos de ocho días después, la protesta tuvo lugar ante el Consejo Municipal donde las hormiguitas y otros trabajadores de aseo exigieron la ratificación de la compra de 51 camiones recolectores y además advirtieron de su oposición a la idea de privatizar la entidad.

En junio, con el argumento de la crisis de la recolección de la basura, el Ejecutivo retomó el servicio y creó la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD). La creación de esta entidad implicaría que unos 3 mil empleados del Municipio de Panamá, entre los que se contaban las “hormiguitas”, pasaran a la nueva entidad.

El 3 de enero de 2011, las “hormiguitas” empezaron a trabajar con la nueva institución, que heredaba las deudas y los retos de su antecesora municipal.

En abril de 2013, la dirigente Lesbia Machado dijo que las “hormiguitas” se identificaban con el candidato oficialista a la presidencia de la república, José Domingo Arias. En agosto, otro incidente político involucró a estas trabajadoras: luego de una protesta con escobas de jóvenes del Partido Popular que criticaban la actuación del jefe de la AAUD, Enrique Ho, varias “hormiguitas” piquetearon la sede de ese partido. Argumentaban la defensa de su trabajo y también la de su jefe.

Ese mismo mes los trabajadores de la AAUD plantearon que para 2014 exigirían un ajuste de cien dólares a sus salario, incluidas las encargadas del barrido de calles. Estas devengaban un salario de 475 dólares, que con un ajuste prometido para septiembre, subiría a 500.

El pasado 14 de noviembre un grupo de estas cerró la Avenida Balboa para exigir el pago de salarios atrasados. 60 de ellas no había cobrado nada durante los últimos cuatro meses.

Según el municipio, se trataba de personal que llevaba poco tiempo en la institución, al cual no le habían entregado aun los cheques de sus pagos. Cuatro días más tarde el asunto parecía resuelto. El atraso se debía, según los funcionarios, a que la ley impide hacer efectivos pagos a empleados nuevos antes de tres meses.

Empero, el incidente reflejaba la precariedad laboral de las trabajadoras del aseo, su vulnerabilidad política y el drama de estar en el peldaño más bajo de la escala salarial de los trabajadores del Estado.

Las idas y venidas del aseo capitalino

En “La urbanización y la basura en la ciudad de Panamá, 1905-1985”, de Stanley Heckadon, ensayo contenido en el libro Agonía de la Naturaleza Ensayos sobre el costo ambiental del desarrollo panameño, se lee que en las primeras décadas del siglo XX la basura se recogía en carretas y se quemaba en las playas. Los estadounidenses se hicieron cargo después. En 1941 Panamá se encargaría definitivamente de sus desechos citadinos. El Departamento de Acueductos, Calles y Aseo (DACA) fue la primera institución dedicada a ello. Luego fue el municipio y más tarde el Ministerio de Obras Públicas. Tras el golpe de 1968, los militares adscribieron el servicio al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan). El Municipio volvió a manejarlo hasta que en 1985 se creo la Dirección Metropolitana de Aseo (DIMA). Volvió al municipio principios de los 2000. Y desde 2011 el Gobierno central la ha retomado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código