Informe a la nación

Más subsidios en campaña

En un discurso que duró una hora y diez minutos, el mandatario criticó a la oposición y elogió las inversiones del gobierno del cambio.

Temas:

El Palacio Legislativo Justo Arosemena estaba rebosante. Periodistas, cámaras y fotógrafos esperaban la llegada de los ministros y del Presidente de la República, Ricardo Martinelli, quien daría su último informe de gestión al país.

Pasadas las 8:20 a.m., una banda de música de guerra entonó el himno nacional, y bajo sus acordes izaron la bandera. Acto seguido, el presidente del Legislativo, Sergio Gálvez, dirigió una delegación para que hiciera lo mismo con la bandera de todos los partidos políticos del país. Gálvez, cuestionado en los últimos días por regalar a sus electores jamón y pavo comprados con fondos públicos, dijo que su gestión era la más productiva de la historia; luego, entró al hemiciclo a presidir la sesión (ver nota relacionada) que culminaría con el discurso de Martinelli.

Hacia las 8:30 a.m. llegó el primero de los ministros, el de Economía y Finanzas, Frank De Lima. Bajó de su camioneta oscura ataviado con saco negro y lentes de sol. Le siguió Fernando Núñez Fábrega, de Relaciones Exteriores; y José Raúl Mulino, de Seguridad.

Y así, los hombres y mujeres del Gabinete aparecían poco a poco en el Legislativo. Lilia Herrera, defensora del Pueblo, por ejemplo, acudió en el carro Lincoln Navigator negro que adquirió en $87 mil su antecesora Patria Portugal.

Otros entraron por la puerta de atrás, entre ellos, Eduardo Peñaloza, fiscal electoral; la procuradora, Ana Belfon; el hasta ayer presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alejandro Moncada Luna, y la contralora, Gioconda Torres. Guillermo Ferrufino, ministro de Desarrollo Social, por ejemplo, ni siquiera asistió, al igual que la titular de Educación, Lucy Molinar.

Llegó el Presidente de la República. Estaba vestido con saco negro y corbata color perla con la cinta presidencial por delante. Sonreía, pero, como pocas veces ocurre, evitó dar declaraciones a los medios. “A la salida”, repetía. Eran las 9:40 a.m. “Positivo”, respondió cuando los periodistas le preguntaron sobre el contenido de su discurso.

RECIBIMIENTO Y SESIÓN

Lo recibió el presidente de la Asamblea, Sergio Gálvez, quien lo llevó hasta el salón Chanchoré, lugar donde el Legislativo recibe a los invitados especiales. Luego entró al pleno.

Ubicado al extremo derecho del estrado, con Gálvez y Moncada Luna, magistrado de la Corte Suprema de Justicia a su izquierda, Martinelli lucía sereno. La invocación religiosa y un breve informe del presidente del Legislativo antecedieron el discurso del gobernante.

“Esta es mi última rendición de cuentas a la nación panameña del período presidencial que inicié en el año 2009, cuando el pueblo me eligió presidente de Panamá”, empezó.

Hizo un recuento de todas sus obras, de los obstáculos que tuvo que sortear, como la recesión económica mundial. “Enfrentamos esa terrible crisis, que a pesar de ella hemos cumplido las promesas al pueblo panameño”, dijo.

Repitió siete veces, en distintos momentos de su discurso, la frase: “unidos nada es imposible”.

Recordó programas sociales de su administración, como 100 a los 70 y la beca universal. Casi cada cinco minutos los diputados oficialistas, ministros y algunos funcionarios le aplaudían. “La idea del cambio que algunos llamaron locura, pero que el pueblo apoyó, fue tomando forma ”, dijo.

“Hoy hay menos pobreza, mejor educación y salarios más altos. Tenemos pleno empleo, más seguridad y mejor salud”, agregó.

Contó que aún mantiene fresco en su memoria el día en que asumió el poder el 1 julio de 2009 y de lo que prometió, cuando fue en saco y corbata. “Lo que nadie vio es que todavía tenía los zapatos del pueblo bien puestos”, señaló.

También hizo un balance en los temas de seguridad y salud. Dijo, por ejemplo, que hizo aumentos a los miembros de los estamentos de seguridad y que en su administración se han construido 5 hospitales y 22 Minsa-Capsi.

En cuanto al agua, aseguró que en 2013 “llegamos al 91% de la población con cobertura de agua potable en Panamá”, y que este año tienen previsto que aumente un 93.5% la población “con agua 24 -7”.

