[CALIFATO]

Barbarie ajena

Los bárbaros del Estado Islámico no lo son porque hayan decapitado a dos periodistas estadounidenses; al segundo incluso después de que su madre hubiese suplicado clemencia en público. Ese hecho redunda en la barbarie, pero la condición de salvajes la habían alcanzado ya de sobras los nuevos califas por sus programas de exterminio de los yazidies –a quienes también decapitaban o crucificaban–, por el sometimiento con el que acosan a las mujeres o por las angustias que imponen a los ciudadanos bajo su yugo.

En realidad dos muertes más a añadir a las que alcanzan un número incalculable si sumamos las guerras de Afganistán e Irak, sin necesidad siquiera de añadir el conflicto permanente entre judíos y árabes, serían incluso asunto un tanto secundario.

Pero los fundamentalistas del califato han elegido un medio de ejecución capaz de subrayar el carácter de represalia y ganar notoriedad en las televisiones, radios y periódicos. Hay que admitir que han triunfado: se ha hablado y escrito mucho más de James Foley antes y de Steven Sotloff ahora que de ninguna otra pareja de ejecutados.

Decapitar con un machete no es ni mejor ni peor que ahorcar, guillotinar, dar garrote, electrocutar, gasear o matar mediante una inyección en vena. Se trata en todos los casos de lo mismo, de una venganza de un supuesto o real poder público, haya habido por medio un juicio con garantías o un simple capricho del sátrapa de turno.

Que países como China, la India, Japón o Estados Unidos mantengan la pena de muerte en sus códigos minimiza en cierta forma la barbarie de los muchos califas que aún existen en el planeta. Se podría sostener que una muerte rápida es mejor que una tortura mantenida, pero los episodios recientes de agonías de reos estadounidenses que se han prolongado a lo largo de muchos minutos tras una inyección que se vende como un sistema humanitario de despachar al condenado pone de manifiesto que son muchos y muy diversos los bárbaros en este siglo XXI.

No obstante, la decapitación elegida por los fundamentalistas y grabada en un video para mayor disfrute de los curiosos no es una elección al azar. Cortar la cabeza permite exhibir luego esta como trofeo para que la humillación se prolongue.

Salomé le pidió a Herodes la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja, según nos cuentan algunos libros santos, y el gesto iba mucho más allá de deshacerse de un profeta incómodo. Tanto como para haberse convertido en todo un icono para los artistas medievales y renacentistas. Parecía que el interés por la venganza de la mujer del rey Herodes había decaído, pero el episodio de las represalias del Estado Islámico rescata ese morbo por la decapitación. Incluso cabría entender que dar eco a la noticia redunda en beneficio del nuevo califato. Pero no nos engañemos. El portal del Ministerio español de Sanidad indicaba la semana pasada que este año llevamos ya 40 víctimas mortales en España por violencia de género. Si eso no es barbarie, no sé qué será.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código