ANA ACELA SMITH

El regocijo de enseñar a danzar

Para la educadora istmeña Ana Acela Smith, la danza le ha permitido alcanzar metas y ayudar a moldear las carreras de nuevos profesionales.

Temas:

Ana Acela Smith es docente en la Faculta de Bellas Artes de la Universidad de Panamá. Ana Acela Smith es docente en la Faculta de Bellas Artes de la Universidad de Panamá.

Ana Acela Smith es docente en la Faculta de Bellas Artes de la Universidad de Panamá. Foto por: Luis García

Smith participó en la obra ‘Chimbobó’ junto con su maestro, Julio Araúz. Smith participó en la obra ‘Chimbobó’ junto con su maestro, Julio Araúz.

Smith participó en la obra ‘Chimbobó’ junto con su maestro, Julio Araúz. Foto por: Luis García

La educadora durante ensayos junto al Ballet Nacional. La educadora durante ensayos junto al Ballet Nacional.

La educadora durante ensayos junto al Ballet Nacional. Foto por: Archivo

Más que una profesión, Ana Acela Smith considera a la danza como una forma de vida.

Su trayectoria artística ha girado en torno al ballet, en los escenarios y en las aulas de enseñanza, simultáneamente. Y aunque han pasado 40 años desde sus comienzos como profesional, en su mirada aún resplandece el mismo fulgor que desde niña la incitó a marcar sus primeros pasos rítmicos.

“Sí se puede vivir de la danza y el arte”, asegura Smith, con la certeza de que aún hay facetas por explorar y desarrollar en el lado artístico del istmo. Lo dice por experiencia personal, pues aunque hoy ya no danza bajo las luces del proscenio, encuentra en la enseñanza una forma de prolongar y relucir su pasión dancística.

En 1996, Smith fue nombrada directora de la Escuela Nacional de Danzas del Instituto Nacional de Cultura (INAC), título que aún maneja con la convicción de contribuir con el desarrollo cultural en el país.

“Fue cuando el local anterior, ubicado en la vía Brasil, se inundó con las aguas del río Matasnillo”, apunta la artista, quien asumió las riendas del centro educativo con escasos 25 alumnos y el apoyo hercúleo del profesorado.

“Muchos pensaron que la escuela había perecido”, continua Smith, quien recuerda haber recibido hospedaje temporal en diversos colegios de la ciudad, antes de contar con la sede actual, en el edificio 5553 en Diablo, inaugurada oficialmente en abril de 2012.

Actualmente un total de 650 estudiantes asiste a este centro de enseñanza, ubicado en el corregimiento de Ancón, que diploma a nuevos profesionales con un técnico superior en ballet clásico o en danza moderna.

Para Smith, los días transcurren entre melodías y una polifonía de pequeñas zancadas que resuenan sobre sus pisos de madera.

“Nunca he dejado de enseñar, pues es una parte importante de mi vida”, afirma la educadora, que en estos momentos instruye a un grupo de niñas de entre 9 y 11 años de edad, que cursan su segundo año de danza.

VIDA DE ARTISTA

Smith se inició en el mundo de la danza desde muy pequeña.

“Mi mamá me enviaba a la Escuela de Danzas, ubicada en aquel entonces en la avenida B”, recuerda.

Ana Acela Smith se instruyó bajo la tutela del maestro Julio Araúz y posteriormente con Josefina Nicoletti, “quien recién había retornado de Estados Unidos”, añade.

Por recomendación de Nicoletti, Smith se encaminó a la ciudad de Dallas, a la Universidad Metodista del Sur (SMU, por sus siglas en inglés), en donde recibió una licenciatura en Bellas Artes con especialidad en ballet.

En 1974 retornó al istmo, coincidiendo con la creación del Instituto Nacional de Cultura, que le abrió las puertas al año siguiente como maestra de danza moderna y de ballet en la Escuela de Danzas, que entonces estaba por la vía Brasil.

Paralelamente, ingresó al Ballet Nacional en donde conoció a personalidades como Margot Fonteyn y danzó como solista junto a figuras como Andrés Nieto.

Un sinnúmero de funciones forma parte de su trayectoria de baile, siendo “Fantasía panameña” y “El punto”, coreografía en puntas creada por Julio Araúz, sus obras favoritas.

“Son obligatorias para llegar a formar parte del ballet”, subraya.

“Y es que con el ballet también hemos procurado proyectar nuestra identidad istmeña”, continua Smith, quien recuerda obras de antaño como “Chimbombó” o la reciente “Salsipuedes”, creada por Alberto González junto a los estudiantes de la Escuela Nacional de Danzas.

Cuenta con la satisfacción de haber instruido a muchas personas, que hoy forman parte del ámbito artístico panameño, como por ejemplo, Giselle Guillén, Leticia Ruiz, Lilah Troitiño, Diguar Sapi, Odette Cortez, Susana Maldona y Graciela Chelita Guillén, actual directora artística del Ballet Nacional.

“Me gusta que mis alumnas disfruten de lo que hacen”, señala la educadora, quien asegura que en su labor sí es posible cambiar la vida de las personas.

El esfuerzo de los chicos que asisten al ballet, luego de sus jornadas en el colegio, merece ser reconocido, agrega.

Aunque no todos sus estudiantes decidan continuar por el camino de la danza, igual encuentra gratificación en haber contribuido en su preparación artística.

FILOSOFÍA

Para Smith, el ballet ha sido un vehículo que la ha llevado a explotar su mejor potencial. Desde la humildad de la británica Margot Fonteyn hasta el vigor de la estadounidense Monica Mason, inspiraron su carrera.

Desde una perspectiva técnica, el ritmo y los estilos neoclásicos conforman su mayor fortaleza.

Sin embargo, visto desde una óptica más social, Smith asegura que la danza también busca la retribución de lo aprendido.

“Es por eso que sí se puede vivir de ella, es el secreto de su éxito”, asiente la docente.

“Al llegar a Panamá en 1974 tuve mucha dicha, por todos los conocimientos aprendidos junto a los profesores y compañeros en el ballet”, dice.

Hoy, su carrera la vincula con la docencia, un camino que le ha permitido compartir todo lo aprendido y moldear la carrera de los nuevos artistas.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código