deporte. EL PECADO aún imperdonable de ROSE

Un rey del béisbol, proscrito

Pete Rose recibió otro portazo de las Grandes Ligas que le cierra la oportunidad de ingresar al Salón de la Fama.

Temas:

Pete Rose sigue a la espera para ver si algún día se le levanta el castigo. Pete Rose sigue a la espera para ver si algún día se le levanta el castigo.
Pete Rose sigue a la espera para ver si algún día se le levanta el castigo. Ethan Miller

A sus 74 años de edad, y 26 de estar cumpliendo una sentencia que lo margina a perpetuidad del béisbol de las Grandes Ligas, el “rey de los hits seguirá con el mismo castigo y sin oportunidad de ingresar al Salón de la Fama, a pesar de los méritos sobrados que tiene por lo que hizo en el terreno de juego como pelotero.

Pete Rose, el legendario jardinero y jugador de cuadro de la llamada “gran máquina roja” de los Rojos de Cincinnati de la década de 1970, recibió hace poco otro portazo en pleno rostro por parte de las Grandes Ligas, que rechazó su pedido de readmisión al béisbol.

Proscrito de por vida del béisbol desde 1989 por el comisionado de ese entonces Bart Giammati, acusado de apostar a los juegos de los Rojos de Cincinnati, incluso cuando jugó y dirigió esa novena, entre 1985 y 1987, Rose sigue esperando un perdón que no llega.

Aunque lo negó insistentemente, no fue hasta que, en una autobiografía publicada en 2004, admitió estar involucrado en las apuestas, negando, sin embargo, haberlo hecho en contra de su equipo.

De ahí en adelante se abrió una pequeña luz de esperanza de un indulto por parte de las Grandes Ligas para su reinstalación y potencial ingreso al Salón de la Fama, en un debate salpicado con sus pros y contras.

“Los que usaron esteroides pueden entrar al Salón de la Fama y ellos causaron un daño directo al deporte, así que ¿por qué no Pete Rose?”, se preguntó Cliff Cho, un supervisor de ventas de una concesionaria de autos en Las Vegas, Estados Unidos, que compró una pelota para que Rose la firmara.

“Y haber apostado por los Rojos no significa que no consiguió 4 mil 256 hits”, añadió.

Sin embargo, para el actual comisionado de las Grandes Ligas Rob Manfred el panorama es otro.

En una carta al líder histórico de hits, en la que plasma sus conclusiones en torno al rechazo al pedido de readmisión, Manfred afirmó que Rose sigue apostando a los deportes y que constituye una amenaza a la integridad del deporte del béisbol si se le permite volver a su seno.

“Los dichos en público y privado del señor Rose, incluyendo su reconocimiento inicial en 2004, me inspiran poca confianza de que tenga entendimiento sobre su mala conducta, que ha aceptado plena responsabilidad de ello, o que entienda el daño que ha causado”, escribió Manfred.

“No estoy convencido de que se ha apartado del tipo de conducta y vínculos que originalmente provocaron que se le colocará en la lista permanente de suspendidos”, sostuvo Manfred.

Por su parte, el presidente de los Rojos, Bob Castellini, es de los que opina que Rose merece una oportunidad y dijo que confía en que el Salón de la Fama pueda reconsiderar su decisión.

“Nosotros y los fanáticos creemos que él [Pete Rose], se merece esa oportunidad”, dijo.

El expelotero dominicano y miembro del Salón de la Fama Anastacio Tany Pérez, quien fue integrante del temido y recordado “Big Red Machine” junto con Rose entre 1970 y 1976, también es de los que apoya el perdón para Rose.

“Desde que empecé a jugar estuve con él, y esta no es la primera vez que lo digo: Pete Rose se merece estar en el Salón de la Fama. Yo sé que el cometió un error y a lo mejor lo sigue cometiendo, como dicen, pero en el Hall of Fame él debería estar. Si el béisbol no lo quiere dirigiendo o lo que sea, eso es otra cosa. Pero en el Salón de la Fama, por lo que hizo sobre el terreno y por la forma en que él jugó, él pertenece a ese lugar”, sostuvo Pérez.

Y es que no hay duda alguna de que Rose tiene los números para llegar al Salón de la Fama. Sin el lastre de las apuestas, se le habría elegido en su primera oportunidad.

Pero no pudo siquiera ser votado, porque el recinto ha considerado que no es elegible, a diferencia de lo que ocurre con Barry Bonds y otros integrantes de la generación de los esteroides.

Bonds dentro de unos cuantos meses empezará en su nuevo empleo como coach de bateo de los Marlins, todo con la bendición de las Grandes Ligas.

Por su parte, el castigo que arrastra Rose le impide poder trabajar para equipos de Grandes Ligas o en sus filiales en las menores, pero puede participar en actos ceremoniales con el permiso del comisionado y puede trabajar para terceros. Fue lo que hizo con el canal de televisión Fox, que lo contrató como analista este año.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código