“Y lo más importante, dejamos todo listo para que el próximo gobierno llegue al 100% sin tener que hacer el esfuerzo y sacrificio que nos tocó hacer a nosotros que heredamos un sistema que era antiguo”, añadió.

Recurrió al nacionalismo y la soberanía al mencionar el nombre de cada uno de los mártires del 9 de enero de 1964, y les agradeció por haber luchado por un territorio libre.

REGRESIÓN DE PRECIOS

Martinelli indicó que antes de finalizar su gestión, en junio próximo, creará el programa “regresión de precios” de seis productos de la canasta básica a través de un subsidio especial “para que los puedan comprar muy por debajo del precio de mercado”.

Explicó que el arroz se vendería a 30 centésimos la libra, es decir que cinco libras costarían $1.50. El litro y medio de aceite costaría $2.00, la libra de lentejas, 35 centésimos; la libra de espagueti, 25 centésimos; la tuna, 30 centésimos, y el huevo, que en la actualidad está a 30 centésimos, tendría un 40% de descuento. “Otros productos baratos en las jumbo ferias serán la jamonilla, carnes y vegetales frescos o enlatados”, aseguró. “Esta regresión de precios nos hará recordar la famosa frase ¡qué pifia los 80!”, destacó.

CRÍTICAS A LA OPOSICIÓN

Aunque dijo que su discurso no sería político, Martinelli hizo un aparte para el tema. Dijo que empieza una nueva etapa: el período electoral (mañana 4 de enero abre oficialmente el proceso electoral).

“El fantasma de mi reelección que algunos inventaron, quedó atrás”, sostuvo, al tiempo que recordaba que ya hay cuatro candidatos presidenciales escogidos democráticamente en las primarias de sus respectivos partidos.

Y que otros tres se ganarán el derecho a postularse como independientes, “tocando puertas y buscando” firmas.

“Considero injusto, inmoral y antidemocrático exigirle a cualquier candidato que ganó ampliamente en sus primarias, que se baje y deje a la deriva su partido y sus bases, y a los demás candidatos que también ganaron por elección popular”, sostuvo el gobernante en relación al frustrado intento de alianza entre los candidatos presidenciales de oposición.

Incluso, en un tono más fuerte, añadió que “la época en que unos cuantos ponen y quitan presidentes ya pasó. No más acuerdos de recámara a espaldas de los partidos y el pueblo”.

Manifestó que no tiene dudas de que el Tribunal Electoral manejará con transparencia las elecciones, y pidió respetar los resultados que esa institución emita el 4 de mayo de este año.

Cerró con la frase de su campaña en 2009: “Los locos somos más”.

Gálvez arremete contra opositores

El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado de Cambio Democrático (CD) Sergio Gálvez, afirmó que las críticas de sus opositores son producto “del temor y las ansias de llegar al poder de todas maneras”.

Ayer, en su discurso de apertura de la segunda legislatura del quinto período de sesiones ordinarias, Gálvez manifestó que es precisamente ahora que entramos en un año electoral cuando se intensifican las críticas de los opositores. “Mientras más se avanza en la agenda legislativa, más obras se realizan y más programas se ejecutan, los ataques son más agresivos y hostiles. Dichas críticas son el producto del temor y las ansias de llegar al poder de todas maneras”.

El diputado ha sido fuertemente criticado por sus opositores por regalar jamones y otros productos a sus electores durante la Navidad. Estas ansias de poder, asegura Gálvez, ciega a los opositores y no les permiten ver los avances que los panameños y el resto del mundo sí observan. “Resulta fácil darse cuenta de que estamos mejor ahora que hace cinco años. En mayo de 2014 comenzaremos un nuevo quiquenio y vamos a continuar con más cambios”, aseguró.

Exalta Gestión

Gálvez instó a los diputados con intenciones de reelegirse a no olvidar el compromiso con su labor legislativa que culmina el 30 de junio, al referirse a la atención y el tiempo que muchos le darán a la campaña electoral.

En cuanto a lo que va de su gestión, afirmó que ha sido productiva con más de 130 proyectos aprobados en 2013.

Para el diputado del opositor Partido Revolucionario Democráticio (PRD) Juan Carlos Arosemena, Gálvez dio un discurso “demagógico, político y electorero”.

En tanto, el diputado panameñista Luis Eduardo Quirós expresó que el discurso denotó que los que quieren aferrarse al poder utilizan los medios posibles desde el gobierno, como el despliegue de publicidad engañosa y la utilización de recursos del Estado para favorecerse políticamente. Eso demuestra la desesperación que tienen”, afirmó el opositor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código