Un recuerdo viscoso

INSTALACIONES. La antigua refinería de bahía Las Minas fue la protagonista de uno de los peores derrames petroleros del trópico americano. LA PRENSA/Archivo INSTALACIONES. La antigua refinería de bahía Las Minas fue la protagonista de uno de los peores derrames petroleros del trópico americano. LA PRENSA/Archivo
INSTALACIONES. La antigua refinería de bahía Las Minas fue la protagonista de uno de los peores derrames petroleros del trópico americano. LA PRENSA/Archivo

El 27 de abril de 1986, un tanque de almacenamiento de hidrocarburos de Refinería Panamá, en bahía Las Minas, Colón, se rompió.

Debido a la magnitud de la rotura, se escapó una abundante cantidad de petróleo, que rápidamente superó el dique de contención y el lago de retención. Una cantidad apreciable de petróleo pronto llegó hasta la bahía de Cativá.

Cálculos posteriores basados en la cantidad de hidrocarburo recuperado establecieron que la fuga fue de entre 55 mil y 60 mil barriles.

Durante seis días, los vientos empujaron el petróleo hacia la cabeza de la bahía. Para el 4 de mayo, la lluvia y los vientos habían movido una gran cantidad de petróleo hacia mar abierto.

En las siguientes semanas, los vientos concentraron el petróleo a lo largo de la costa. La mancha de petróleo se extendía desde la región de bahía Limón hasta la localidad de Nombre de Dios, una extensión de aproximadamente 60 kilómetros.

El derrame era uno de los peores ocurridos en aguas del trópico americano. Superaba a los otros dos eventos históricos de la región, ocurridos en las década de 1970 en Florida y Puerto Rico, aunque estaba por debajo del accidente del Exxon-Valdez, en Alaska, en 1989.

Pronto se convertiría en el evento más estudiado de su tipo en esta región del mundo, también gracias a que una de las instalaciones afectadas por el derrame fue la estación del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de isla Galeta, que previamente había hecho evaluaciones sobre las condiciones medioambientales, fauna y flora de la zona.

LIMPIEZA

A excepción de las áreas de aguas profundas en bahía Las Minas y en la bahía de Cativá, la recolección de petróleo estuvo limitada a áreas que eran accesibles por tierra. Gran parte de esta región carece de caminos, y algunas concentraciones de petróleo permanecieron en lagunas y manglares poco accesibles.

Un avión de transporte militar Hércules C-130 y una aeronave Cessna esparcieron sustancias en las zonas afectadas por el petróleo, como el dispersante Corexit 9527. Según funcionarios de la refinería, la cantidad vertida de este solvente altamente tóxico debió rondar por los 21 mil litros.

El Smithsonian empezó un estudio sobre las consecuencias del derrame que culminaría casi una década después. En noviembre de 1993 Jeremy B.C. Jackson, científico senior en STRI, y el ya fallecido Brian Keller presentaron los tres volúmenes de Evaluación a largo plazo del derrame de petróleo en bahía Las Minas.

“Lo que aprendimos fue que nunca, jamás, debemos permitir que el petróleo llegue a la costa de los manglares. Nunca saldremos de él. Es como una esponja que se usa en una sartén donde se frió tocino grasoso. Se necesita mucha agua caliente y jabón, pero al final, uno se da simplemente por vencido, y bota la esponja”, dijo Jackson a una publicación estadounidense.

El estudio da cuenta minuciosa de la destrucción del 7% del total del área de manglar en la bahía y daños al resto de la zona que se verán por 50 años más.

En 2004, un estudio de seguimiento comprobó que los moluscos de la zona aún continuaban siendo afectados por el remanente del petróleo derramado. Las muestras fueron tomadas de bahía Las Minas, isla Naranjo, isla María Grande, la fábrica de cemento y Largo Remo.

DESASTRE EN EL GOLFO

El 20 de abril de 2010, la plataforma petrolera Deepwater Horizon, de la British Petroleum (BP) en el golfo de México, explotó, causándole la muerte a 11 trabajadores y el escape de 4.9 millones de barriles de petróleo submarino, convirtiéndose así en el peor derrame petrolero de la historia.

Científicos del STRI brindaron entonces sus opiniones a la prensa especializada sobre lo que estaba ocurriendo y establecieron paralelos con lo ocurrido en bahía Las Minas.

“Este [el derrame actual] es un problema que no desaparecerá ni en una década”, dijo Jackson, basado en su experiencia en Panamá.

“La única forma de sacarlo [el petróleo de las zonas costeras] es mecánicamente, y esto destruiría aún más el hábitat”, dijo también Héctor Guzmán, del STRI, a Scientific American.

Así, el caso de bahía Las Minas se convirtió en un parámetro y una advertencia.

CONSECUENCIAS

El 29 de junio de 1995, como resultado de las fuertes lluvias que cayeron en la zona, se desbordaron tres norias que almacenaban agua y aceite de Refinería Panamá, contaminando nuevamente la zona de bahía Las Minas.

La entonces Autoridad Portuaria (hoy Autoridad Marítima) multó a la empresa con 200 mil dólares. Pero por el derrame petrolero de 1986 nunca se estableció una sanción.

Llorar sobre el petróleo derramado

Si bien el evento de bahía Las Minas de 1986 ha sido el más grave, no es el único en su tipo, ni siquiera en la misma zona. Según recuerda la organización Oilwatch Panamá, en 1968, cerca de la isla Galeta, se derramaron 3 millones de litros de diésel y bunker C. Solo en 1998 ocurrieron 63 derrames, según reportes de la Autoridad Marítima. En los puertos de Balboa y Cristóbal ocurrieron un total de 337 derrames, la mayoría de embarcaciones que transitaban por el Canal o suplían las instalaciones de almacenamiento. En 2000 se produjo otro derrame de combustible tras el choque de dos buques cerca de la entrada atlántica del Canal. En febrero de 2007, más de 5 mil barriles de crudo fueron derramados en la laguna de Chiriquí Grande, Bocas del Toro. En febrero de 2011, el combustible liberado por un barco retenido por el Ministerio Público frente a Sherman, en Colón, afectó tres kilómetros de costa. La organización advierte, con este recuento, de los riesgos evidentes de la industria petrolera sin los controles ambientales adecuados, justo ahora que el Gobierno confirma su interés en la explotación petrolera de Darién.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código