$13 millones para limpiar San José

Un paraíso en el Pacífico que aloja armas químicas

Hace casi dos décadas Panamá viene negociando la eliminación de armas químicas detectadas en la isla San José, en el archipiélago de Las Perlas.

Temas:

Autoridades de Panamá y Estados Unidos cuentan con un plan de descontaminación de armas químicas en San José, una de las islas más grandes del archipiélago de Las Perlas. Autoridades de Panamá y Estados Unidos cuentan con un plan de descontaminación de armas químicas en San José, una de las islas más grandes del archipiélago de Las Perlas.

Autoridades de Panamá y Estados Unidos cuentan con un plan de descontaminación de armas químicas en San José, una de las islas más grandes del archipiélago de Las Perlas. Foto por: Archivo

En Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, todavía se encuentran armas convencionales. En Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, todavía se encuentran armas convencionales.

En Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, todavía se encuentran armas convencionales. Foto por: Ricardo Iturriaga

Persuadir al imperio no es “fácil” y “toma su tiempo”. Las autoridades en Panamá lo reconocen, ya que desde hace varios lustros vienen solicitando a Estados Unidos (EU) que se haga responsable de la eliminación de armas químicas en la isla San José, archipiélago de Las Perlas, que datan de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La semana pasada, la Cancillería de la República anunció que llegaron a un acuerdo con el gigante del norte para la destrucción de ocho bombas químicas abandonadas en esa paradisiaca isla del océano Pacífico por el Ejército de EU durante maniobras militares.

Esta es una exigencia que viene desde 1998, aunque quien estuvo al frente de las negociaciones en los últimos tres años fue Farah Urrutia, directora de Asuntos Jurídicos y Tratados de la Cancillería. Ella admite que fue un trabajo “complejo”.

El anuncio tomó por sorpresa a muchos panameños, quienes gobierno tras gobierno venían escuchando sobre las fallidas conversaciones para acabar con estas peligrosas bombas que contienen en su interior el potente químico conocido como fosgeno, utilizado para hacer plásticos y pesticidas.

En 2013 EU aceptó comenzar con el saneamiento de la isla, pero se atrasó debido a la crisis presupuestaria de ese momento. Otro aspecto que generaba incertidumbre era el cambio de presidente en EU y su política para con Panamá.

En ese sentido, quien avaló la destrucción de este arsenal bélico fue Barack Obama, que estuvo dirigiendo ese país hasta enero de 2017. Luego entró en escena Donald Trump y poco se sabía de su postura sobre el futuro de esta negociación.

Cuenta Urrutia que había “dudas” porque justamente habían terminado de negociar el plan para acabar con las bombas en diciembre de 2016, antes que ingresara Trump. Aunque admitió que se sintieron más tranquilos en marzo de 2017, cuando llevaron a cabo una misión oficial a ese país como preámbulo a la visita que realizaría en junio el presidente Juan Carlos Varela.

La funcionaria reveló que en esa reunión los atendió el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, quien finalizando el encuentro les preguntó sobre cómo avanzaba el tema de isla San José y que ellos se iban a hacer cargo de la situación. “Fue allí donde nos dimos cuenta de que el gobierno de Trump cumpliría con el convenio”, explicó.

El acuerdo de cooperación consiste en que la eliminación de las bombas será costeado por EU y destinará $13 millones. También apoyará con personal del Pentágono conformado por 90 expertos en manejo de armas químicas y explosivos, quienes vendrán al país entre septiembre y octubre en período de lluvia, para detonar las bombas.

Precisamente, parte de este grupo estuvo en Panamá la semana pasada llevando a cabo la primera exploración en campo a la isla.

Los expertos plantean que la lluvia reduce el efecto o propagación del fosgeno en el ambiente, razón por la cual se lleva a cabo la operación para esa fecha.

“Con este paso Panamá sale de la lista de países donde no se había hecho nada para eliminar las armas químicas. Entre estos están Siria e Irak”, acotó.

Datos de la Organización Mundial de la Salud dan cuenta que hoy día el fosgeno es considerada una de las más peligrosas armas químicas existentes y que fue utilizado por primera vez en la Primera Guerra Mundial.

El organismo internacional lo define como un componente químico mortal y un agente asfixiante que ataca el tejido pulmonar. Los probables síntomas iniciales son tos, ahogo, opresión en el pecho, náuseas y vómitos, que se producen minutos después de la exposición.

Urrutia explicó que un tema son las armas químicas y el otro las armas convencionales, como las que están en los sitios utilizados como polígonos de tiro en Puerto Piña, en Colón y Nuevo Emperador, en Panamá Oeste.

“Si bien quedan sitios contaminados con armas convencionales, en este caso lo que se negoció fue la eliminación de armas químicas, para lo cual existe una convención internacional”, sostuvo la diplomática

María Inés Esquivel, coordinadora por Panamá de la Autoridad Nacional para la Prohibición de las Armas Químicas, explicó que este es un asunto complejo que requirió de años de diálogo y que no fue hasta ahora que se concretó.

“Es una historia muy complicada, pero así como se logró esto, más adelante tendremos que buscar una manera de limpiar los otros polígonos donde hay armas convencionales”, añadió.

Según Esquivel, si se llegan a encontrar nuevas armas químicas en la isla San José el convenio con Estados Unidos establece que se deberán eliminar o destruir. “Se destruyen esas porque fueron las que se identificaron. Si se identifican otras debemos seguir el mismo protocolo”, mencionó.

En tanto, Harley Mitchell hijo, abogado ambiental, subrayó que esto es una “oportunidad” y un “nuevo comienzo” para negociar en un futuro no muy lejano la destrucción de las armas enterradas que hay en los polígonos de tiro de Puerto Piña, Colón, o Nuevo Emperador en Panamá Oeste.

Acotó que si hay algo que deben garantizar las autoridades panameñas, como los expertos, es la conservación ambiental de la isla San José durante la descontaminación.

En tanto, el excanciller Jorge Eduardo Ritter subrayó que Estados Unidos decidió después de 70 años enmendar una injusticia en lugar de perpetuarla. “Quedan pendientes los otros polígonos sobre los cuales no hubo acuerdo al finalizar la vigencia de los tratados Torrijos- Carter. Ojalá no haya que esperar tanto para enmendar otras injusticias”, aportó.

La embajada de EU comunicó que su objetivo es evitar consecuencias innecesarias para los residentes de la isla y el ambiente.

“Estamos comprometidos con remover las ocho municiones con el menor impacto al medio ambiente posible”, manifestaron a la vez que señalaron que Panamá es uno de sus socios más cercanos en el hemisferio, así como un aliado.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código