Crisis política

El trance político de Venezuela

La oposición insiste en la auditoría de votos, mientras el candidato oficialista se prepara para su juramentación.
movilización. Simpatizantes del líder opositor Henrique Capriles participan de una protesta en la plaza Altamira, en Caracas, capital de Venezuela. Las protestas del lunes terminaron con siete personas muertas. XINHUA/Mauricio Valenzuela movilización. Simpatizantes del líder opositor Henrique Capriles participan de una protesta en la plaza Altamira, en Caracas, capital de Venezuela. Las protestas del lunes terminaron con siete personas muertas. XINHUA/Mauricio Valenzuela
movilización. Simpatizantes del líder opositor Henrique Capriles participan de una protesta en la plaza Altamira, en Caracas, capital de Venezuela. Las protestas del lunes terminaron con siete personas muertas. XINHUA/Mauricio Valenzuela

Venezuela está encendida. En un “limbo jurídico”, afirma el diario El País de España.

Nicolás Maduro, el heredero de Hugo Chávez, fue proclamado el pasado lunes vencedor de las elecciones presidenciales del domingo 14 de abril, pese a que la oposición duda de los resultados e insiste en que se haga una auditoría –que consiste en abrir las cajas y revisar el acta que resume la cantidad de votos– para despejar dudas.

La diferencia es, por decir lo menos, llamativa: 50.78% de los votos para Maduro; 48.95% para Henrique Capriles. La brecha, de menos de dos puntos, es bastante menor que los casi 11 puntos de ventaja que obtuvo Hugo Chávez (1999-2013) el pasado 7 de octubre sobre Capriles.

Tan estrecho margen no solo aviva las dudas sino que, como dice El País, “consagra la división de los venezolanos en dos mitades y pone fin al proyecto hegemónico” de la llamada revolución bolivariana.

Tal como declaró ayer Capriles, el gobierno “no ha querido leer el resultado del domingo: no hay una mayoría en el país, hay dos mitades. Y no se trata de que las dos mitades se atropellen”.

Aquí habría que recordar que Maduro se había comprometido a reabrir las cajas, porque “no temía” a los resultados. En el camino, cambió de opinión. No solo no se ha querido auditar las actas, sino que Maduro acusó ayer a la oposición de promover la violencia política que dejó siete muertos, 61 heridos y 135 detenidos –según la fiscal general Luisa Ortega–, mientras el líder opositor respondió que el gobierno infiltra las manifestaciones convocadas para producir violencia.

Las protestas, que el gobierno etiquetó como “la noche de los cristales rotos”, le han servido como excusa a Maduro, quien advirtió que podría radicalizar “a fondo” la revolución bolivariana si la oposición continúa agitando la violencia. “Tengo el apoyo del pueblo y de la Fuerza Armada bolivariana”, agregó.

Indicó que las protestas de opositores dejaron sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela quemadas y vehículos incendiados.

“Eres un cobarde, asesino”, afirmó el Presidente proclamado, quien añadió que no reconocerá a Capriles como gobernador del estado central de Miranda, luego de que el líder opositor le dijera que era un “Presidente ilegítimo y espúreo”. “[Usted] seguirá encargado de la Presidencia, pero los venezolanos tienen derecho a conocer la verdad”, manifestó el líder opositor.

Entre las irregularidades denunciadas por Capriles se destaca que 283 testigos de su partido fueron retirados “por la fuerza” de los centros de votación, “en algunos casos con armas de fuego”, lo que afecta a 722 mil 883 electores. También hubo, añadió, “violencia en 397 centros, en los que hubo motorizados atemorizando a los electores”, aseguró. Agregó que había gente que durante la jornada “asistía” a personas a votar, es decir que las acompañaban hasta la máquina donde debían registrar su voto.

Marcha atrás

Capriles le pidió ayer a sus partidarios que demuestren su descontento con los cacerolazos.

“La violencia la promueve el gobierno, esa es la agenda del Presidente ilegítimo. Quieren meter al país en la agenda de la violencia para que se olvide que el objeto de esta lucha es lograr el reconteo voto a voto”, dijo en una rueda de prensa.

