[SIRIA]

Aferrarse al poder

Si hay una prueba irrefutable de que el presidente sirio, Bachar el Asad, está empeñado en mantenerse a toda costa en el poder es el referéndum constitucional que se celebró el domingo en Siria.

Si en marzo pasado, cuando acababa de estallar la rebelión, El Asad hubiese propuesto una reforma ambiciosa de la Carta Magna, es posible que hubiera podido preservar algo de sus amplias atribuciones, pero tras 11 meses y 7 mil 600 muertos, la gran mayoría civiles indefensos, su iniciativa llega tarde.

No solo todas las ramas de la oposición hicieron llamamientos al boicoteo de las urnas sino que el Consejo Nacional Sirio, que reagrupa al grueso de los adversarios del régimen baazista, rechaza incluso dialogar sobre cómo acabar el conflicto con un presidente que, asegura, tiene las manos ensangrentadas.

Aunque haya sido convocado, a veces manu militari, a las urnas, el plebiscito del domingo no está destinado al pueblo sirio, mayoritariamente musulmán suní (70%) y que aborrece un sistema político-policial en manos de la minoría alauí. Su objetivo es más bien la comunidad internacional, empezando por los aliados de Damasco, Moscú y Beijing.

Se trata de mostrar una aparente buena disposición a emprender reformas mientras que repite hasta la saciedad que no reprime a los civiles sino que lucha contra terroristas infiltrados.

Acaso las colas en los colegios electorales proporcionen argumentos, en defensa de Damasco, a los diplomáticos rusos y chinos, pero Occidente, Turquía y la mayoría del mundo árabe consideran que se trata de una “broma”.

El texto de la Constitución no ha dado lugar a ningún debate y en la televisión solo se alentó a votar sí. Aunque acaba con la hegemonía del partido Baaz y hace concesiones a los islamistas, la Carta Magna dista mucho de ser democrática.

Pone trabas legales para que un opositor exiliado pueda ser presidente y allana el camino para que El Asad lo siga siendo durante dos nuevos mandatos, es decir, hasta 2028, cuando cumpla 63 años. Brinda así una indicación adicional de que sigue aferrado al poder.

Hostigado por una oposición cada vez más armada, asfixiado por las sanciones árabes y occidentales, y abandonado por aliados como Turquía y Hamas, el régimen sirio acabará, probablemente, no a corto plazo, como el de Gaddafi en Libia, a menos que una cuadrilla de generales felones protagonice un golpe de Estado para deshacerse de El Asad, negociar con los rebeldes y salvar su pellejo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código