Conexión lava jato

La versión más íntima de MF

La abogada María Mercedes Riaño reveló quiénes formaban parte del pequeño grupo del bufete Mossack Fonseca que tomaba las decisiones. La mayoría de ellos han sido mencionados en varias de las investigaciones periodísticas tras el escándalo de la firma.

Temas:

Ramón Fonseca Mora (en la foto) y su socio Jürgen Mossack acudieron al Ministerio Público el 9 de enero pasado para hacer frente a sus supuestas actividades irregulares. Ramón Fonseca Mora (en la foto) y su socio Jürgen Mossack acudieron al Ministerio Público el 9 de enero pasado para hacer frente a sus supuestas actividades irregulares.
Ramón Fonseca Mora (en la foto) y su socio Jürgen Mossack acudieron al Ministerio Público el 9 de enero pasado para hacer frente a sus supuestas actividades irregulares. Archivo

Ya lo había dicho su abogado, Ramón Mendoza. “María Mercedes Riaño tiene mucha información que suministrar sobre las operaciones de la firma Mossack Fonseca en Brasil”.

Lo dijo cuando su clienta se presentó de forma voluntaria ante la Fiscalía Segunda Especializada contra la Delincuencia Organizada en el edificio Avesa, en vía España, para responder sobre los señalamientos del bufete panameño en el engranaje de coimas de Odebrecht en Brasil, y de la supuesta participación de ella en la desaparición de documentos comprometedores en dicha oficina.

Acudió en la noche del 13 de febrero. Apenas unas horas después de que la Asamblea Nacional aprobara en tercer debate el proyecto de ley 245, que reforma el Código Judicial, el Código Penal y el Código Procesal Penal. Conocido también por permitir la delación premiada; algo así como la posibilidad de reducción de pena a cambio de colaboración.

Y así lo hizo Riaño. La primera indagatoria fue el 15 de febrero. Algunas de sus declaraciones más contundentes fueron que, a través de la fiduciaria de la firma “se confeccionaban las estructuras tributarias más sofisticadas para la evasión de impuestos”; que dentro de las oficinas de Mossack Fonseca en Panamá funcionaba “el Registro Público de Niue, y Edison Teano firmaba como director del Registro Público”; que en la casa de valores “les decían a los clientes cómo invertir su dinero, pero las cuentas tenían que ser superiores a un millón. También vendían ahorros de retiro. Esto es lícito, lo otro no”, dijo Riaño; que depositaban el dinero en las cuentas especiales para que “no se llevaran la plata al destino final donde había solicitado [el cliente]” por lo que, según Riaño, los abogados del grupo “sabían quiénes eran los beneficiarios finales de las cuentas de banco de donde provenía el dinero, así como el verdadero destinatario del mismo”.

EL CÍRCULO CERO

Los señalamientos de Riaño, que en su mayoría ameritan la apertura de más investigaciones, descubren el secreto más íntimo de la firma: quiénes y cómo se tomaban las decisiones. El secreto de abogado quedó hecho trizas.

Algo parecido a lo que sucedió con la FIFA de Joseph Blatter, que no fue hasta que Chuck Blazer cantara la vida secreta de la organización que se materializaron las décadas de sospechas de la organización futbolística.

De acuerdo con Riaño, las decisiones de Mossack Fonseca las tomaban sus socios Jürgen Mossack y Ramón Fonseca Mora -detenidos ambos actualmente- en conjunto con un selecto grupo de colaboradores. “Círculo cero”, señaló Riaño.

, enfatizó Riaño.

Todos los nombres dados por la abogada calzaban no solo con la descripción que ella misma dio sobre cómo estaba conformada la firma, sino que también coincidían con los nombres que aparecieron en tantos reportajes, tras el escándalo por la investigación global que lideró el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Para entender el nivel de intimidad del círculo cero, hay primero que comprender la cercanía de cada uno de ellos. Uno de los primeros que mencionó Riaño fue Edison Teano, encargado de la fiduciaria. Dice la abogada que Teano promocionaba productos de Mossack Fonseca, constituía reaseguradoras ficticias, abría cuentas bancarias a clientes y brindaba el servicio de scrow accounts,“que es una cuenta intermediaria en donde entraba y salía dinero de un banco a otro, facilitando la pérdida de su rastro. Hacía fideicomisos y fundaciones de interés privado para abrir cuentas bancarias para ser accionistas de otras sociedades”, contó la abogada.

