HISTORIA. COMARCAS INDÍGENAS.

La revolución de los gunas

89 años después de los sucesos, diferentes artistas de la etnia intentan plasmar sus tradiciones y costumbres en sus obras.

Temas:

Si por los gobiernos de Panamá fuera, hoy no existirían las molas.

Una de las expresiones artísticas más conocidas y valoradas en el mundo estuvo a punto de desaparecer entre 1924 y 1925, cuando la administración del presidente Rodolfo Chiari intentó someter a la comarca Guna Yala a una renuncia forzada de su cultura.

Poco a poco, las autoridades nacionales apretaron el estilo de vida de los gunas para conseguir una integración a la cultura “latina”, la de la capital.

Incluso, la Iglesia católica llevaba varios años comisionada para “cristianizar” a este pueblo originario.

El enfrentamiento llegó a su punto más tenso en febrero de 1925, cuando la policía fue instruida para arrestar a las mujeres que vistieran molas y argollas.

Las mujeres respondieron escondiéndose en las islas más apartadas del archipiélago. Otras aceptaban la imposición del despojo de su historia, de su cultura.

La presencia de la fuerza policial en las comunidades más importantes de la comarca aumentó la molestia entre los nativos, que decidieron rebelarse contra el gobierno.

Simral Colman, de Ailigandí, y Nele Kantule, de Ustupu, líderes comunitarios en sus islas, se convirtieron en el rostro del levantamiento.

Colman, consejero comunitario, y Kantule, referente en la medicina botánica, recorrieron varias islas acompañados de sus adeptos para sacar a los policías.

Fue en las islas Playón Chico y Tupile donde encontraron mayor resistencia. Sin embargo, lograron su cometido y el 25 de febrero de 1925 proclamaron la república de Tule. De esta manera triunfaba la revolución de los gunas.

Pero el movimiento dejó su rastro de sangre: murieron policías indígenas y latinos, como Claudio Iglesias y Miguel Gordón.

Años más tarde, exactamente en 1938, a través de la Ley 20 se creó la comarca de Guna Yala, un territorio dentro de la república de Panamá, pero administrado y organizado según los usos y la cultura guna.

HISTORIA VIVE

89 años pasaron desde que los gunas lograron la autonomía en su tierra, pero el tiempo no ha borrado ese sentimiento y reconocen que si no fuese por Kantule y Colman, hoy sus costumbres no existirían.

Las nuevas generaciones, principalmente los artistas, se han encargado de divulgar las tradiciones.

Yovanny Barrantes, de 38 años, toca la flauta zampoña. Su hermano Erik tiene 36 y es guitarrista.

Ambos forman parte de la banda La Tribu, que mezcla el rock con la música guna.

Desde sus tres años Barrantes vive en la ciudad y disfruta su tradición.

“Nos iban a quitar nuestra cultura a la fuerza. Esa rebelión representa un icono, algo que nos aglutina”, dice.

Conoció la historia de Kantule y Colman a través de sus padres y sus abuelos. Hoy, según afirma, intenta contagiar a los gunas capitalinos con su música.

Eso también pretenden Esteban Herrera e Inatoy Obaldía, de 33 y 30 años, respectivamente, con su grupo de rap Kuna Revolution.

“Creamos el grupo porque nos sentíamos marginados”, cuenta Herrera. Las letras de sus canciones tratan de problemas sociales.

En tanto, Lucio López Cansuet nació en Cartí Yandub y tiene 39 años. En la mayoría de sus pinturas, de tonos realistas, destaca niñas gunas arropadas por árboles, agua o peces. Guna Yala vive en sus lienzos.

López Cansuet sabe que los gunas están orgullosos de él y de todos los artistas que resalten sus tradiciones, pero reconoce que abrirse paso en la comarca es complicado.

“No hay espacio para el arte moderno, a pesar de que allá todo es arte”, expresa Cansuet, quien reclama una mayor intervención del Gobierno en este sentido.

Además, explica que ese deber de ser una isla turística que ha recaído en el archipiélago frena las expresiones artísticas.

“La mola siempre será arte, pero se ha comercializado mucho. Hay mujeres buenas en eso, pero hasta ahí. Lo que hacen es con el objetivo de venderlo y no le encuentran otro uso”, destacó.

Por su parte, Iguandili López, de 50 años, es profesora en la Escuela Nacional de Danza. Nació en Ailidup y llegó a la capital a los ocho años.

Desde hace tiempo intenta mezclar historia y cultura. Dirige el Taller Gwiled, en el que se reúnen jóvenes para conversar sobre la historia de este pueblo.

También se encarga de llevar a músicos y pintores a diferentes islas comarcales. “Si en la ciudad los artistas no tienen apoyo, imagínate en una comarca. Nosotros llevamos a los artistas para apoyar a los niños”, cuenta.

También hay directores de cine, actores, malabaristas y otros artistas gunas trabajando para enaltecer su tradición en Panamá y en el mundo. Dejaron las armas y tomaron el arte. Las molas siguen con vida.

Los ngäbes y su lucha por el río

Los indígenas pelean por sus tradiciones culturales y por su subsistencia. Durante siglos, el Tabasará ha sido una de las fuentes de vida de ngäbes y buglés, ya que en las aguas del río y en sus riberas desarrollan actividades.

Ellos han alertado de que un embalse para una hidroeléctrica en este sector afectaría el curso del río, cambiando su convivencia y borrando parte de su historia, pues, según insisten, a lo largo del afluente hay petroglifos que muestran el origen de su escritura.

Por esta y otras razones, el pueblo advirtió de que saldrá a las calles si el gobierno del presidente Ricardo Martinelli permite la construcción de la hidroeléctrica Barro Blanco. El tema no es nuevo. Hace dos años, los ngäbes protagonizaron una serie de protestas por la insistencia del Órgano Ejecutivo de permitir la edificación de la obra.

Los enfrentamientos entre indígenas y agentes antidisturbios dejaron dos muertos. Esto no frenó la intención de las autoridades, ya que hace poco la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos anunció que está próxima a programar una fecha para que la empresa Generadora del Istmo, encargada del proyecto, entre al área y desaloje a sus moradores. La compañía insiste en que actúa amparada por la ley.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código