Presidente seguirá pagando ínfimo impuesto de inmueble

La salida fiscal de Martinelli

La residencia del mandatario tiene un valor declarado de 187 mil 550 dólares. Esta cifra no ha cambiado en 25 años.

Temas:

El presidente saliente, Ricardo Martinelli, confesó en la entrada de su mansión que nunca actualizó el valor catastral de sus propiedades en el exclusivo barrio Altos del Golf, tal como lo prometió hace cinco meses.

La jugada la reveló el pasado 4 de mayo en la puerta de su casa, una mansión cuyo valor “oficial” es el mismo desde hace cinco quinquenios: 187 mil 550 dólares, sumadas las mejoras y el terreno de mil 2 metros cuadrados en uno de los sectores más exclusivos de la capital.

“No he podido actualizar el valor catastral de mi casa porque la ley no me lo permite”, argumentó de forma tajante y segura el mandatario.

Tras hacer las consultas en las normas relativas al impuesto de inmueble y a todo lo que regula los avalúos, se pudo confirmar que no hay disposición que impida hacer avalúos voluntarios.

La confesión de Martinelli dejó al descubierto que su publicitada solicitud al centro de atención al usuario de la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) resultó ser un show mediático.

El pasado 10 de diciembre este diario reveló que el Presidente de la República no había declarado las mejoras ni actualizado el valor catastral de su complejo residencial en Altos del Golf, en 25 años. Entonces Martinelli se presentó a la Anati con la supuesta intención de poner orden en su casa.

“Yo quiero pedirles que revalúen mi casa, y como yo estoy haciendo lo propio y dando el ejemplo, yo quiero que lo mismo hagan todas las personas que en 20 a 25 años, algunas hasta 40 años, no han revaluado sus casas, porque hay que predicar con el ejemplo. Hay muchas casas de playa que no tienen valor, hay lugares que han desaparecido donde ni siquiera se ha hecho ninguna revaluación”, dijo Martinelli en aquel momento.

Ese día la funcionaria que lo atendió no pudo procesar el requerimiento, ya que la residencia de los Martinelli Linares está a nombre de una persona jurídica.

El Presidente se llevó el formulario con la promesa de completar la información exigida por la Anati, pero en cinco meses nunca volvió a esa entidad.

Aquel 10 de diciembre omitió pedir la revisión de su “casa club”, que también está en Altos del Golf y tiene un valor registrado de 102 mil dólares.

Según la información catastral oficial a la que tuvo acceso este diario, en esa finca hay adecuaciones que ni siquiera aparecen acreditadas. Piscina, canchas deportivas y una amplia terraza forman parte de los activos no acreditados.

Cuestionado sobre el tema, Martinelli reiteró el día de las elecciones generales que “solo cuando las venda [las propiedades] podré actualizar el valor. De otro modo la ley no me lo permite”.

En efecto, cuando se realiza una compra-venta, automáticamente el valor catastral se actualiza para efectos impositivos.

Pero el mandatario pasó por alto que hay otros escenarios que sí le permiten pagar el impuesto de inmueble correspondiente a su residencia de ensueño.

Existe el avalúo voluntario, al que puede acceder el dueño de una finca previa aprobación de la Anati, siempre y cuando el avalúo presentado tenga un valor mayor al registrado.

En el caso de la familia Martinelli Linares, esta figura es totalmente factible.

Las propiedades del Presidente en Altos del Golf deben de pagar al menos 5 mil dólares anuales en impuestos. Tienen sus dos imponentes inmuebles – la mansión y la “casa club”– repartidas en tres fincas.

La primera es el hogar de los Martinelli Linares, cuyo valor registrado es de 187 mil 550 dólares: 104 mil 50 por las “mejoras” y 83 mil 500 por el terreno.

La “casa club” se levanta sobre dos fincas. Una de ellas fue registrada con un valor de 50 mil dólares (45 mil 500 dólares por el terreno y 4 mil 500 dólares por las “mejoras”). La otra muestra un valor de 52 mil 480 dólares. Apenas 102 mil 480 dólares por un club privado, en uno de los sectores élite de la capital.

El impuesto de inmueble que debe pagar el Presidente por su mansión sería de solo 3 mil 200 dólares, sin considerar posibles exoneraciones fiscales. Por el club familiar, el desembolso al fisco apenas si llega a mil 414 dólares.

En total, por todo el complejo residencial, el mandatario aporta cerca de 4 mil 614 dólares anuales en impuestos de inmuebles, gracias a que sus propiedades tienen un ínfimo registro catastral de 290 mil dólares, cuando el valor de mercado es de al menos 4 millones de dólares, aseguran especialistas del mercado inmobiliario.

En el Registro Público no han variado los valores de los bienes ni sus propietarios, lo que implica que las adecuaciones de la “casa club” siguen en el limbo, a pesar de que el Código Fiscal establece que el propietario de cualquier bien inmueble tiene la obligación de declarar las mejoras que se construyen, so pena de las sanciones establecidas.

La Ley 33 de 2010 establece que la declaración de mejoras se debe inscribir ante la respectiva sección del Registro Público de Panamá.

El incumplimiento de esta obligación se sanciona con una multa anual o su fracción equivalente de años, del 2% sobre el valor de las mejoras. Se encarga de ello la Dirección General de Ingresos, hoy Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (ANIP).

La norma especifica que no se le aplicará multa a la declaración de mejoras cuyo valor no sobrepase los $30 mil.

Un inmueble con las características de la “casa club” de los Martinelli tendría un valor comercial mínimo de 2 millones de dólares. Y lo más probable es que las mejoras no declaradas sobrepasen los $30 mil, si solo se considera la piscina a disposición de la familia del Presidente.

El mandatario, que ha optado por seguir pagando los impuestos de acuerdo con la conveniencia de su bolsillo, no ha sido investigado por ninguna entidad de su gobierno.

El tema quedó sepultado después de su aparición el pasado 10 de diciembre. Así se veía venir.

Luis Cucalón, administrador de la ANIP, expresó en ese momento que no iba a investigar al Presidente, “porque la falta no es una evasión fiscal”.

La Anati pudo haber hecho el avalúo de oficio, pero tampoco tomó su rol en el caso, y el tercer escenario que permitía la revalorización tampoco se utilizó.

El presidente Martinelli, con una fortuna de cientos de millones de dólares y que exigía el pago de impuestos a los “ricos” de este país, terminará su mandato pagando un impuesto de inmueble que no ha variado en un cuarto de siglo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código