Teano está actualmente detenido junto con Mossack y Fonseca Mora. Su abogado es Elías Solano, hermano de Katia Solano, quien no solamente es la jefa del Departamento de Desarrollo Humano, sino que es la esposa de Ernesto González, otro de los mencionados por Riaño como parte del círculo cero.

González, dice la abogada, era quien lideraba la empresa que le prestaba los servicios contables a los clientes de Mossack Fonseca.

Algo diferente al Departamento de Contabilidad de la firma, que era a su vez liderado por Marisabel Robles, esposa de Teano y también mencionada como parte del íntimo grupo.

En la lista que reveló Riaño también aparece Sandra Cornejo, quien fungía como jefa de Cumplimiento del bufete, que, en teoría, tenía la obligación de reportar operaciones y actividades sospechosas a la Unidad de Análisis Financiero, a la Superintendencia de Bancos, o a cualquier autoridad que considerara conveniente. Es decir, era la encargada de que se cumpliera con la ley. De allí su nombre.

Pero, de acuerdo con los reportes periodísticos, habría hecho todo, menos eso. Por ejemplo, el diario uruguayo Búsqueda reportó en abril del año pasado que Cornejo habría conocido de un movimiento sospechoso en la sociedad Jaguar Capital LLC, bajo el paraguas de la firma del uruguayo Juan Pedro Damiani y que habría servido como ruta de los dineros malhabidos del argentino Lázaro Báez, hoy detenido por los cargos de lavado de dinero.

Según el medio mexicano Proceso, Cornejo también habría conocido de la apertura de sociedades para “la colombiana Janeth Perilla Ramírez, señalada como lavadora de dinero para el cártel de Sinaloa, pero ignoró esa información durante dos años y prosiguió en la creación de la empresa offshore Lindley Services Inc.”.

La jefa de Incorporaciones de Sociedades de Mossack Fonseca, Josette Roquebert, también aparece en el supuesto círculo cero de la firma.

Roquebert, incluso, habría participado en intercambios de correos referentes a la apertura de cuentas sospechosas en Brasil. “Si MF (Mossack Fonseca) Brasil te confirma que tiene full DD [debida diligencia] del BO [beneficiario final], no tenemos que exigir que nos lo entreguen a nosotros, pero MF Brasil sí lo debe tener. Estoy de acuerdo con la firma de las cartas de consent [consentimiento] para poder hacer cambio de directores en caso que sea necesario. Puedes ofrecer MF Managers o bien puede poner a otra sociedad del cliente o a la persona que ellos elijan. No pueden ser al portador, salvo que sean de Belize [sic]”.

Las correspondencias electrónicas también muestran que Roquebert no habría puesto objeción alguna cuando Carlos Sousa-Lennox, director de Mercadeo y Ventas de la firma y también esposo de la hija de Fonseca Mora, ordenara evitar el procedimiento habitual para un socio suyo, Virgilio Periñán Herrera, en la apertura de una cuenta. Periñán Herrera, hijo de Balbina Herrera, caía en la categoría de Persona Políticamente Expuesta, por lo que debía cumplir ciertos requisitos que nunca le fueron impuestos.

Roquebert también apareció en varios medios, luego de que se conociera que era una de las socias de la oficina de Mossack Fonseca en El Salvador, allanada por la justicia de ese país tras los escándalos internacionales.

Entre los socios de la oficina salvadoreña aparecía también Rubén Hernández, mencionado por Riaño dentro del círculo cero.

Sara Montenegro también apareció en la lista de Riaño. Según la abogada, era la “encargada de asuntos legales. Era la abogada jefa y personal de confianza de los socios. Todo trámite o todo lo que ocurría era a través de ellos tres (Fonseca Mora, Mossack y Montenegro). Inclusive, las decisiones de otras oficinas del grupo a nivel mundial”. Quizás por esa cercanía fue que Montenegro acompañó a Fonseca Mora a todas las entrevistas que pudo para defender la firma. Hoy Montenegro trabaja en Avant Garde Legal Alliance, que fue allanada por el Ministerio Público a comienzos de febrero pasado.