Así las cosas, anunció la suspensión de la marcha convocada para ir hoy al Consejo Nacional Electoral (CNE), en Caracas, con la intención de reclamar la auditoría de las elecciones. Poco antes, Maduro había prohibido la protesta.

Como informa el diario El Universal de Venezuela, el líder de la Alternativa Democrática pidió a sus seguidores “recogerse” y recalcó que quien se salía del “tema pacífico, daña lo que hemos construido”.

Capriles informó, además, que presentará hoy documentación en el CNE para reclamar la auditoría.

En la Asamblea Nacional, los ánimos también se pusieron tensos. El diputado opositor venezolano William Dávila resultó herido ayer dentro del Congreso, aparentemente agredido por otro legislador, indicaron fuentes legislativas.

Dávila sufrió una herida en el rostro en la que recibió ocho puntos de sutura luego de que le lanzaran un objeto contundente. El diputado Julio Borges también denunció que fue insultado y golpeado por sus colegas oficialistas en la cámara.

La agresión ocurrió en medio de un encendido debate sobre los resultados electorales del domingo pasado.

Panamá llama a consulta a embajador Pereira

El embajador de Panamá en Venezuela, Pedro Pereira, ha sido llamado a consultas por el Gobierno Nacional, a raíz de la crisis política que vive el país suramericano tras las elecciones del pasado domingo. Pereira, que ostenta el cargo desde hace tres años, recibió un fax de la Cancillería ayer en la tarde, en el que se le ordenaba regresar a la capital hoy mismo. Su llegada será después del mediodía. Su esposa permanecerá en Caracas, lo que en principio descarta un cambio radical en la postura panameña hacia Venezuela.

El canciller panameño Fernando Núñez Fábrega confirmó a este diario la llamada a Pereira y añadió que la medida se toma porque desean conversar con el embajador para conocer la situación actual de Venezuela y así poder emitir la posición de Panamá sobre la situación política de esa nación suramericana, donde murieron siete personas en los enfrentamientos.

La llamada a consulta llega en medio de otro incidente diplomático entre Panamá y Venezuela. Ayer, el presidente, Ricardo Martinelli, desmintió haber enviado una carta felicitando a Maduro. “El Gobierno nacional no ha emitido ningún comunicado oficial, yo no he firmado nada, el canciller no ha firmado nada, esto parece ser que fue una nota enviada por un funcionario de baja jerarquía, un oficial del protocolo”, aseguró. Al respecto, Núñez Fábrega explicó: “uno de los directores de protocolo creyó que era una elección más y mandó una nota de oficio firmada con la iniciales de él, no con las nuestras. La embajada recogió la nota, porque normalmente esta dirección envía una nota de felicitación cuando se han realizado los comicios, sin tomar en cuenta la posición del Presidente y la mía”.

En Venezuela, el embajador panameño Pedro Pereira, junto con los demás representantes diplomáticos en Caracas, asistieron ayer en la mañana a un encuentro con el canciller venezolano Elías Jaua. Gran parte de esos diplomáticos también fueron la noche del lunes a la proclamación presidencial de Nicolás Maduro en la sede del Consejo Nacional Electoral, en la que la presidenta de la institución Tibisay Lucena le entregó el acta de proclamación.

Maduro será juramentado este viernes, y aún no se sabe qué clase de representación tendrá Panamá en esa ceremonia.

Venezuela vive una situación de creciente inestabilidad desde que el candidato opositor Henrique Capriles se negara a reconocer los resultados de las elecciones del pasado domingo 14, en las que Maduro se impuso por poco más de 250 mil votos (1.83%), hasta que no hubiera una auditoría del 100% de las mesas electorales. Tanto el gobierno como la oposición han ido radicalizando progresivamente sus posiciones, trayendo como consecuencias varios actos de protesta, ataques, vandalismo e incidentes que han dejado un saldo de siete muertos, 61 heridos y más de un centenar de detenidos.

Sobre la crisis política que se vive en el país suramericano, el mandatario panameño recomendó que debe imperar el diálogo y que la CNE audite los votos de las pasadas elecciones presidenciales, ya que los resultados fueron muy estrechos. “Yo dejaría eso en manos del noble pueblo venezolano, de la ley y de su Constitución”, dijo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código