ÍCONO. LA LUCHA DE MALALA.

La voz que retó al Talibán

Por su valentía y perseverancia, la joven activista paquistaní ha sido oficialmente nominada al premio Nobel de la Paz 2013.
EJEMPLO. Malala Yousafzai, con solo 15 años de edad, se destaca. La revista ‘Time’ le dedicó una portada y la incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo. EFE/Bilawal Arbab EJEMPLO. Malala Yousafzai, con solo 15 años de edad, se destaca. La revista ‘Time’ le dedicó una portada y la incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo. EFE/Bilawal Arbab
EJEMPLO. Malala Yousafzai, con solo 15 años de edad, se destaca. La revista ‘Time’ le dedicó una portada y la incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo. EFE/Bilawal Arbab

“Tengo derecho a la educación, el derecho a jugar, a cantar, a hablar, tengo el derecho de ir al mercado... tengo derecho de alzar la voz”, así respondió Malala Yousafzai, una activista adolescente de origen paquistaní, en entrevista concedida a un periodista de CNN, en 2011.

Sus palabras, en favor de de la educación femenina, desataron la ira del Talibán, al punto que intentaron acabar con su vida.

Es así como el martes 9 de octubre de 2012, Malala –como comúnmente se le cita en los medios de comunicación– fue atacada por un miliciano del Tehrik e Taliban Pakistan (TTP) que le propinó varios disparos de fusil, que le causaron heridas en la cabeza y el cuello.

Todo ocurrió mientras Malala se dirigía a su casa en un autobús escolar. En el atentado, dos de sus compañeritas también resultaron heridas.

Por la gravedad de su estado, la joven activista fue trasladada al hospital Reina Isabel de Birmingham, en el Reino Unido.

La agresión generó de inmediato la condena internacional. Reconocidas personalidades del ámbito político y artístico manifestaron su apoyo a la valiente muchacha.

Profundamente conmovido, su padre expresó: “Querían matarla. Pero solo se ha caído durante un tiempo. Volverá a levantarse, volverá a defenderse”. Y así sucedió.

FORTALEZA

Después de varias operaciones en las que se reparó uno de sus oídos y se le instaló una placa de titanio en el cráneo, Malala salió del hospital en febrero pasado, reportó la agencia EFE.

Con 15 años, esta adolescente de una fortaleza impresionante, ha manifestado que continuará su lucha en pro de la educación de las niñas paquistaníes. Solo que esta vez tendrá que hacerlo desde el Reino Unido, en donde hoy reside junto con su familia. Los talibanes reiteraron sus amenazas y advirtieron de que intentarán matarla de nuevo. Pero ni eso detiene a Malala.

Y es que aunque el TTP intentó silenciarla, su voz ahora se escucha más fuerte que nunca, tal como lo expresara la actriz Angelina Jolie. “Los talibanes... en un brutal intento por silenciar su voz, lograron que se escuchara con más fuerza”.

Jolie aportó 200 mil dólares a la financiación de un proyecto educativo en Pakistán que lleva el nombre de Malala Yousafzai.

EFECTO MALALA

Su historia de perseverancia y valor ha convertido a la joven paquistaní en un ícono y ya figura entre los candidatos para el premio Nobel de la Paz de 2013, según www.elmundo.es.

Además, su foto ocupa la primera de las portadas de la edición de la revista Time que recoge la lista de las 100 personas más influyentes del mundo.

Aunque ha recibido muchos otros premios, para Malala el mayor reconocimiento es poder servir a su pueblo: “ Cuando tu gente te necesita, tienes que acudir”.

El precio de enseñar y aprender

La educación más que una oportunidad se ha convertido en un grave riesgo para las niñas de Pakistán. El caso de Malala sirvió para dejar al descubierto la tragedia que sufren las mujeres que quieren estudiar en ese país. Ellas arriesgan su vida por los libros, porque el régimen talibán les ha prohibido el acceso a este derecho. Pero no solo las niñas corren peligro. Otro nombre en la larga lista de heroínas que luchan por superar estas limitaciones injustas, absurdas y humillantes es el de Shahnaz Nazli, de 41 años de edad.

Nazli daba clases a niñas en un colegio en la localidad de Shahkas en la frontera con Afganistán.

A 200 metros de las puertas del centro escolar, dos desconocidos que iban en una moto le dispararon. La mujer cayó al suelo mal herida. Horas después murió en un hospital. Su único delito: ser maestra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código