Montenegro aparece mencionada en varios de los reportes periodísticos de las supuestas actividades irregulares de Mossack Fonseca, pero quizás el más significativo es su participación en el caso de Patricia Amunátegui, encargada de la oficina en Nevada, quien habría participado en movimientos irregulares con fondos del Gobierno de Argentina.

Amunátegui fue investigada por la justicia de Nevada, lo que, de acuerdo con intercambios de correspondencia, ocasionó nervios en las oficinas de Panamá. “Lo mejor es que (Patricia Amunátegui) no firme nada más a nombre de la sociedad, hasta que este tema haya pasado […] Nunca sabemos por dónde saltará la liebre”, ordenó Montenegro en septiembre de 2013.

En este caso aparece también Luis Martínez, jefe del Departamento de Cómputo y otro de los mencionados por Riaño. Por ese caso, Martínez escribió el siguiente reporte después de contactarla vía Skype: “Me preocupa mucho la señora Patricia. Se le olvidan las cosas y se pone muy nerviosa, creo que con esta situación podemos quedar fácilmente en evidencia de que estamos ocultando algo (…) No se acordaba del password (contraseña) que ella misma actualizó del usuario espejo y tenía más de tres meses de no utilizarlo. Le ayudamos con esto y se le dio instrucciones de utilizar palabras o nombres que ella pueda recordar con facilidad […] Debe tener mucho cuidado de dejar evidencia física de lo que imprime”.

Esa preocupación logró que el propio Martínez viajara a Nevada, desde donde reportó lo siguiente: “Te confirmo que hay un teléfono que podemos instalarle que NO permite ver nuestro directorio corporativo ni que deje registrado los logs [registros] de llamadas. La desventaja es que la Sra. Patricia deberá acordarse de todas las extensiones a las que debe llamar o crearse una lista impresa o archivada en algún lugar para hacer las llamadas”.

El llamado círculo cero lo completan José Gregorio, “un venezolano que se desempeñaba como gerente financiero”, y el tercer socio de Mossack Fonseca, Chris Zollinger. “No sé qué ocurrió que se mudó a Zúrich y era el gerente de esa oficina”, explicó Riaño con referencia a este último.

De él se supo muy poco, incluso en las investigaciones que lideró ICIJ. Por ejemplo, uno de ellos señala que habría sugerido aceptar como cliente a un financista del régimen del sirio Bashar al-Asad.

Si bien no lo mencionó como parte del círculo cero, Riaño habló mucho de Amauri Batista en su indagatoria. De acuerdo con la abogada, viajó con frecuencia a representar a la firma, además de hacer el mismo trabajo de Teano. “Era el esposo de la hijastra de Jürgen, de nombre Paola Vecchio, por eso este muchacho era de tanta confianza”, dijo.

EN CONOCIMIENTO

Después de que explotaran las investigaciones que dejaron al descubierto las actividades irregulares de Mossack Fonseca, Ramón Fonseca Mora salió en cuanta entrevista pudo a defender su papel. Una de sus explicaciones fue que él no tenía responsabilidad en la forma en que se usaban las sociedades que él creaba, de la misma forma como una tienda de cuchillos no tiene culpa alguna si alguien lo compra y luego asesina a alguien.

Sin embargo, las declaraciones de Riaño dejan entrever que ambos socios y su círculo cero tomaban decisiones con amplios conocimientos de los fines de dichas sociedades. La abogada describe cómo promocionaban productos, las sugerencias que le habrían hecho a los clientes, cómo manejaban sus dineros, cómo abrían sus propios servicios para hacer que el dinero perdiera el rastro. En fin, un sinnúmero de movimientos y operaciones que dejarían en evidencia que conocían para qué se usaban los cuchillos.

Los señalamientos de Riaño reflejan cómo ella y su oficina supuestamente respondían casi que de forma íntegra a las instrucciones que recibían desde Panamá. Por ejemplo, dijo que aunque ella poseía códigos para entrar a los sistemas desde las oficinas de Brasil, nunca pudo ver documentos internos de ellos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código