ESCÁNDALO PERIODÍSTICO. EL ´IMPERIO MURDOCH´ PIERDE Y LLORA.

La verdad de la mentira

El primer ministro, David Cameron, prometió ir hasta el fondo del asunto para ´poner orden´ en la caótica telaraña.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203fsYCvZ.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203fsYCvZ.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203fsYCvZ.jpg

La lluvia de críticas, de propios y extraños, contra el  diario inglés News of  The World, ojo de agua del escándalo de espionaje telefónico periodístico que  hoy sacude al Reino Unido, abre portillos de reflexión sobre los peligros  de la  simbiosis entre los medios de comunicación y el poder en las democracias modernas.

Las noticias sobre los ciudadanos comunes corren, pero las que involucran a los medios, vuelan. La práctica del tabloide del magnate australiano Rupert Murdoch de intervenir teléfonos y sobornar a policías para obtener exclusivas, abrió una caja de Pandora en la opinión pública.

Pecado original

En su artículo “La caída del tigre británico de papel”, publicado en La Crónica (México), el periodista Francisco Báez Rodríguez sostiene que sería inocente pensar que los intereses del grupo transnacional se limitaban únicamente a captar lectores, anunciantes y obtener ganancias comerciales.

Según él, la buena estrella del magnate Rupert Murdoch cobró mayor brillo “cuando Margaret Thatcher le dio el 40% del control de los medios británicos, a cambio del ferviente apoyo editorial a las políticas de la Dama de Hierro”.

Recuerda que los dueños de este poderoso emporio mediático estaban acostumbrados a beber del abrevadero oficial. “Tony Blair utilizó a Murdoch para ganar algo de apoyo a la intervención británica en Irak”, apuntó.

“Mal haríamos, también, en suponer que el asunto se queda solo en los malos manejos éticos de un empresario sin escrúpulos. Es un asunto político, que aborda la relación entre los grandes medios de comunicación y el poder, que en estos tiempos, y no solo en Gran Bretaña, se ha vuelto simbiótica y perversa”, anotó Báez.

Ramón Pérez-Baura, adjunto del director del diario ABC de España, escribió en su columna “Horizonte”: “una de las reacciones más fascinantes al escándalo Murdoch es la forma en que los periodistas españoles nos ponemos estupendos y descalificamos lo que hace la prensa amarilla británica, sin pararnos un minuto a pensar si lo que ocurre en nuestro país no es igual. O peor”.

Agregó: “Murdoch ha practicado un periodismo despreciable en alguna de sus cabeceras. Pero en él ha empleado exactamente las mismas armas que la mayoría de sus competidores. Eso sí, con más éxito”.

´Artimañas´

Flor Ortega, profesora de periodismo de la Universidad Católica Santa María la Antigua (USMA) y directiva del Fórum de Periodistas, opina así: “El caso de News of The World, de Londres, es uno de esos hechos de malas prácticas periodísticas que hacen mucho daño al buen periodismo, porque los ciudadanos y, especialmente quienes se ven sometidos al escrutinio público, encuentran en hechos como ese la justificación para pedir la censura, el control del ejercicio del periodismo”.

Añadió que valerse de “artimañas” ilegales e ilícitas para producir noticias es una grave falta a la ética. “Tenemos que reconocer que la ética periodística hoy significa la sobrevivencia, por cuanto faltar a este principio nos puede convertir en personas muy vulnerables, no solo frente al Gobierno, sino ante los nuevos poderes fácticos que rondan a la profesión con actitudes amenazantes”, afirmó Ortega.

Murdoch viajó a Estados Unidos donde también es un hacendado del periodismo. El desenlace de este caso es un enigma, pero es innegable que sus apuros siguen llenando las planas de los medios que le hacen la competencia a su imperio.

Las consecuencias del escándalo de News of The World fueron inmediatas. Sean Hoare, un antiguo reportero del tabloide y uno de los primeros en denunciar el espionaje telefónico, fue hallado muerto en su casa en Watford, Hertfordshire, según informes de la cadena CNN. Las esquirlas de la explosión mediática también alcanzaron a Rebekah Brooks, directora ejecutiva del emporio News Corp., quien renunció al cargo, fue arrestada para que rindiera declaración y luego fue liberada bajo fianza. Otro que tuvo que pararse frente al Parlamento inglés a explicar su relación con este caso fue el primer ministro, David Cameron. Dijo que iba a llegar hasta el fondo del asunto y asumió la tarea de poner “orden en el caos”. En tanto, Rupert Murdoch y su hijo James pidieron perdón ante el Parlamento británico por los pinchazos telefónicos. Murdoch admitió que, a sus 80 años, nunca se había sentido tan humilde y avergonzado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

07 Dic 2016

Primer premio

6 7 8 5

DCBB

Serie: 3 Folio: 1

2o premio

1903

3er premio

7954

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código