El reto del tranque

Uno de los puntos polémicos del reordenamiento fue el propuesto en el sitio patrimonial de Panamá Viejo. Allí cambió radicalmente el trazado de la vía Cincuentenario, se incorporó una rotonda, se corrió el curso de la vía y se planteó una doble calzada.

Temas:

En la vía Domingo Díaz continúan los trabajos para completar el ambicioso plan de reordenamiento vial de la ciudad de Panamá. LA PRENSA/Archivo. En la vía Domingo Díaz continúan los trabajos para completar el ambicioso plan de reordenamiento vial de la ciudad de Panamá. LA PRENSA/Archivo.
En la vía Domingo Díaz continúan los trabajos para completar el ambicioso plan de reordenamiento vial de la ciudad de Panamá. LA PRENSA/Archivo.

Fue el entonces titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP) Federico Suárez quien, a finales de 2010, prometió que “en dos o tres años” la ciudad de Panamá iba a cambiar.

Anunciaba así un ambicioso “Plan maestro de reordenamiento vial de Panamá”, que constaba de la construcción y mejoramiento de 18 intersecciones en el centro y el este de la ciudad.

“Los tranques de la ciudad tienen fecha de cumpleaños”, dijo en ese entonces. El Metro Bus aún no se implementaba y el Metro venía lejos todavía.

En octubre de ese año se anunció la licitación de la construcción del corredor vía Brasil-Tramo I (Ricardo J. Alfaro y Simón Bolívar) y del corredor vía Brasil-Tramo II (vía España, calle 50 y vía Israel). Además, el ensanche de la avenida Domingo Díaz y el plan de preservación del Patrimonio Histórico de la ciudad de Panamá.

No se sabía entonces el costo total del reordenamiento, dato que el Gobierno mantenía en secreto.

Sin embargo, a comienzos de 2011, el MOP proyectó un estimado de 5 mil millones de dólares en todas las obras de esa cartera para el quinquenio, en el que incluso se mencionaba otro puente sobre el Canal de Panamá.

Algunos críticos señalaban que aquel monto no incluía los cerca de 2 mil millones de dólares del costo de la línea 1 del Metro de Panamá.

En el paquete de proyectos también estaba el túnel que debía unir las avenidas Balboa y de los Poetas. Y que finalmente se convertiría en la polémica cinta costera tres.

Para febrero de 2011, la mayoría de las obras se encontraban ya adjudicadas. El MOP, sabiendo que la confluencia de los trabajos traería más congestionamiento vehicular, publicó en su sitio web mapas para orientar a la gente sobre cómo circular de forma menos traumática en los lugares donde se realizaban las obras.

Un año más tarde, en abril de 2012, Carlos Ho, director de Proyectos Especiales del MOP, admitió que el plan de reordenamiento no alcanzaría a ser completado por el gobierno de Ricardo Martinelli, por cuestiones de tiempo. Las licitaciones y las obras les quedarían a la nueva administración.

En el camino, algunos de los proyectos sufrieron cambios en su diseño.

Por ejemplo, en la avenida de los Mártires no se construyó un viaducto, tal y como se había programado. En cambio, lo que se hizo fue una trinchera o paso subterráneo a la altura de la avenida Gorgas. En la parte superior, los diseñadores se decantaron por una rotonda, donde hoy existe una escultura alusiva a la gesta del 9 de enero.

En el nuevo diseño también se incluyeron cuatro pasos peatonales para cruzar de un lado a otro de la avenida de los Mártires.

Mientras tanto, en la intersección de avenida Nacional con la Omar Torrijos en vez de un viaducto se hizo una trinchera.

Uno de los puntos polémicos del reordenamiento fue el propuesto en el sitio patrimonial de Panamá Viejo. Allí cambió radicalmente el trazado de la vía Cincuentenario, se incorporó una rotonda, se corrió el curso de la vía y se planteó una doble calzada.

Ello provocó la afectación de cerca de medio centenar de viviendas y el aparente compromiso de parte del conjunto histórico. Ciudadanos, vecinos y organizaciones denunciaron el daño o la pérdida de piezas arqueológicas, lo cual fue desmentido por los responsables de la obra y del sitio.

En marzo de 2013, el MOP admitió que 870 propiedades habían sido perjudicadas con el plan de reordenamiento y sus propietarios habían tenido que ser indemnizados. Según esta versión, solo una familia en el proyecto de vía Cincuentenario fue expropiada.

El plan implicó la instalación de un sistema de manejo de tráfico, que fue subcontratado por 40 millones de dólares con la empresa española FCC.

En julio de 2013 se inauguró el paso vehicular en la avenida Simón Bolívar (Transístmica), que forma parte del proyecto corredor-vía Brasil tramo I, aunque solo de manera parcial, lo cual generó críticas por parte de los usuarios.

A partir de allí, poco a poco las obras del corredor vía Brasil, uno de los ejes críticos del proyecto, se fueron completando.

Varias de las nuevas soluciones viales tienen rotondas. Esto ha provocado algunos problemas para los conductores, muchos de los cuales, al parecer, no las saben usar, según opinan expertos en vialidad.

En abril de 2014, la ampliación a seis carriles de la vía Domingo Díaz, adjudicada a la empresa ICA-Meco, solo mostraba un avance del 55%.

La obra contempla la construcción del nuevo puente sobre el cruce de Pedregal y las instalaciones de zonas paga para el sistema Metro Bus.

Pese a ser la segunda obra más importante y costosa del plan de reordenamiento vial, con una inversión de más de 230 millones de dólares (la primera sería la cinta costera tres, con más de 700 millones de dólares) es una de las más atrasadas, debido, entre otras cosas, a la reubicación de utilidades públicas (tuberías, hidrantes, cableado, etc.).

El impacto total de este plan sobre el tranque diario, pese a haber aligerado un poco la circulación en algunos puntos de la ciudad, todavía no es del todo evidente.

Las obras como propaganda

La frase “Más en 5 años que en 50” caracterizó los últimos meses de la administración de Ricardo Martinelli, previos a las elecciones que desinflaron las intenciones de continuidad en el poder de Cambio Democrático y sus aliados. 

El Metro, el Metro Bus y la controvertida cinta costera fase tres fueron algunos de los buques insignia de la fallida campaña que buscaba apuntalar a su delfín, José Domingo Arias. Sin embargo, en los últimos meses de la administración de Martín Torrijos, cinco años atrás, unas expresiones similares (aunque menos intensas) también se escucharon:

“92% del presupuesto ejecutado: la mayor ejecución presupuestaria en la historia del país y recuperación de la red vial, más del doble que las tres administraciones juntas”, rezaba un anuncio de prensa. Se hizo famosa la frase “Las molestias pasan y las obras quedan”, concepto que el gobierno de Martinelli también hizo suyo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código