BRASIL. Se evapora la fortuna de Eike Batista.

Y perdió $30 mil millones...

El expresidente Luiz Inácio ´Lula´ da Silva le llamó ´el modelo del nuevo Brasil´. Hoy, algunos analistas creen que era un vendedor de sueños.
Las turbulencias de las materias primas terminaron por sacarle la tabla a Eike Batista, que consiguió concesiones y destacó su figura de la mano de los presidentes de Brasil, incluyendo a Dilma Rousseff. BLOOMBERG. Las turbulencias de las materias primas terminaron por sacarle la tabla a Eike Batista, que consiguió concesiones y destacó su figura de la mano de los presidentes de Brasil, incluyendo a Dilma Rousseff. BLOOMBERG.
Las turbulencias de las materias primas terminaron por sacarle la tabla a Eike Batista, que consiguió concesiones y destacó su figura de la mano de los presidentes de Brasil, incluyendo a Dilma Rousseff. BLOOMBERG.

En sus buenos tiempos Eike Batista gritaba a los cuatro vientos, en tono arrogante, que su objetivo era superar al mexicano Carlos Slim, el rey entre los millonarios.

Fanfarrón por su buena fortuna, era el hombre más rico de Brasil y el séptimo con más millones del planeta.

Un día le reveló a la BBC que le había dicho a Slim: “Limpia tu espejo retrovisor en el lado derecho y limpia tu espejo retrovisor en tu lado izquierdo, porque no sé por qué lado te voy a superar”.

Pero sus cálculos le fallaron de manera estrepitosa. Este año se desplomó su imperio cuando se redujo su fortuna a 2 mil millones de dólares.

Sin embargo, Bloomberg Billionaires Index publicó el pasado 26 de julio que el patrimonio neto de Batista, luego de saldar deudas, sería cercano a los $200 millones, tras haber estado en su cumbre, cuando llegó a $34 mil 500 millones.

Sobran lecciones tras el reciente y oscuro episodio de un influyente hombre de negocios que gozaba de conexiones políticas del más alto vuelo en Brasil; alguien que conseguía préstamos expedidos de la banca y generaba confianza entre los inversores.

La caída

El empresario era el magnate de las industrias robustas en Brasil. Su conglomerado estaba formado por empresas petrolíferas, mineras y de generación eléctrica. También participaba en la industria portuaria, turística y de ocio.

Todo iba viento en popa, pero una noticia bastó para que empezara el efecto dominó. Exactamente hace un año llegó el punto de quiebre, cuando sus metas petroleras no estaban ni cerca de lo prometido a los inversionistas, según reportes de Folha De Sao Paulo y The Wall Street Journal.

El golpe fue duro para un hombre que se autodescribía con un ADM especial. Parte de su genética, decía, era encontrar oportunidades de negocio, aunque su poderío fue perdiendo brillo mientras la economía brasileña, los comodities y la bolsa de valores se desaceleraban.

Para algunos analistas tuvo exceso de confianza, porque pedía dinero prestado a granel, incluyendo en su lista de acreedores a los bancos estatales.

No han faltado quienes señalen que Batista no tuvo suerte o que quiso abarcar más de lo que podía manejar. Y muchas otras historias coinciden en que era una especie de niño mimado para el gobierno, la banca y los inversores que aparentemente no calcularon su sobreexposición al riesgo, elevadas deudas y ambiciosos planes.

De hecho, construyó su fortuna gracias a los espaldarazos del gobierno, que le financiaba los megaproyectos, pues aseguraba que el dinero lo multiplicaría con creces.

Era un aliado de la actual administración de Dilma Rousseff, y en su momento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que le llamó “el modelo del nuevo Brasil”.

El estatal Banco Nacional Do Desenvolvimento (BNDES) concedió a su empresa insignia, EBX Group, préstamos por un valor de 4 mil millones de dólares.

Todo se vino a pique y ahora las autoridades brasileñas investigan si los ejecutivos bancarios, y también empleados estatales, pasaron por encima de las reglas de gobierno corporativo para favorecer a Batista.

Las autoridades dijeron a EFE que quieren determinar si hubo incumplimiento de las normas por parte de los bancos.

A estos análisis se sumó la semana pasada el Tribunal de Cuentas de la Unión, un tipo de Contraloría, que también revisará los créditos otorgados a Batista por el BNDES y las entidades bancarias Banco Do Brasil y Caixa Económica Federal, destacó la agencia de noticias.

Lejos de slim

Batista dio la cara. Sacó tiempo de su faena de saldar cuentas y vender activos y publicó hace unas semanas en los diarios brasileños una carta abierta en la que señaló, entre otras cosas, estar arrepentido de haber recurrido al mercado de valores.

Dijo que una mejor opción hubiese sido desarrollar como mínimo por 10 años cada empresa, y no ir al mercado de capitales hasta estar “seguro de que había llegado el momento de abrir el capital”, manifestó.

Negó haber ofrecido a los inversores empresas infladas o activos inexistentes, aunque los medios internacionales le recuerdan que el capital de la empresa OGX Petróleo e Gas Participacoes fue abierto cuando solo tenía concesiones y no producía petróleo.

El empresario reconoció que en su momento de gloria se sentía “extasiado” con las informaciones que le proporcionaban sobre el potencial de las reservas y la producción futura de la compañía.

Sus palabras no minimizaron las duras críticas de los analistas. Hay quienes le catalogan como un vendedor de sueños, aunque él lo refuta con una hoja de vida de 30 años haciendo negocios.

Bloomberg fue contundente: 2013 ha sido un año humillante para Batista, que perdió el título de hombre más rico de Brasil, mientras que la revista Forbes lo mantiene en la lista de los hombres más ricos del mundo, pero del séptimo lugar cayó a la posición número 100.

Batista ya no se jacta de tratar de alcanzar a Carlos Slim.

El embrujo del Maracaná

La última anotación de Eike Batista fue la licitación del mítico Maracaná.

La asociación entre su empresa IMX, Odebrecht

y la estadounidense AEG se alzó con la concesión del estadio por los próximos 35 años. La Fiscalía de Río de Janeiro intentó detener la licitación por supuestas irregularidades que apuntaban directamente a Batista, pero el proceso siguió adelante. Se daba por hecho que la gobernación había favorecido al grupo de Batista, que fue el encargado de realizar el estudio de viabilidad usado en la licitación.

Miles de brasileños se volcaron a las calles en junio pasado indignados por el aumento del precio del transporte público, la corrupción y los gastos millonarios del Mundial 2014, incluyendo la concesión del Maracaná. Esto fue calificado como las mayores manifestaciones de la última década en Brasil.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código